Inicio internacional Estados Unidos – El fin de la política negra

Estados Unidos – El fin de la política negra

101
0
Compartir

Nuestros mejores líderes son organizadores y trabajadores, no políticos electos.

Keeanga-Yamahtta Taylor *

The New York Times, 13-6-2020

https://www.nytimes.com/

Esquerda Online, 15-6-2020

Traducción de Ernesto Herrera – Correspondencia de Prensa

Jóvenes negros hicieron estallar la rebelión por el grotesco asesinato de George Floyd. Ahora estamos siendo testigos del más amplio movimiento de protesta en la historia de América. Y sin embargo, la respuesta de las autoridades negras electas ha sido cautelosa y sin inspiración.

El Congressional Black Caucus -CBC (1) ofrece una lista conocida de reformas que han fracasado durante décadas para poner fin a la violencia policial. Después de que los manifestantes destruyeran la sede de la CNN e incendiaran una patrulla de policía en Atlanta, la alcaldesa Keisha Bottoms dijo “váyanse a casa”, porque registrar el voto “es el cambio que necesitamos”. El presidente Barack Obama también argumentó en un ensayo que el “verdadero cambio” viene tanto de la protesta como de la votación.

En cambio, los organizadores de base forjaron su liderazgo. Mujeres como Mary Hooks de los Southerners on New Ground y Miski Noor y Kandace Montgomery del Black Vision Collective en Minneapolis estuvieron en el centro de la articulación de nuevas demandas de redistribución de recursos, lejos de las policías, las prisiones y los billonarios, y de vuelta a los programas públicos. También encontramos este liderazgo entre los “trabajadores esenciales” de bajos salarios que han desafiado a Amazon y otras grandes empresas desde el comienzo de la pandemia. Estos organizadores y trabajadores dirigen la política negra de confrontación, vista en un período anterior.

Gracias a ellos, estamos al final de una era de política negra y el comienzo de una nueva.

El levantamiento en las ciudades norteamericanas en medio de una pandemia mortal que está matando desproporcionadamente a los afroamericanos, sugiere que la gente siente que el sistema político no puede resolver sus problemas. Muchos han mirado a los levantamientos urbanos de los años 60 para entender la situación. Estas protestas expusieron un grado chocante de racismo en el Norte supuestamente liberal. La principal demanda de los manifestantes era un mayor control político de los negros en las ciudades.

La insurgencia negra de los años 60 y la Voting Rights Act laid (Ley de Derecho de Voto) sentaron las bases de lo que fue el eje de la política electoral negra en los años 70. Había menos de 1.500 negros electos, por lo que entrar en un cargo político formaba parte de la lucha política más amplia para lograr la igualdad. El joven John Conyers Jr., que se convertiría en congresista (diputado demócrata: ndt) representando a Detroit durante cinco décadas, expresó el debate:

“Nuestra propia comprensión del tipo de sociedad opresiva que quisiera olvidarnos, junto con otros “errores” históricos, debería dar a los negros una fuerza única para efectuar cambios en América. Una infusión de negros en la arena política puede proporcionar la fuerza moral del “alma” que América ha perdido o nunca ha tenido…” (2)

Algunos ven la elección del negro estadounidense entre distanciarse de este gobierno “sin esperanza” o derrocar todo el sistema. Veo nuestras opciones entre la participación política o la apatía política. América es el campo de batalla del hombre negro. Aquí es donde se decidirá si haremos o no que América sea lo que dice ser.

El Black Caucus se formó en ese momento. Sus miembros se autodenominaban “Conciencia del Congreso” y se veían a sí mismos representando los intereses políticos de toda la América negra. No eran “comprables y vendibles”, como dijo una de las fundadoras, Shirley Chisholm, de Nueva York.

Esta independencia provocó enfrentamientos, no sólo con los republicanos, sino también dentro del Partido Demócrata. En el verano de 1972, sólo unas semanas antes de que los demócratas nombraran oficialmente a George McGovern, como candidato presidencial, el caucus redactó la “Declaración Negra de Independencia” y la “Declaración Negra de Derechos”. Éstas se inspiraron en un documento más militante llamado “Una Agenda Negra Nacional” que surgió de la Convención Política Nacional Negra en Gary, Indiana, donde miles de afroamericanos se reunieron a principios de ese año.

El Caucus vinculó las luchas de los afroamericanos con las dificultades que experimentaban los americanos pobres de todas las razas. La Carta de Derechos de los Negros elaboró docenas de “demandas no negociables”, entre ellas “atención médica gratuita para todos los pobres y casi pobres”, un ingreso garantizado para los desempleados, el nombramiento de jueces negros y el fin inmediato de la guerra de Vietnam. La declaración decía: “La antorcha ha pasado a una nueva generación de negros que ya no se acomodan sino que se enfrentan; que ya no piden sino que exigen; que ya no se someten sino que luchan.

