Inicio Análisis y Perspectivas Francia: La batalla por los derechos de pensión amenaza la presidencia de...

Francia: La batalla por los derechos de pensión amenaza la presidencia de Macron

15
0
Compartir

El movimiento de huelga de masas en Francia contra los ataques del gobierno   a los derechos de pensión es ahora el más largo desde la huelga general revolucionaria de 1968.

Clare Doyle, CIT en Francia

Después de más de un mes, también ha durado más que la huelga del sector público de 1995 que terminó con la victoria sobre el gobierno de Chirac-Juppe.

Durante las vacaciones, los conductores de los trenes de la red nacional de ferrocarriles y del metro de París mantuvieron su acción. Otros trabajadores pasaron tiempo con sus familias y esperaron a ver si el obstinado gobierno del presidente Macron abandonaba las llamadas “reformas” -aumentando la edad de jubilación de todos los trabajadores y eliminando la jubilación anticipada para aquellos que tenían trabajos particularmente arduos y estresantes.

Sin embargo, en su discurso de Año Nuevo, Macron dejó perfectamente claro que no tenía intención de intervenir para aliviar la situación y ya está en marcha una dramática escalada del movimiento. Un artículo de Cecile Rimboud en la página web de Gauche Revolutionnaire (CIT en Francia) señala el significado de lo que se está desarrollando:

“La huelga que estalló en Francia el 5 de diciembre del año pasado ya ha visto a cientos de miles de trabajadores en movimiento en una lucha que ha sido amenazadora durante mucho tiempo. En 2019 ya hubo miles de manifestaciones, huelgas y luchas, algunas de ellas muy largas y prolongadas como en el sector hospitalario…

“Las apuestas son tan altas que la entrada en la batalla de millones nos ayuda a ver que somos nosotros – los trabajadores industriales, los trabajadores del transporte, los trabajadores de la construcción, los trabajadores de las tiendas, así como los maestros, las enfermeras, los bomberos, los funcionarios – los que hacemos que todo funcione, que sin nosotros no pasa nada. Tenemos que luchar por una huelga general que diga ‘trabajadores, jóvenes, pensionistas, somos la mayoría de la sociedad, somos el poder’. El potencial para deshacerse de Macron es muy real”.

Pasar lista

La lista de los que ya participan incluye no sólo a los activistas  tradicionales de los puertos, las fábricas, los depósitos, sino también a los maestros, los cuidadores, los telefonistas. Justo antes de Navidad, cantantes y bailarines en huelga de dos famosos teatros de ópera de París mostraron su determinación de luchar contra la pérdida de sus derechos de pensión actuando en el escenario de las protestas de París.

Esta semana, se informa que cinco de las ocho refinerías no sólo están bloqueadas sino que están involucradas en la huelga. Los trabajadores de las fábricas químicas se están uniendo a la huelga. La semana pasada un colectivo llamado ‘SOS Pensiones’ anunció que sus 700.000 miembros se unirán a las protestas. Entre ellos hay médicos, enfermeras, fisioterapeutas, personal de aerolíneas y contadores. (El segundo sindicato de pilotos de Air France se ha unido a las huelgas después de que el sindicato más grande de Air France suspendiera su acción tras obtener el acuerdo del gobierno para mantener las pensiones completas a los 60 años).

Todo esto tiene ecos de las históricas huelgas y ocupaciones de 1936 y 1968, aunque no se ha desarrollado en la misma medida desde abajo y, hasta ahora, sin las ocupaciones del lugar de trabajo. El líder revolucionario ruso, León Trotsky, habló de una “llamada nominal” de los obreros que se unieron a la acción en 1936. Hasta cierto punto, la historia se repite – la magnífica historia de la lucha de la clase obrera en Francia.

El movimiento de hoy no tiene todas las características de la ola de huelgas masivas del 68 que casi derribó el ‘estado fuerte’ del general de Gaulle. Esa revuelta comenzó entre la juventud estudiantil y fue asumida por los trabajadores de todo el país. Hoy en día, los estudiantes universitarios y escolares todavía no se han involucrado plenamente, ni siquiera en su propia acción de ‘huelga’, pero el potencial existe.

La semana que viene es crucial. No se espera nada de las conversaciones del martes 7 de enero. De hecho, los principales líderes sindicales no participarán. En su lugar, han hecho llamados a una huelga total y a manifestaciones masivas el jueves 9 y el viernes 10 de Enero. Philippe Martínez, al frente de la CGT, desempeña un papel importante en el llamamiento a todos los franceses para que se movilicen, asistan a las manifestaciones y se pongan en huelga el 9 y el 10″. La federación CFDT, tradicionalmente más moderada, se ha sumado al llamamiento y también habrá protestas a nivel nacional el próximo sábado. Yves Vevrier, de la federación sindical FO, dice: “¡No hay razón para detener la movilización!

Muchos activistas de los sindicatos y de la izquierda aprovechan el tiempo en las emisiones de televisión y radio para poner el caso de los trabajadores contra la “reforma” de las pensiones. Lo que se considera como posiblemente el plan de pensiones más “generoso” de Francia es en sí mismo el resultado de décadas de lucha de la clase obrera francesa….

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.