Inicio Internacional El régimen represivo de Egipto, anfitrión hipócrita de la COP27

El régimen represivo de Egipto, anfitrión hipócrita de la COP27

49
0

Comité por Una Internacional de Trabajadores 27 de octubre de 2022

David Johnson

Imagen: El Cairo, Egipto (CC)

Los asistentes a la conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático COP27, que se celebra en el centro turístico de Sharm el-Sheikh, en el Mar Rojo, no verán el entorno en el que viven la mayoría de los egipcios. El mar y el cielo azules, los arrecifes de coral, los hoteles con aire acondicionado y los centros de conferencias contrastan fuertemente con el asfixiante smog de El Cairo. Es una de las ciudades más contaminadas del mundo.

El cambio climático amenaza a los egipcios de clase trabajadora y a los pobres con añadir más dificultades a las que ya soportan. Pero no se les permitirá exigir a los líderes mundiales que actúen en la conferencia. El régimen represivo del presidente Abdel Fattah el-Sisi no permitirá las manifestaciones y protestas que suelen tener lugar fuera de las conferencias de la COP, por temor a que éstas puedan dar lugar a protestas más amplias sobre el coste de la vida.

Los precios de los alimentos amenazan con un levantamiento

En su lugar, Sisi utilizará la plataforma como anfitrión de la conferencia para afirmar hipócritamente que su régimen está en línea con las economías capitalistas más ricas en materia de política climática. Espera que sus gobiernos presten dinero a Egipto, que se necesita desesperadamente para evitar una crisis alimentaria.

Egipto se está quedando sin divisas para pagar las importaciones. Las reservas se redujeron en 22.000 millones de dólares en el primer semestre de este año, provocadas por la guerra de Ucrania, y cayeron otro 5% en agosto. Unas 800.000 toneladas de trigo quedaron atrapadas en los puertos en septiembre, sin las divisas necesarias para liberarlas. Los almacenes estaban completamente atascados. Los precios del trigo subieron y el 80% de los molinos del sector privado se paralizaron. «Hoy tenemos trigo bloqueado en los puertos. Mañana puede que no tengamos nada», dijo Walid Diab, ex jefe de la división de molinos de la Federación de Industrias Egipcias.

El pan es el alimento básico de los egipcios, y su precio está subiendo a medida que aumentan los precios mundiales, vinculados a la guerra entre Rusia y Ucrania, la escasez de divisas y la caída del valor de la libra egipcia. La inflación es la más alta de los últimos cuatro años. El gobierno subvenciona el pan y algunos otros alimentos básicos para los más pobres. La vida de millones de personas sería intolerable si se eliminaran.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), del que el gobierno egipcio quiere un nuevo préstamo (el cuarto en seis años), está presionando a al-Sisi para que recorte estas subvenciones. Sin embargo, el FMI y al-Sisi son muy conscientes de que la chispa que desencadenó el levantamiento masivo en Sri Lanka en abril fue la escasez de alimentos y combustible, debido a la falta de divisas para pagarlos. Y Egipto tiene un historial de levantamientos masivos relacionados con el aumento del coste del pan.

Los proyectos de vanidad del régimen amenazan el medio ambiente

Al-Sisi puede decir a los delegados de la COP27 que su gobierno promueve políticas ecológicas y que está avanzando hacia objetivos de neutralidad de carbono. Puede llamar a la megaconstrucción de Nuevo Alamein, en la costa mediterránea, una «ciudad verde». Pero no ha habido estudios sobre su impacto medioambiental. El litoral ha sido alterado mediante la recuperación de tierras del mar y la excavación de lagos artificiales, lo que supone una enorme amenaza para el ecosistema local.

A pocas millas de distancia, se están construyendo con dinero emiratí el nuevo complejo turístico y el puerto deportivo de Marassi, cerca de Alejandría, para albergar los superyates de los superricos del mundo. La construcción ya ha alterado el flujo de las mareas, haciendo que las playas de la bahía pierdan su arena y sus valiosos ecosistemas. Enormes cantidades de cemento han contaminado las playas vecinas.

Los defensores del medio ambiente han recibido presiones similares a las de los defensores de los derechos humanos. Los grupos e investigadores que reciben fondos extranjeros han sido perseguidos y algunos han sido acusados en virtud de las leyes antiterroristas, que conllevan elevadas condenas, incluida la pena de muerte.