Para ser justos, ningún político electo es totalmente “no comprable” o “no vendible”. Es la naturaleza de la política negociar y comprometerse. Muchos políticos negros representaban a las zonas urbanas, y gobernar se hizo más difícil a medida que los blancos y sus dólares de impuestos huían a los suburbios. En el decenio de 1970 también se produjo el fin del auge económico de la posguerra y la aceleración de la desindustrialización. El cambiante destino económico de las ciudades, que habían sido el motor de la economía americana, hizo más difícil para la creciente clase política negra llevar a cabo reformas.

Cada vez más, se consideraba a los negros electos como administradores de las crisis de las comunidades negras de clase trabajadora, en lugar de dirigir los esfuerzos para erradicarlas.

A medida que el movimiento negro se debilitaba, la nación entró en recesión, y los legisladores negros se acomodaron más en sus posiciones. Con la antigüedad, los repetidos ciclos electorales y sin un movimiento robusto como referencia de responsabilidad y dirección, las autoridades negras elegidas empezaron a gobernar como políticos típicos. Permanecer en el cargo se convirtió en una prioridad y, como legisladores negros, generalmente tenían menos recursos. Esto significaba más recaudación de fondos de entidades que podrían estar en desacuerdo con sus constituyentes.

En 1994, el Black Caucus del Congreso desempeñó un papel fundamental en la aprobación del proyecto de ley de control de los delitos violentos, que se considera en general crucial en el avance hacia el encarcelamiento masivo. Aunque el comité presionó por una disposición que permitiera a los acusados en el corredor de la muerte apelar sus sentencias citando estadísticas para tratar de mostrar que estas sentencias tenían un sesgo racial, Bill Clinton eliminó esto de la legislación. Sin embargo, una gran mayoría de los miembros del comité aún votó sobre el proyecto. Para ello, contaron con el apoyo de los alcaldes afroamericanos de Denver, Cleveland, Detroit, Atlanta y otras ciudades importantes. No fue sólo una crisis nerviosa. A medida que más negros entraban en la clase media, las demandas políticas cambiaban. Las autoridades negras elegidas estaban más en sintonía con las necesidades de sus distritos electorales de clase media blanca y negra que con las necesidades de la clase trabajadora negra. Y a sus votantes de clase media les preocupaba más un aumento de los impuestos sobre la propiedad que asegurar el acceso a un “Head Start” local. (3)

Tal vez el levantamiento en Baltimore en abril de 2015 marcó un final simbólico a esta fase de la política negra. Los negros ocupaban muchos de los principales puestos de dirección de la ciudad, y el primer presidente y fiscal general negro del país estaba a sólo 64 kilómetros de distancia. Sin embargo, esta concentración de poder político negro no fue suficiente para evitar la muerte de Freddie Gray, que murió después de ser arrestado por la policía de Baltimore.

Obviamente, los problemas eran mucho más profundos que la violencia policial. Miles de afroamericanos vivían en barrios donde no había inversión. Los políticos negros no han evitado el desempleo crónico o la falta de financiación de las escuelas públicas. En cambio, muchos de ellos se han sumergido en la estrategia de tratar de atraer a trabajadores mejor pagados, haciendo la pobreza tan incómoda que los pobres simplemente han desaparecido.

Este estilo de gobierno puede verse en ciudades de todo el país y puede estar motivando la “migración inversa” de afroamericanos hacia el sur en busca de mejores viviendas y empleos. Miles de personas negras dejan Chicago cada año a medida que la ciudad se vuelve más y más hostil a su presencia. El mayor gasto en políticas públicas en Chicago es para la policía, incluso cuando los residentes negros están desesperados por una viviendas populares y más inversión en las escuelas públicas. La ciudad, que ahora está dirigida por una alcaldesa negra, Lori Lightfoot, sigue dando prioridad a proyectos como el de los 6.000 millones de dólares de Lincoln Yards.

El éxito electoral de los negros no se traduce en mejoras cualitativas en la vida de los negros. Esto también erosiona la participación de los negros en el proceso político. Si el voto simplemente reproduce variaciones de la misma condición general de privación, es menos probable que los negros participen.

Ahora estamos cayendo en un conflicto generacional y de clases. Ya podemos ver las líneas de ruptura que se están formando. El invierno pasado, los líderes afroamericanos se alinearon para apoyar a Joe Biden y Michael Bloomberg como los candidatos demócratas a la presidencia. El apoyo a Biden no es sorprendente dado su cargo como vicepresidente de Obama, pero los elogios a Bloomberg saben a oportunismo.

Bloomberg es conocido principalmente por su total apoyo a “detener y cachear” (4), lo que ha dado lugar a millones de registros policiales innecesarios. Mientras Bloomberg erróneamente celebraba esta táctica como la razón detrás de la caída del crimen en Nueva York, otras ciudades trataron de replicarla. Por eso esta estrategia y el perfil racista de su esencia, estaban entre los catalizadores del movimiento Black Lives Matter.

