Inicio Internacional Egipto: Victoria presidencial de Sisi en unas elecciones fraudulentas

Egipto: Victoria presidencial de Sisi en unas elecciones fraudulentas

95
0


19 de diciembre de 2023 David Johnson

Imagen: Presidente Abdel Fattah el-Sisi (Wikimedia commons)

Abdel Fattah al-Sisi, presidente desde 2014, ganó las predecibles elecciones presidenciales de Egipto. Desde el anuncio de la fecha de las elecciones (varios meses antes de lo previsto) hasta la declaración del resultado, el resultado nunca estuvo en duda.

Esto es a pesar de los problemas económicos cada vez más profundos; Inflación del 71% en alimentos y bebidas en octubre, caída del nivel de vida (millones de personas ya sufren graves dificultades), servicios públicos crónicamente insuficientemente financiados y frecuentes cortes de energía. Las guerras a lo largo de las fronteras de Egipto en Gaza y Sudán (y que nunca están lejos de estallar en Libia) agravan la situación inestable.

Sisi obtuvo el 89,6% de los votos, pero los otros tres candidatos de bajo perfil fueron cuidadosamente seleccionados para dar la apariencia de una contienda, sin ser rivales creíbles ni ofrecer un programa radicalmente diferente.

Domar a los ‘oponentes’

El rico empresario Hazem Omar lidera el Partido Popular Republicano y obtuvo el 4,5%. Anteriormente sirvió en el gobierno como presidente del Comité de Relaciones Exteriores y no ha estado en desacuerdo con Sisi en público en los últimos diez años.

Farid Zahran, del Partido Socialdemócrata Egipcio, obtuvo el 4%. También se le considera cercano a Sisi y a los servicios de seguridad. El primer primer ministro tras el golpe militar de 2013 que derrocó al presidente de los Hermanos Musulmanes, Morsi, fue miembro de este partido.

Abdel Sanad Yamama, del tradicional partido Wafd, que apoyó a Sisi en su última elección, obtuvo el 1,9%.

Los candidatos potencialmente más populares fueron obstaculizados antes y durante el período de nominación. En septiembre, un destacado crítico de Sisi y editor de un periódico, Hisham Kassem, recibió dos sentencias distintas de tres meses de prisión. Fue acusado de “difamación” de un ex ministro, así como de “desacato” a un agente de policía durante su arresto en agosto. Se le había visto como un posible candidato de Corriente Libre, una coalición tripartita que aboga por la “liberalización” económica.

Gameela Ismail, la única mujer que declaró interés en presentarse, no obtuvo el respaldo de su Partido Dostour (formado en 2012 por el ex director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica, Mohamed El-Baradei, como un “partido amplio y no ideológico”). ”).

Sólo un candidato ofreció un programa significativamente diferente al de Sisi. Se trataba de Ahmed el-Tantawi, que tiene dos millones de seguidores en Facebook. Ex miembro del parlamento del partido nasserista Karama (Dignidad), su campaña fue apoyada por algunos que habían participado activamente en la lucha contra el ex presidente dictatorial Hosni Mubarak.

“Las autoridades temen la campaña”, dijo un partidario, “porque se basa en un movimiento de base que goza del apoyo de miles de jóvenes, trabajadores, estudiantes, jubilados y personas que antes eran apolíticas pero que ahora han reconocido que sus medios de vida están en riesgo si no dan un paso adelante”. (Ojo de Oriente Medio 5.10.23)

Sin embargo, a pesar de sus seguidores en Facebook, Tantawi no pudo recolectar las 25.000 firmas de nominación necesarias en 15 gobernaciones. Los formularios se guardaban en oficinas gubernamentales, donde funcionarios y matones progubernamentales impedían que muchos firmaran. Decenas de sus seguidores fueron arrestados y se bloquearon eventos de campaña. Su teléfono fue pirateado muchas veces, y las fuerzas estatales aparecen implicadas como la fuente probable. ​

“Campaña” controlada por el Estado

Durante la campaña, Sisi no celebró reuniones públicas, debates ni entrevistas televisivas. Su único discurso público fue un acto organizado en el estadio de El Cairo, titulado “Larga vida a Egipto, una respuesta popular en solidaridad con Palestina”. Fue recibido por una guardia de honor formada por cientos de voluntarios movilizados para llevar ayuda a Gaza. Al fondo se veían filas de camiones estacionados cargados con material de emergencia.