Se permiten campañas e investigaciones sobre temas «seguros» como el reciclaje, las energías renovables y la seguridad alimentaria. Pero no se tolera ninguna crítica a los fallos del gobierno para frenar los daños causados por los intereses de las grandes empresas. Entre ellos se encuentran la disminución de los recursos hídricos, la contaminación industrial y los daños medioambientales causados por los proyectos gubernamentales de infraestructuras a gran escala. La nueva capital administrativa de 59.000 millones de dólares que se está construyendo en el desierto está deliberadamente alejada de las masas trabajadoras y pobres de El Cairo. Los proyectos relacionados con el ejército y la oficina del presidente también están prohibidos. El enorme coste financiero y medioambiental de estos proyectos lo pagarán las clases medias y trabajadoras y los pobres.

El Cairo es una de las ciudades del mundo con menos espacios verdes por habitante. Se calcula que el 66% de sus habitantes viven en distritos con menos de medio metro cuadrado de espacio verde por habitante. Las zonas de clase trabajadora fueron las más afectadas cuando se construyeron nuevas autopistas de ocho carriles hacia la nueva capital, arrasando con árboles, jardines y parques.

Miles de personas han sido desalojadas por la fuerza de sus hogares en El Cairo, la costa mediterránea, el norte del Sinaí y otros lugares, a medida que las grandes empresas inmobiliarias se apoderan de sus distritos para reurbanizarlos. Al igual que los defensores del medio ambiente, los residentes y las pequeñas empresas que se encuentran en el camino de los desarrollos de las grandes empresas son acosados y atacados por las fuerzas de seguridad si se resisten. Se calcula que 60.000 presos políticos sufren en las sombrías cárceles de Egipto. No obstante, en los últimos años se han producido varias protestas en las que las multitudes han intentado detener las excavadoras, se han enfrentado a la policía y han coreado contra al-Sisi y su régimen, a pesar de la amenaza de encarcelamiento y tortura.

Falta de desarrollo de las energías renovables

Egipto está bien situado para la energía solar, pero sigue dependiendo de los combustibles fósiles para generar electricidad. En 2016, se fijó el objetivo de producir un 20% de electricidad a partir de fuentes renovables para 2020. Sin embargo, en los doce meses transcurridos hasta marzo de 2021, la producción de electricidad de origen renovable sólo representó el 12%, con una contribución de la energía solar inferior al 3%. El consumo de electricidad se ha multiplicado casi por tres en los últimos 20 años. Sin embargo, durante la mayor parte de ese periodo, hasta 2017, su capacidad de energía solar apenas aumentó. El uso de gas natural se ha triplicado, pero el gobierno ahora quiere exportarlo a precios elevados.

La energía renovable, la protección y la expansión de los espacios verdes, y del medio ambiente en su conjunto, no pueden dejarse en manos de al-Sisi ni de ningún otro régimen capitalista en Egipto. Los intereses de los beneficios siempre serán lo primero, ya sea por parte de los propietarios de la industria, de la tierra, de las finanzas o de los altos cargos de las fuerzas armadas.

Un Egipto socialista aprovecharía al máximo sus recursos a través de la propiedad pública democrática de las mayores empresas y fincas. Las comunidades locales y los trabajadores podrían entonces controlar y planificar su entorno, con un plan nacional de producción sostenible para satisfacer las necesidades de vivienda, sanidad y educación decentes. La inversión masiva en transporte público limpio, parques y controles de contaminación de la industria reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero.

La clase trabajadora y los jóvenes del Norte de África y Oriente Medio, que se enfrentan a problemas similares, se inspirarían para tomar medidas similares. Pero para conseguirlo se necesitan organizaciones obreras independientes -sindicatos y partidos obreros- con socialistas que defiendan un programa y una estrategia necesarios para acabar con el dominio del capitalismo. Trabajar para ello en condiciones ilegales y peligrosas es muy difícil, pero los levantamientos de 2011, y este año en Sri Lanka e Irán, muestran que los gobiernos poderosos pueden ser desafiados y pueden ser derribados por los movimientos de masas. Pero a menos que se construya una alternativa socialista, un nuevo régimen capitalista tomará el poder.

Artículo anteriorBrasil – Lula es electo presidente por tercera vez
Artículo siguienteGran Bretaña – El dividido partido tory elige al tercer primer ministro en un año

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.