Inicio internacional Estados Unidos – ¿Cómo deben posicionarse los socialistas en las elecciones de...

Estados Unidos – ¿Cómo deben posicionarse los socialistas en las elecciones de 2020?

108
0
Compartir

Adam Shils *

International Socialism Project, 22-9-2020 

Traducción de Correspondencia de Prensa

En varias notas recientes, hicimos una evaluación general de las elecciones de 2020, donde explicamos por qué consideramos que la oposición al Partido Demócrata es una piedra angular, un elemento fundamental de la política de clase. El propósito de este artículo es explicar la estrategia y las tácticas socialistas en las elecciones de 2020. Llegamos a la conclusión que los socialistas deben llamar a votar por los candidatos ecosocialistas del Partido Verde, Howie Hawkins y Angela Walker en todos los estados del país.

El combate contra Trump

Muchos militantes están de acuerdo con la posición socialista, en general, sobre los demócratas, pero este año hay algo diferente. El triunfo de Trump sería tan nefasto y las perspectivas de un segundo mandato tan peligrosas para la clase trabajadora, que las posiciones generales se desvanecen ante la urgencia inmediata. Una emergencia que concluye que es necesario apoyar a Biden para poder derrotar a Trump.

Los partidarios de este punto de vista tienen razón cuando insisten sobre la naturaleza racista y autoritaria del capitalismo lumpen de Trump. No minimizamos ni un segundo los peligros de la ofensiva de Trump. Lo que nos separa de los votantes convencidos de Biden es otra cosa: ¿cómo se puede combatir con éxito a Trump y al trumpismo?

Acción y organización de masas

La principal pregunta es: ¿cómo se puede combatir con éxito la ofensiva de la clase dirigente? La respuesta es: cambiando las relaciones de fuerzas entre las clases a través de acciones masivas en las calles y en los lugares de trabajo. Las manifestaciones y huelgas a gran escala han demostrado ser el único método eficaz para asegurar avances para la clase trabajadora  y sus organizaciones. La lista de esas victorias es bien conocida: el movimiento sufragista que consiguió el voto de las mujeres, el crecimiento de los sindicatos en los años 30, que mejoró enormemente las condiciones laborales, el movimiento pacifista por los derechos civiles que acabó con las leyes Jim Crow (1) y las luchas urbanas de los negros de los años 60, que consiguieron grandes avances en el ámbito del bienestar social. Esto no es simplemente una vieja letanía socialista. Es una visión precisa y exacta de cómo se produce el cambio social. Las elecciones no son la táctica con la que se puede derrotar a la reacción y que permiten el avance de la lucha de clases, la táctica es la de la lucha de masas.

Este aspecto general es, sin duda alguna, válido en la “América” de Trump. Las enormes manifestaciones callejeras del movimiento Black Lives Matter que tuvieron lugar este verano -y continúan- han sido el mayor escollo para Trump. Imaginemos un instante la situación si al movimiento originado por el asesinato de George Floyd se le hubieran unido otros movimientos similares: los sindicatos, como en los años 30, un movimiento por los derechos de los inmigrantes, como en los Días de Mayo de 2006 y 2007, y un movimiento por los derechos de las mujeres, como en los años 60 y principios de los 70.

La construcción  y la organización de esas luchas es el eje central para derrotar las políticas de Trump. La lucha de masas es primordial, pero no puede surgir de la nada. Las diferentes políticas electorales favorecen o frustran el desarrollo de movimientos de resistencias fuertes. Ese es el contexto en el que debemos plantear las cuestiones de estrategia y tácticas ante una elección. Estamos a favor de una táctica política que impulse la lucha en las calles y en los lugares de trabajo, estamos en contra de una táctica electoral que la debilite.

El Partido Demócrata: amortiguadores para el capitalismo

Aquí es donde entra en juego la cuestión del Partido Demócrata. El Partido Demócrata es un componente integral, crucial, del capitalismo estadounidense. No es “sólo una lista electoral”, un “terreno de lucha” o algo por el estilo. Es la herramienta esencial con la que la clase capitalista estadounidense puede absorber, integrar y desarmar una oposición social potencial.

