Inicio Internacional Gaza – “Israel intenta matarnos como sea”

Gaza – “Israel intenta matarnos como sea”

95
0

“Israel intenta matarnos como sea”

Israel ha destruido el 75% de las viviendas de la Franja de Gaza y los centros de acogida se enfrentan a una crisis cada vez mayor. Las enfermedades crecen ante la falta de alimentos, agua, medicamentos y el hacinamiento

Mahmoud Mushtaha, desde Ciudad de Gaza

CTXT, 8-1-2024

https://ctxt.es/es/

En el tercer mes de la guerra del gobierno israelí contra la Franja de Gaza, este territorio ha sido testigo de los ataques más graves contra la población civil desde que estos comenzaron el 7 de octubre de 2023. A pesar de los bárbaros bombardeos realizados por las fuerzas israelíes contra la población, su política de castigo colectivo por desplazamiento forzoso y hambre ha convertido los bombardeos en un asunto secundario.

Como consecuencia de la destrucción por Israel del 75% de las viviendas de la Franja de Gaza, los centros de acogida se enfrentan a una crisis cada vez mayor debido al gran número de desplazados. Esto ha llevado a los residentes de la Franja a refugiarse en escuelas y universidades, a pesar de no ser aptas para el alojamiento ante la clara falta de infraestructuras y equipamiento para cubrir las necesidades básicas de los palestinos desplazados.

Según un informe de la UNRWA (https://unrwa.es/actualidad/noticias/informe-actualizado-de-la-situacion-en-gaza-13-de-diciembre-de-2023/), “los centros de acogida han recibido ya alrededor de 1,2 millones de desplazados, mientras que el número de desplazados de sus hogares se estimó en 1,9 millones, aproximadamente el 85% de la población de la Franja de Gaza”.

El hacinamiento en los centros de acogida los ha convertido en entornos propicios para la transmisión de enfermedades infecciosas, ante la ausencia total de atención sanitaria.

Shirin Aliwa, de 37 años, es una de las miles de vecinas desplazadas del barrio de Sha’af, en la Ciudad de Gaza, a la Universidad de Al-Azhar: “La situación sanitaria es catastrófica, no hay alcantarillado ni baños limpios, la basura se tira en los pasillos. Mi familia y yo –49 personas en total– compartimos una habitación, y todas las familias aquí están como nosotros”, dice Shirin.

Sarna y piojos

La mayoría de los desplazados en los refugios se quejan de la propagación de enfermedades. “Mis hijos y yo sufrimos trastornos intestinales, diarrea y cólicos intensos, no hay agua potable, el agua está contaminada y las infecciones se transmiten fácilmente debido al hacinamiento”, cuenta Shirin.

Iman Derzi, de 43 años y madre de cinco hijos, añade que sus hijos también sufren problemas intestinales y vómitos y no mejoran con el tratamiento que reciben. Iman también teme que los miembros de su familia se infecten con sarna y piojos, que han empezado a propagarse en el refugio.

Una fuente médica informa a CTXT de que las epidemias graves son inevitables debido a la contaminación de los alimentos y el agua y al grave hacinamiento en los refugios. “La situación sanitaria actual es muy peligrosa, sobre todo para los niños y los ancianos, y no hay tratamientos disponibles, ni alimentos en buen estado, y la gente está hambrienta y sedienta debido a la escasez de todo. Tememos que esta situación continúe”.

“Las enfermedades proliferan por todas partes en estos centros, incluso los adultos están infectados, los hospitales de la Ciudad de Gaza no funcionan, y el que funciona no tiene medicamentos”, comenta Iman Saleh, de 35 años, alumna de la escuela Anas Ben Malik. “Mis cuatro hijos padecen una diarrea anormal de la que hasta ahora no se han curado”, relata.

Los puntos médicos de los centros de acogida informan de que la principal razón de la propagación de enfermedades es el hacinamiento, ya que los niños que se curan, vuelven a infectarse al contagiarse de nuevo de otros niños.

Según Adnan Abu Hasna, asesor de medios de comunicación de UNRWA, se ha producido un aumento del 40% en enfermedades intestinales y del 32% en enfermedades de la piel. Abu Hasna teme que la catastrófica situación empeore con la aparición de casos de cólera debido a la falta de agua potable y de refugios salubres.

“Morimos a diario”

Ayman Hamid, de 40 años y padre de ocho hijos, está desplazado en la Universidad Islámica de Gaza. “La basura está por todas partes, hay malos olores, baños sin alcantarillado, agua contaminada y sin comida en buenas condiciones; nos estamos muriendo lentamente aquí; primero estuvimos desplazados en cinco centros de acogida y ahora aquí en la universidad; no sé adónde nos llevará, pero morimos a diario”, dice. “Temía la muerte de mis hijos por los bombardeos israelíes, pero ahora temo que mueran por la epidemia y la falta de atención sanitaria. Israel intenta matarnos como sea”. Según el Observatorio Euromediterráneo de Derechos Humanos, los pacientes acaban muriendo de forma dolorosa si se les priva de medicamentos, suministros médicos y otras necesidades básicas.

A medida que la guerra israelí contra Gaza continúa por tercer mes consecutivo, la vida se interrumpe y la muerte se convierte en rutina. Las escuelas y universidades han pasado de ser iconos científicos a refugios inmundos habitados por epidemias y enfermedades.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.