Inicio nacional El pasado nazi del padre de Kast amenaza con pasarle factura en...

El pasado nazi del padre de Kast amenaza con pasarle factura en las urnas

113
0
Compartir

Una investigación saca el carné de militancia en el Partido Nazi aunque el candidato chileno siempre ha asegurado que se trató de una afiliación forzosa

Un flyer de propaganda de Jose Antonio Kast, el candidato del Partido Republicano chileno a la Presidencia de Chile
Un flyer de propaganda de Jose Antonio Kast, el candidato del Partido Republicano chileno a la Presidencia de Chile MATIAS DELACROIX AP

La Razón. https://www.larazon.es

PATRICIA LUNA, EVA VERGARA (AP) BERLIN. 08-12-2021

El padre del candidato presidencial chileno, José Antonio Kastmilitó en el Partido Nazi de Adolf Hitler, según un documento recientemente descubierto al que ha tenido acceso The Associated Press. Este documento desmentiría las declaraciones realizadas por Kast sobre el papel que jugó su padre durante la Segunda Guerra Mundial.

Funcionarios alemanes confirmaron esta semana que un carné de identificación en el Archivo Federal del país muestra que un joven de 18 años llamado Michael Kast se unió al Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores Alemanes, o NSDAP, el 1 de septiembre de 1942, en pleno apogeo de la guerra de Hitler contra la Unión Soviética.

Si bien el Archivo Federal no pudo confirmar si Kast era el padre del contendiente presidencial, la fecha y el lugar de nacimiento que figuran en la tarjeta coinciden con los del padre del candidato presidencial, que murió en 2014. Una copia del carné de identidad con el número 9271831, fue publicado previamente en las redes sociales el pasado 1 de diciembre por el periodista chileno, Mauricio Weibel.

El conocimiento de este carné da un nuevo giro a una segunda vuelta presidencial de alto voltaje definida como una batalla de extremosentre el comunismo y el autoritarismo de derecha, y marcada por un flujo constante de desinformación que ha distorsionado el historial y las promesas de campaña de los contendientes.

Kast, de 55 años, del recién formado Partido Republicano, encabezó la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Chile el mes pasado, y quedó dos puntos por delante del legislador izquierdista Gabriel Boric, a quien ahora enfrentará en la segunda vuelta del 19 de diciembre.

Católico y padre de nueve hijos, la familia de Kast tiene profundos lazos con la dictadura militar del general Augusto Pinochet que llegó al poder tras un golpe de Estado en 1973. Su hermano, Miguel Kast, fue presidente del Banco Central del dictador.

“Si estuviera vivo, me hubiera votado”, dijo Kast sobre Pinochet durante la campaña de 2017, en la que ganó solo el 8% de los votos. “Habríamos tomado el té juntos” en el palacio presidencial.

El voto de la clase media

En la campaña electoral de este año, ha enfatizado los valores familiares conservadores, ha atacado a los migrantes de Haití y Venezuela a los que culpa por el crimen y ha criticado a Boric como un títere de los comunistas.

Ha logrado avances con los votantes de clase media preocupados de que Boric, un exlíder de protestas estudiantiles, interrumpiría tres décadas de estabilidad económica y política que ha convertido a Chile en la envidia de América Latina. Para subrayar esas preocupaciones, Kast viajó la semana pasada a Washington y se reunió con inversionistas estadounidenses, así como con el senador Marco Rubio, el principal republicano del subcomité que supervisa las relaciones de Estados Unidos con América Latina.

Algunos de sus partidarios más radicales también han lanzado una campaña de miedo en internet que involucra un tuit falso del presidente izquierdista venezolano Nicolás Maduro, bulos de inmigrantes ocupando las cabinas de votación y un informe médico inventado sobre Boric, después de que Kast en un debate instase al candidato de extrema izquierda a realizarse una prueba de drogas.

Las últimas encuestas de opinión le dan una ligera ventaja en la segunda vuelta a Boric, quien ha girado hacia el centro para galvanizar el apoyo de los votantes temerosos del coqueteo de Kast con la dictadura de Pinochet.

“Esto respalda el encuadre de Boric de la carrera como una dicotomía entre fascismo y democracia”, dijo Jennifer Pribble, experta en Chile de la Universidad de Richmond, sobre el historial de guerra del viejo Kast. “En la medida en que Kast parece estar ocultando algún elemento de la historia de su familia, juega con esa narrativa”.

No está claro si Kast conocía la tarjeta de membresía NSDAP de su padre. Carolina Araya, portavoz de la campaña de Kast, no quiso comentar cuando la AP le preguntó repetidamente.

Kast siempre lo ha rechazado

En el pasado Kast ha a rechazado las acusaciones de que su padre fuese partidiario del nazismo y siempre lo describió como un reclutamiento forzoso por parte del Ejército alemán.

“¿Por qué usas el adjetivo nazi?” Dijo en 2018 aparición televisiva en la que dijo estar orgulloso de su padre y acusó a un destacado periodista chileno de intentar difundir mentiras.