No se trata aquí de una mera teoría socialista. ¿O acaso no es cierto que cada vez que hubo grandes movimientos sociales y que éstos centraron su atención y sus esperanzas en el Partido Demócrata, el resultado fue la desmovilización de esos movimientos?

Todo aquello que fortalece al Partido Demócrata fortalece el mecanismo que permite a la clase dirigente mantener su dominación. Esto es válido para quienes llaman al apoyo crítico, “dentro/fuera”, viéndolo como un recurso para “derrotar a Trump”, o para todas las tácticas de ese tipo. Votar y apoyar a los candidatos del Partido Demócrata debilita la construcción de las luchas en las calles y en los centros de trabajo, incorporando así esas luchas al marco de la política burguesa.

En síntesis, las elecciones son una manera más de luchar contra la clase dirigente y sus partidos. Estamos a favor de votar por candidatos que, aunque sea de manera imperfecta, avancen en esa perspectiva. Estamos en contra de los candidatos y de las campañas que debilitan la acción extraparlamentaria, que permiten que las luchas sean absorbidas por el Partido Demócrata, una de las dos alas del “partido de la propiedad”.

Para resumir. Sí, las políticas de Trump son un peligro manifiesto y palpable para la clase trabajadora y los oprimidos. Hoy en día, luchar contra estas políticas es nuestra tarea número uno. Para lograrlo, debemos actuar en las calles y en los lugares de trabajo. El hecho de votar por el Partido Demócrata, cualquiera que sea el pretexto, es votar por el partido que la clase dominante utiliza para desviar las luchas necesarias.

Howie Hawkins, una alternativa socialista al bipartidismo

No apoyamos a Biden, pero no vamos a quedarnos en casa el 3 de noviembre. Para nosotros, la independencia de clase se expresa a través del voto a Howie Hawkins y Angela Walker. Esta campaña se centra en el ecosocialismo. Un Green New Deal ecosocialista es probablemente la más importante de las reivindicaciones de la campaña. Los candidatos tienen un orgulloso antecedente en el movimiento de los trabajadores: Hawkins, como camionero en UPS (United Parcel Service) y Walker, como conductora de la ATU (Amalgamated Transit Union) de Milwaukee. Vale la pena insistir en la clara oposición de clase de Hawkins y Walker a los demócratas, lo que los sitúa a la izquierda de muchos socialistas. Por ejemplo, el folleto de campaña de Hawkins para la conferencia Socialismo 2019, organizada por Haymarket/Jacobin/DSA, se denominaba “Independencia de clase”.

El Partido Verde no tiene el peso necesario, es cierto. El eslogan de la campaña, “un millón de votos para el socialismo” puede resultar, incluso, demasiado optimista. Sin embargo, no hay duda de que Howie y Angela están del lado de la “lucha de la calle”. El énfasis que puso esta campaña en el movimiento Black Lives Matter, en el apoyo a los movimientos sociales y de los trabajadores y la perspectiva socialista en general, merecen nuestro apoyo.

* Adam Shils, docente jubilado de Chicago. Tiene una larga militancia en los sindicatos y en la izquierda marxista. Colaborador del portal International Socialist Project…

Nota

1) Las leyes Jim Crow (Jim Crow Laws) eran leyes nacionales y locales promulgadas por las asambleas legislativas de los estados del Sur entre 1877 y 1964 para impedir la aplicación efectiva de los derechos constitucionales de los afroamericanos adquiridos a partir de la Guerra de Secesión: la Decimotercera Enmienda de la Constitución estadounidense, del 6 de diciembre de 1865, que abolió la esclavitud; la Decimocuarta Enmienda a la Constitución estadounidense, de 1868, que le concedió la ciudadanía a toda persona nacida o naturalizada en los Estados Unidos y prohibió toda restricción a ese derecho; la Decimoquinta Enmienda a la Constitución estadounidense, de 1870, que garantizó el derecho de voto a todos los ciudadanos de los Estados Unidos. (Correspondencia de Prensa]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.