Los jóvenes votantes negros apoyaron a Bernie Sanders, pero él no logró traducir ese apoyo en votos reales. Sus políticas habrían sido más beneficiosas para los afroamericanos; de hecho, se mostraron más entusiastas con su propuesta, Medicare para todos, que cualquier otro grupo demográfico. Pero los votantes negros de Carolina del Sur, tras el estímulo del congresista James Clyburn, dieron votos cautelosos y predecibles a Biden y cambiaron la marea en las primarias.

Aunque los votantes negros de mayor edad están paralizados por el pragmatismo porque se ven amenazados por el posible segundo mandato de Donald Trump, también se les ha condicionado a aceptar el mínimo de representantes políticos. Al mismo tiempo, los jóvenes negros se rebelan contra el estrangulamiento del status quo. Este contexto incluye un liderazgo negro obsoleto que regularmente no cumple con los desafíos de esta nueva generación, que se niega a aceptar el simbolismo del liderazgo negro sin las recompensas prometidas. Los políticos negros electos se han vuelto hábiles en movilizar los elementos de la identidad negra sin su contenido político. Un caso ejemplar: Muriel Bowser, alcaldesa de Washington, pintando las palabras “Black Lives Matter” en una calle hacia la Casa Blanca. Pero también propuso un aumento de 45 millones de dólares en el presupuesto de la policía local.

En 2018, tres mujeres negras demandaron a la ciudad, alegando que las políticas adoptadas por sus administradores servían para “atraer a profesionales más jóvenes y más ricos” y “discriminar a los afroamericanos pobres y de clase trabajadora” que habían vivido en la ciudad durante generaciones. Estas manifestantes, al igual que la alcaldesa, son mujeres negras, pero sus diferentes posiciones de clase y el acceso al poder han impedido fundamentalmente las posibilidades de solidaridad.

El ataque de Trump a Bowser, llamándola “incompetente”, puso a los votantes negros en una situación difícil. Quieren defender a las autoridades afroamericanas de las acusaciones racistas y sexistas, a la vez que desafían las políticas de dichas autoridades. Para las mujeres negras pobres de Washington, la cuestión no es la incompetencia; es la concepción de Bowser del desarrollo, que ha dejado atrás a los negros de la clase trabajadora.

Eso no significa que la representación ya no importe. Ella importa. Pero ya no podemos asumir que la identidad compartida significa un compromiso compartido con las estrategias necesarias para mejorar las vidas de la gran mayoría de los negros. Las tensiones de clase entre los afroamericanos han producido nuevos problemas que el romance de la solidaridad racial simplemente no pudo superar.

Hoy en día, hay más personas negras electas que nunca, pero esto no ha sido suficiente para contener el coronavirus, que ha devastado las comunidades negras. Tampoco ayudó a disminuir el abuso y la violencia de la policía. Para la mayoría de los afroamericanos, las cosas han cambiado, pero no lo suficiente. Si bien no hay duda de que el Partido Republicano es una alternativa mucho peor, en la tortuosa discusión de los males mayores o menores, el debate rara vez se centra en cómo se liberarán los afroamericanos.

La representación en los pasillos del poder claramente funcionó para algunos, pero debemos hablar de aquellos para los que no funcionó. No hemos visto, en décadas, protestas con la escala o el alcance de las desencadenadas por el asesinato de George Floyd. Están surgiendo nuevos líderes jóvenes y negros con los del Movimiento por las Vidas Negras, líderes libres de las contradicciones del pasado y sostenidos por su conexión con la agitación en las calles.

* Keeanga-Yamahtta Taylor, activista social, estudia las luchas de liberación negra. Es docente en el Departamento de Estudios Afroamericanos de la Universidad de Princeton. Colaboradora en distintos medios y en la prensa de izquierda de EEUU, escribe sobre movimientos sociales, políticas urbanas y desigualdad racial en ese país. Autora de From #BlackLivesMatter to Black Liberation. (Haymarket Books, Chicago, Illinois 2016), en castellano, De Black LivesMatter a la liberación negra (Tinta Limón, Buenos Aires, 2017)

Notas de Correspondencia de Prensa 

1) El Congressional Black Caucus-CBC (Junta de Congresistas Negros) se formó en 1970 con trece miembros y declaró que su misión era unir y direccionar las preocupaciones legislativas de los ciudadanos negros y de otras minorías. Actualmente funciona como un consejo de la elite parlamentaria negra en el Congreso, reuniendo a demócratas y republicanos para debatir las políticas para la población negra.

2) Conyers dejó estas ideas en claro en un ensayo titulado “Politics and the Black Revolution” (Ebony, agosto de 1969), contrastando la política electoral con la acción revolucionaria negra.

3) Head Start es un programa del Departamento de Salud de los Estados Unidos y Servicios Humanos, provee información integral para la educación infantil, (salud y nutrición ) a padres y niños de  familias pobres.

4) La estrategia policiaca de Nueva York para aplicar el programa de “tolerancia cero”, buscando “potenciales delincuentes” o “infractores” de la ley.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.