Inicio Análisis y Perspectivas El capitalismo es una civilización totalitaria

El capitalismo es una civilización totalitaria

214
0
Compartir

Sus reglas no han permitido a ningún país transitar a otro sistema.

En Chile horas después de ganar la elección Salvador Allende con un programa de transición al socialismo los grandes capitalistas ordenaron darle un golpe de estado antes de asumir.

El capitalismo es de hecho el gobierno de los empresarios sobre el medio ambiente y la población.

Deciden qué se cultiva, cuánto se pesca, qué cantidad de petróleo se quema, cuánto metal se extrae..

En lo social tienen el control de la política, las armas, los tribunales, las ideas, la educación, la información, la religión…

Su administración del planeta y la humanidad produce 800 millones de niños que no pueden lavarse las manos en sus escuelas porque no hay agua, regiones de miseria, armas nucleares, enajenación consumista, calentamiento global, agotamiento de recursos, quema de selvas…

El 1% maneja el poder del estado a través de funcionarios elegidos o de injerencias personales.

La candidata demócrata Kamala Harris ganó la fiscalía general de California financiada por el empresario Donald Trump.

La Organización Mundial de la Salud depende del aporte de Bill Gates magnate que aplica sus ideas de control de la población en África.

La revolución de colores en Ucrania contó con el dinero de George Soros.

Elon Musk ofreció su ayuda a las protestas en Bielorrusia.

Los partidos solo pueden ser sistémicos. Ya sea conservadores o reformistas.

Los reformistas muchas veces logran un fuerte apoyo ciudadano y lideran cambios importantes. Derechos civiles, freno a la violencia estatal, medidas ecológicas, beneficios de salud, educación, vivienda… pero conservan la estructura totalitaria y la defienden.  

Por definición los capitalistas concentran la riqueza, son violento, empobrecen a millones, destruyen la naturaleza.

Es el carácter, el objetivo del sistema. Culparlos por determinadas consecuencias es desviarse del eje.  

No debe sorprender que los canales de televisión, las radios, los diarios, las universidades sean de negociantes; las formas y colores de los edificios de las ciudades las decidan sus empresas. Que tengan el derecho de manipular la mente de niños y adultos con propaganda.  

Si no gusta el totalitarismo patronal hay que empezar por explicarlo al interior de una población que lo ha aprendido y hecho suyo.

Es un deber porque es insostenible. El capitalismo necesita el crecimiento y no hay recursos no renovables para eso.  

No se trata de oponerse sin programa ni fuerza sino de ir acompañado del más amplio apoyo social. La unión de sindicatos, intelectuales, estudiantes, militares, creyentes… puede poner fin a la irracionalidad y crear una planificada civilización sostenible sea socialista, ecosocialista o la que surja del consenso democrático.

Hay que mostrar al capitalismo como es… totalitario.

Por una civilización sostenible solidaria

Mientras no haya partidos y movimientos civilizatorios todos ellos como sus masas son conservadores

Contacto  romulo.pardo@gmail.com

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.