Inicio Análisis y Perspectivas El pueblo del 78,25% del plebiscito exige constituyentes independientes

El pueblo del 78,25% del plebiscito exige constituyentes independientes

248
0
Compartir

¿Tropezará la sociedad duopólica -derecha-centroizquierda- con la misma piedra, queriendo apropiarse del éxito del pueblo convirtiéndolo, de nuevo, en un negociado entre socios?

La primera línea, los estudiantes y el plebiscito constitucional  demostraron cuán cierta era la estrofa cantada por Violeta Parra en los años sesenta: “Chile limita al centro  de la injusticia”.

Lo grave es que sigue limitando en ese mismo lugar gracias a una mayoría de políticos venales y corruptos.  Las redes sociales lo han confirmado una y mil veces.  Se trata de una casta –una cáfila, en estricto rigor-  que carece de moralidad y acostumbra apropiarse de lo que no le pertenece, así como vanagloriarse de éxitos que nunca persiguieron y, por el contrario, combatieron sin tapujos…pero, una vez que esos éxitos ajenos cobran forma y cuerpo, de inmediato se suben –sin invitación- al carro de una victoria que jamás fue la de ellos.

Es lo que precisamente está sucediendo en estos días post plebiscito constitucional, luego que la alternativa “Apruebo” arrasara en las urnas alcanzando el 78,25% de los sufragios.

Con una frescura de cutis tan profunda que incluso obliga a sospechar que está afectado por algún grao de enfermedad mental, el presidente Piñera se paseó por los canales de la televisión abierta haciendo un análisis de lo sucedido, en el cual, por supuesto, derramó laureles y flores varias sobre su cabeza otorgándose a sí mismo un aurea de demócrata y visionario que, en la dura realidad, está cósmicamente distante. Llama la atención y preocupa esa actitud reiterada del mandatario en adjudicarse cuestiones que no le pertenecen y que, además, las atacó durante años. En tuiter, una mujer  escribió respecto de Piñera: “Un gran cínico y mentiroso. Asombra tanta locura y desfachatez”. Coincido con ese comentario.

Al mandatario le siguen sus aguas varios parlamentarios de colores variopintos. Ellos tratan de apropiarse del triunfo popular en el plebiscito, y de hecho han montado escenarios para auto aplaudirse mintiendo al público asegurando que fueron activos y pioneros partícipes en la lucha por cambiar la actual Constitución. Socialistas, pepedeistas  y democristianos se disputan la batuta en esa mentira.

La defensa de tales esperpentos es corporativa, llegando incluso a abrirles las puertas a aquellas tiendas partidistas que fueron las principales enemigas del pueblo del ‘Apruebo’. “En democracia todos tienen derecho a ser constituyentes”, es el lema que circula de boca en boca en los sepulcros blanqueados del parlamento.  La pregunta salta de inmediato.

A esos que durante 30 años defendieron con dientes y garras una Constitución impuesta por bayonetas y que, además, hicieron hasta lo imposible  –incluso expoliar el país y aplaudir los asesinatos de sus adversarios- para que no fuera derribada ni cambiada por otra, ¿a esos mismos que perdieron en un plebiscito democrático, ¿se les va a permitir que intervengan libremente para “redactar” una nueva Constitución? De Ripley, sin duda.

La lucha del pueblo, ahora deberá encaminarse a obtener el mayor número posible de constituyentes que estén a favor de derribar y cambiar los pilares de la Constitución del 80, así será posible derribar los indignos 2/3 impuestos por los corruptos delincuentes políticos de la Alianza por Chile y la Nueva Mayoría.

Si los chilenos no son capaces de derribar el acuerdo de la clase política que impuso normas a la constituyente, el triunfo en el plebiscito  no  servirá de mucho, pues todo quedará básicamente igual. La lucha continúa, la movilización no debe parar.

No es poca cosa lo anterior, ya que esperpentos políticos como Mariana Aylwin, José Miguel Insunza, Felipe Harboe,  y otros de igual talante y calaña, bien podrían pretender convertirse en ‘constituyentes’ junto a la hija del primer mandatario, la que también anunció tener un deseo similar.

Alguien dijo “no han aprendido nada”. Lamento discrepar de ese comentario. Estoy seguro que gente como la descrita sí ha aprendido bastante de lo acaecido con las movilizaciones sociales, pero, en honor a la verdad, les importa un rábano y desean insistir en el viejo oficio político-partidista chilensis de pasarse por sus partes pudendas la opinión y voluntad de la gente.

Sin embargo hay algo que en realidad no han aprendido. Las redes sociales crepitan en llamas de ira contenida ante tanta corruptela y desvergüenza. Ellos (los políticos actuales) carecen de autoridad moral en esas redes y tampoco han podido controlarlas ni siquiera con miles de ‘bots’ (que obviamente no sufragan). Lo que se avecina es un estallido tanto o más violento que el de octubre 2019, y más contundente que la respuesta del 78,25% en el plebiscito. En las redes sociales hierve la respuesta.

Recomiendo a los dirigentes de ambos bloques (derecha y centroizquierda), recordar la frase del almirante japonés Isoroku Yamamoto luego de bombardear Pearl Harbor en diciembre de 1941: “Me temo que todo lo que ha pasado ha despertado a un gigante dormido que terminará esto con un terrible resultado”.

¿Tropezará la sociedad duopólica -derecha-centroizquierda- con la misma piedra, queriendo apropiarse del éxito del pueblo convirtiéndolo, de nuevo, en un negociado entre socios? Si ocurre sería catastrófico, y no se trata de un supuesto ni de una broma.  

Este asunto no ha concluido…está entre líneas, dormita, descansa…pronto podría despertar una vez más. ¿No lo ven venir?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.