Inicio crisis económica El “Capitalismo de casino” alcanza nuevos niveles mientras crece la desigualdad

El “Capitalismo de casino” alcanza nuevos niveles mientras crece la desigualdad

538
0
Compartir

En todo el mundo, al menos 2,4 millones de personas han muerto por contraer el Covid-19. La economía mundial se ha reducido en más de un 4% y el Reino Unido sufrirá una caída del Producto Interno Bruto (PIB) del 9,9% en 2020, el mayor colapso en más de 300 años.

Robin Clapp.

Socialist Party  (CIT en Inglaterra y Gales)

 

Sin embargo, para los autoproclamados magos de las finanzas, la pandemia ha proporcionado un rico botín. La desigualdad de la riqueza se ha ampliado aún más a medida que el auge de las acciones, la vivienda y las criptomonedas, impulsado por los activos, ha hecho que los súper ricos disfruten de enormes aumentos de las ganancias en papel.

Sigue habiendo una extraordinaria expansión en los principales mercados de valores a medida que los precios de los activos se disparan. Tras el crack financiero y la recesión mundial de 2007-2009, los mercados bursátiles tardaron varios años en recuperar el terreno perdido. Sin embargo, impulsadas por unos tipos de interés históricamente bajos y por las prodigiosas sumas de ingresos generados por los bancos centrales que se inyectan en las economías a través de la Expansión Cuantitativa (QE), una búsqueda incesante de rendimiento (beneficio) ha hecho que el precio de las acciones se dispare, sin guardar relación alguna con el aumento del valor real expresado por el crecimiento del PIB.

Mientras que antes los mercados financieros se consideraban lugares en los que las empresas y los gobiernos podían reunir capital para la inversión productiva, ahora las finanzas alimentadas por la deuda llevan a los mercados aún más a la estratosfera, proporcionando a los especuladores nuevas oportunidades de juego, pero también un peligroso combustible para otro posible Armagedón financiero.

Multitud de burbujas financieras ponen en peligro la economía mundial, combinándose para crear un cóctel de riesgo que se expresa a través de los precios inflados de las acciones, las especulaciones con las divisas, el caos de los mercados emergentes, las materias primas, los bonos basura y las adquisiciones de empresas por parte de la deuda parasitaria.

El FMI advierte que el 40% de la deuda corporativa de ocho grandes países capitalistas sería imposible de atender en caso de otro colapso económico incluso la mitad de grave que el de 2008-2009, mientras que el volumen de negocio diario en las bolsas de divisas del mundo es casi cien veces el valor de las materias primas que se negocian.

 

Armas financieras de destrucción masiva

El endeudamiento y la deuda siguen cubriendo los profundos problemas estructurales del capitalismo mundial. El dinero de la expansión cuantitativa ha ido a parar en gran medida a los bolsillos de los operadores, los fondos de cobertura y las empresas que ven poco sentido en invertir en capital productivo cuando aparentemente se pueden conjurar enormes beneficios en papel a través de la especulación en el casino que ahora se disfraza de capitalismo moderno.

El socialista revolucionario Karl Marx explicó hace tiempo que sólo se puede producir nuevo capital (plusvalía) mediante la explotación de la fuerza de trabajo de los trabajadores y la producción de mercancías para el intercambio. El propósito histórico del capitalismo era reinvertir en la producción una parte de esa plusvalía como capital de inversión, aumentando así el crecimiento de la productividad.

Ahora, sin embargo, sectores enteros de la clase capitalista prefieren transformarse en especuladores. De ahí el creciente movimiento, incluso de sectores del capital industrial tradicional, hacia estafas turbias y opacas para enriquecerse, raramente cuestionadas por los accionistas mientras los dividendos sigan fluyendo.

Hoy en día hay más empresas que cotizan a más de 100 veces sus beneficios que en cualquier otro momento anterior de la historia, lo que llevó al veterano inversor Jeremy Grantham a advertir en enero que “el largo, largo mercado alcista desde 2009 ha madurado finalmente en una burbuja épica en toda regla”.

Esta época se caracteriza por un crecimiento sin precedentes de lo que Marx llamaba “capital ficticio”.

Éste incluía tradicionalmente acciones, títulos y otras formas de seguridad financiera, pero hoy está dominado por productos financieros electrónicos cada vez más complejos, como los derivados, los activos titulizados y las hipotecas en moneda extranjera.

El papel moneda y el cheque moneda (dinero de cuenta) pueden seguir actuando como lubricantes en la circulación, pero cada vez más el capital ficticio desempeña el papel dominante. Más del 90% de las transacciones financieras a través de las bolsas electrónicas ya no tienen la más remota relación con el intercambio real de mercancías, es decir, con el valor real.

Estos y otros oscuros instrumentos financieros, desconocidos en los tiempos de Marx, fueron célebremente condenados por el multimillonario estadounidense Warren Buffet, quien acusó a los derivados de ser “armas de destrucción financiera masiva” que desencadenaron el colapso de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos en 2007.

El carrusel improductivo del capital financiero

Aunque muchos trabajadores se rasquen la cabeza y se pregunten cómo funcionan los derivados, las Obligaciones de Deuda Colateralizada (CDO) y los Swaps de incumplimiento crediticio (CDS, Credit Default Swaps), resulta aleccionador saber que antes de 2007 una comprensión adecuada de los CDO -que son paquetes estructurados de pagarés divididos que los bancos ponen a disposición de los inversores- habría requerido la lectura de 30.000 páginas de documentación. Pocos capitalistas comprendían su potencial destructivo y menos aún se preocupaban mientras brillaba el sol.

