Inicio Internacional Francia – Contra el poder autoritario y capitalista de Macron: ¡se avecina...

Francia – Contra el poder autoritario y capitalista de Macron: ¡se avecina una primavera explosiva!

219
0

Gauche Revolutionnaire 27/03/2023

Imagen: Manifestación del 23 de marzo en Toulouse

Macron ha aprobado oficialmente su ley para romper las pensiones en Francia mediante un golpe de fuerza legal utilizando el 49-3. Esto a pesar de más de dos meses de huelgas y manifestaciones este invierno, históricamente muchas masivas, de varios millones de trabajadores. La respuesta fue masiva y decidida el jueves 23 de marzo, con manifestaciones monstruosas de casi 3,5 millones de personas en las calles. Las pequeñas ciudades batieron récords de participación.

De hecho, la actitud de Macron tuvo el efecto de un electroshock entre los trabajadores y los jóvenes. Y en las marchas muchos huelguistas eran jóvenes trabajadores de muchas pequeñas empresas privadas y un número mayor de jóvenes estudiantes de instituto y universidad. Para algunos era su primera o segunda huelga y manifestación. Tenían claro que el momento es crítico y que tenían que estar allí.

Represión violenta
Antes de la jornada de huelga del jueves 23 de marzo, Macron había decidido echar leña al fuego con una entrevista especialmente arrogante, el miércoles 22 de marzo, en la que reafirmó su voluntad de aplicar la ley en otoño. Y su lógica violenta se ha traducido sobre el terreno en una represión violenta en muchas ciudades, con el resultado de heridos graves: un sindicalista ferroviario recibió un disparo en el ojo con un LBD y lo perdió, a una manifestante combativa en Rouen le arrancaron el pulgar. Y grupos especiales de policía como los BRAV y los BAC apalearon, acosaron e insultaron a los manifestantes, especialmente a los jóvenes. En el plano laboral, se multiplican las amenazas de despido a los huelguistas. Y se ha revelado una circular del ministro de Trabajo, Dussopt, en la que se enumeran los medios para facilitar los despidos por faltas graves. Esto se produce mientras el gobierno ha empezado a requisar trabajadores en las refinerías y en los servicios de limpieza y eliminación de residuos.

Todo el fin de semana ha estado marcado por concentraciones contra la represión, manifestaciones antirracistas contra la ley Darmanin, destinada a clasificar a los extranjeros, utilizar a algunos de ellos y deportar a los demás con mayor facilidad. La cólera se acumula y se suma, haciendo que la situación sea aún más inestable e incierta para Macron. No contento con haber lanzado su cuerpo especial de policía contra los manifestantes del movimiento de las pensiones, el gobierno ha practicado una represión sistemática e indiscriminada contra los militantes ecologistas presentes en Sainte-Soline en los Deux-Sèvres. El balance es elevado, 3 personas en estado de urgencia vital, 5 heridos graves y más de 200 heridos por granadas de desactivación y bolas de flash.

El gobierno está adoptando la misma actitud que durante el movimiento de los Chalecos Amarillos. Y apuesta por sembrar el miedo para que vengan menos jóvenes y trabajadores. Pero no estamos en la misma situación.

Prolongación de las huelgas y estructuración
Una parte del movimiento obrero participa directamente en la batalla. Varios sectores resisten y mantienen mayoritariamente su huelga renovable desde el 7 de marzo, a pesar de las requisas y de la duración del movimiento. Es el caso de las refinerías, el sector de la energía y el gas y los ferroviarios y estibadores. Los fondos de huelga existían y se multiplicaron. Los huelguistas de otros sectores suelen acudir en apoyo a través de las redes sociales.

Sin embargo, el resto de jóvenes y trabajadores tienen muy pocas posibilidades de secundar una huelga más potente. La intersindical, que permanece unida, anuncia cada nueva jornada de huelga un día después de la anterior. La intersindical convoca una asamblea general para decidir sobre la huelga, pero ésta suele ser muy abstracta. En muchas empresas es muy difícil organizarse en el lugar de trabajo, sobre todo cuando los equipos sindicales son débiles o inexistentes. Es toda una parte de las tradiciones de lucha que tenemos que reaprender colectivamente (octavillas, piquetes, asambleas de huelguistas, votaciones…). El potencial es enorme para conseguir que Macron ceda y se vaya. Los militantes de Izquierda Revolucionaria estamos multiplicando los materiales (octavillas, periódicos…) para implicar a los jóvenes y a los trabajadores en las manifestaciones y en los piquetes. También mantenemos con firmeza nuestras actividades regulares de puestos callejeros para dirigirnos a todos esos ultramontanos que observan el movimiento con simpatía. El interés por la política crece en todas partes. Y nuestros folletos y periódicos son masivamente recogidos y demandados. La situación es muy interesante y plantea muchas cuestiones políticas que validan la necesidad de construir un partido revolucionario de masas para el socialismo. Y para ello unirse a la izquierda revolucionaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.