Después de una protesta organizada por el Estado en solidaridad con Palestina el 20 de octubre, donde cientos de manifestantes corearon contra Sisi, no se han permitido más protestas sobre Palestina. A pesar de que Sisi se presenta como mediador en la liberación de prisioneros palestinos para rehenes israelíes, se estima que su régimen mantiene a unos 60.000 prisioneros políticos en cárceles superpobladas. Egipto ocupa el puesto 136 de 142 países en el índice de estado de derecho del World Justice Project.

Los estrictos controles gubernamentales sobre los medios de comunicación (tanto públicos como privados) restringen la información y el escrutinio del historial de Sisi. Reporteros sin Fronteras sitúa a Egipto en el puesto 166 entre 180 países en materia de libertad de prensa.

La participación electoral en 2012, la primera elección presidencial después de la caída de Mubarak, fue del 52%. En 2018, cuando Sisi se enfrentó a un único “oponente” que en realidad era partidario suyo, la participación fue del 41%. Esta vez, la participación fue del 66,8%. Los votantes recibieron paquetes de alimentos en algunas zonas (a pesar de que Sisi dijo antes del día de las elecciones: “¡Si el precio del progreso y la prosperidad de la nación es pasar hambre y sed, entonces no comamos ni bebamos!”).

Amenazas futuras a la construcción de Sisi

“No votaré porque estoy harto de este país”, afirmó un taxista de 27 años. «Cuando celebren unas elecciones reales, saldré a votar». (Reuters 12.12.23) Sin embargo, es posible que la crisis de Gaza haya generado temor a que la inestabilidad se extienda a Egipto, impulsando el voto de Sisi.

También ha hecho que Estados Unidos, la UE y los Estados del Golfo teman más la inestabilidad en toda la región, fortaleciendo por ahora la influencia de Sisi sobre ellos.

La nueva capital construida en el desierto ha costado hasta ahora 58 mil millones de dólares. La deuda externa se disparó a casi 165.000 millones de dólares a finales de junio de 2023, frente a unos 46.000 millones de dólares cuando Sisi asumió oficialmente el poder en 2014. Los pagos de la deuda por 42.000 millones de dólares vencen en 2024.

La victoria electoral de Sisi no fortalecerá su posición para impulsar recortes en los subsidios a los alimentos y combustibles o una mayor privatización, como ha exigido el Fondo Monetario Internacional como condición para un nuevo préstamo. Los estados ricos del Golfo, que rescataron repetidamente la economía egipcia en los últimos años, ahora exigen la propiedad de empresas egipcias a cambio de más dinero. Muchos de ellos son propiedad del ejército egipcio, lo que proporciona buenos ingresos a los oficiales superiores retirados.

En diciembre de 2010, el partido de Hosni Mubarak obtuvo el 83% de los escaños en las elecciones parlamentarias. Apenas seis semanas después comenzaron las manifestaciones que pondrían fin a su gobierno de 31 años en 18 días.

Las enmiendas constitucionales de 2019 de Sisi le permitieron presentarse a un tercer mandato como presidente, por seis años en lugar de cuatro. Pero no podrá evitar que se desarrollen futuras luchas de masas contra la pobreza y la represión que han marcado sus años en el cargo.

No serán sus “oponentes” cuidadosamente elegidos en esta elección los que liderarán esa lucha. Para ganar el poder, los trabajadores y los jóvenes necesitarán construir su propio partido independiente y armarlo con un programa para el cambio socialista y una democracia obrera genuina, apelando a los trabajadores de toda la región a tomar el mismo camino.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.