El valor teórico de todos los derivados alcanzó los 863 billones de dólares (863 x 1012) en 2006, ¡once veces más que la producción capitalista del mundo real! Cuando se agriaron con el colapso del mercado inmobiliario estadounidense, debido a los préstamos imprudentes de los bancos a los trabajadores que no podían pagar sus hipotecas (la crisis de las hipotecas de alto riesgo), estos “bonos de crédito” en manos de una miríada de instituciones de todo el mundo se volvieron instantáneamente tóxicos, desatando un contagio que penetró en la economía real desencadenando la “Gran Recesión” de 2008-2009.

Los derivados no estaban regulados en gran medida antes de 2007. Las agencias de calificación crediticia, nominalmente independientes, pero empeñadas en el capitalismo financiero, no supieron distinguir entre las buenas inversiones y las dudosas.

Los Credit Default Swaps, que se supone que actúan como pólizas de seguro, una cobertura contra el riesgo que los inversores compran para protegerse en caso de que una empresa incumpla sus préstamos, permitieron de forma rutinaria que los especuladores apilaran apuestas sobre los mismos títulos hipotecarios. Esto equivale a permitir que varias partes distintas compren un seguro para la misma casa.

El famoso acto de “venta en corto”, en el que los inversores toman prestadas acciones y las venden inmediatamente, con la esperanza de poder comprarlas de nuevo más tarde a un precio más bajo, devolverlas al prestamista y embolsarse la diferencia, es típico de la enfermedad de la codicia que invade la City de Londres y otros lugares.

Constantemente se comercializa una sopa de letras de nuevos valores respaldados por activos, tal es el absurdo y totalmente improductivo carrusel que es el capital financiero hoy en día. Estos apenas aportan una fracción de valor real a la economía mundial, pero cargan cada vez más explosivos bajo los cimientos del capitalismo.

Marx comentó irónicamente que “los negocios son siempre completamente sólidos y la campaña en pleno desarrollo, hasta que el colapso los supera de repente”, palabras que los capitalistas harían bien en reflexionar hoy. Aunque evidentemente no está familiarizado con los modelos de algoritmos informáticos, Marx comprendió bien que la especulación, al igual que la pobreza, está entretejida en la propia urdimbre del capitalismo.

 

El auge de las criptomonedas

Los legendarios “espíritus animales” de los fondos de cobertura y otros bandidos empresariales no conocen límites. Los 15 principales gestores de fondos de cobertura privados del mundo se embolsaron 23.200 millones de dólares el año pasado invirtiendo agresivamente y utilizando derivados y apalancamiento para ganar dinero para sus millonarios clientes.

Nuevas formas de especulación surgen como la mala hierba, como el auge de las criptomonedas. Estas monedas digitales no cumplen ninguna de las funciones que Marx atribuía al dinero. El Bitcoin y otras no son ni un equivalente universal, ni un medio de intercambio, ni una unidad de cuenta, ni un depósito de valor fiable.

Dependiendo de la tecnología “blockchain”, que es una base de datos compartida de transacciones, la red está asegurada por individuos llamados “mineros” que utilizan ordenadores de alta potencia para verificar las transacciones, con el bitcoin ofrecido como recompensa.

Su precio se ha disparado hasta superar los 50.000 dólares en los últimos días, ya que los inversores acuden al mercado tratando de “ganar” dinero fácil. Nouriel Roubini, profesor de economía que pronosticó el crack financiero de 2007, ha advertido que la burbuja acabará por estallar, afirmando que los picapiedras tenían un sistema monetario más estable cuando cambiaban conchas.

Pero los cantos de sirena, encabezados por el jefe de Tesla, Elon Musk, brevemente el capitalista más rico del mundo y ciertamente uno de los más arrogantes del sistema, han hablado de su precio llamándolo el sistema monetario del futuro.

Sus evangélicos ignoran sus oscilaciones de precio salvajemente imprevisibles y su mínima utilidad al poder realizar sólo 5 transacciones por segundo, frente a la red de visados que ejecuta 24.000 por segundo.

La minería informática de bitcoin consume una cantidad asombrosa de energía, que ya equivale al uso total anual de energía de Japón. Cualquier impuesto riguroso sobre el carbono aplicado al bitcoin acabaría con esta espumosa manía especulativa.

 

El socialismo: el único antídoto contra el capitalismo ruinoso y parasitario

 Sólo los gigantes tecnológicos -Apple, Amazon, Facebook, Google y Netflix- han prosperado realmente en el último año.  El capitalismo en general se está ahogando en la deuda, con una deuda mundial pública, privada y de consumo que ya supera los 199 billones de dólares (199 x 1012) en 2016. Los rescates gubernamentales de emergencia del último año han añadido innumerables ceros a este libro de contabilidad en aumento.

El crecimiento de la productividad en Estados Unidos y en otros países es históricamente bajo. Mientras tanto, los capitalistas retienen la inversión en campos productivos, prefiriendo acaparar sus beneficios mientras cosechan ganancias fáciles a corto plazo de lo que consideran la ruleta mágica virtual “siempre ganadora”.

Sin embargo, el día de mañana, este modelo especulativo turboalimentado sólo traerá más caos, cuando las burbujas estallen, se produzca una nueva recesión y queden al descubierto las debilidades estructurales subyacentes del capitalismo.

Sólo la transformación socialista internacional de la sociedad puede proporcionar un antídoto a esta locura del mercado.

Para más información y análisis visita nuestra página https://socialismorevolucionario.cl/

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.