Cuando hay una guerra y la inscripción (militar) es obligatoria, un joven de 17 o 18 años no tiene la opción de decir: ‘No voy’, porque serán sometidos a un consejo de guerra y fusilados al día siguiente. día “, dijo más tarde ese año en comentarios publicados en su cuenta de redes sociales.

No hay evidencia de que Kast haya tenido un papel en las atrocidades de la guerra ni en el holocausto. Pero los expertos apuntan que aunque el servicio militar era obligatorio, la afiliación al partido nazi era voluntaria.

Algunos alemanes se unieron con entusiasmo al partido, mientras que otros lo hicieron creyendo que traería ventajas en una sociedad donde se esperaba que gran parte de la vida pública se alineara con la ideología nazi a partir de 1933.

Militancia a los 18 años

Kast se habría unido al partido en 1942 a los cinco meses de cumplir los 18 años, la edad mínima requerida para ser miembro. Probablemente fue miembro de las Juventudes Hitlerianas durante al menos cuatro años antes de unirse al partido y habría sido recomendado por el líder del distrito, dijo el historiador Nolzen. En total, el partido tenía 7,1 millones de miembros ese año, aproximadamente una décima parte de la población.

Michael Buddrus, del Instituto Leibniz de Historia Contemporánea de Berlín, advirtió contra la sobreestimación de la importancia de la membresía del NSDAP en personas tan jóvenes, pero estuvo de acuerdo en que Kast debe haberse unido por su propia voluntad.

Dado que Kast ingresó al Ejército poco después, Buddrus dijo que era posible que el adolescente nunca hubiera participado activamente en una reunión de fiesta o pagado cuotas.

“Si eres miembro del partido, eres miembro del partido”, dijo Richard F. Wetzell, investigador del Instituto Histórico Alemán en Washington. “Ser miembro del partido te une al partido y su ideología, aunque muchos se hayan unido por razones puramente oportunistas”.

Orígenes en la sombra

Un libro de 2015 sobre los colaboradores civiles de Pinochet escrito por el periodista chileno Javier Rebolledo afirmaba que el mayor Kast al principio se mostró reacio a unirse al partido nazi, pero un sargento lo convenció de que lo hiciera mientras lo enviaban a la península de Crimea, que cita recuerdos de la esposa de Kast.

La guerra en ese momento estuvo dominada por la Batalla de Stalingrado, un punto de inflexión para el asalto de la Alemania nazi a la Unión Soviética que resultó en unos 2 millones de muertos y la rendición local de las fuerzas del Eje unos meses más tarde.

Cuando la guerra estaba terminando, Kast, que entonces servía en Italia, obtuvo una identificación falsa que indicaba que era miembro del Comité Internacional de la Cruz Roja, según Rebolledo.

Después de escapar dos veces del arresto a manos de las fuerzas aliadas, regresó a Alemania y fue descubierto durante el período de desnazificación de la posguerra. Pero cuando confesó su engaño, un fiscal comprensivo se compadeció y en reconocimiento a su honestidad quemó su historial militar, según el libro de Rebolledo.

El joven Kast ha acusado al periodista chileno de sacar de contexto las memorias de su madre y distorsionar los hechos para atribuir motivos siniestros a las actividades bélicas de su padre.

Cualquiera que sea su historial, Kast emigró a Chile en 1950, seguido un año después por su esposa y sus dos hijos mayores, y se estableció en Paine, una comunidad rural al sur de la capital de Santiago. Finalmente, la pareja convirtió una pequeña empresa que vendía embutidos desde un quiosco al borde de la carretera, en una cadena nacional de restaurantes y fabricantes de alimentos empaquetados.

Una ley de 1995 aprobada por el congreso de Chile que otorgó la ciudadanía Kast de mayor edad destaca sus profundas raíces católicas y su “gran espíritu de justicia social” que se tradujo en su papel de ayudar a construir cinco capillas, hospitales y un centro juvenil, además de proporcionar a los empleados de su empresa los medios para comprarse su propia vivienda.

Desapariciones con Pinochet

Según Rebolledo, agitadores y campesinos de izquierda habían amenazado con expropiar el negocio familiar durante la Administración socialista de Salvador Allende. El día después del golpe de Pinochet contra Allende, la policía de Paine limpió y desapareció a plena luz del día un joven militante, Pedro Vargas, que había estado organizando a los trabajadores en Bavaria, mientras esperaba en la fila para comprar pan.

El hermano del candidato, Christian Kast, testificó que cuando tenía 16 años, inmediatamente después del golpe, había entregado comida a la policía del pueblo y había pasado la noche con ellos. Dijo a los investigadores que investigaban la desaparición de Vargas que al día siguiente asistió a una parrillada en la comisaría y vio a una docena de detenidos, pero no a Vargas, llevados a rastras, con la cabeza rapada, para que nunca más se los volviera a ver.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.