Inicio Análisis y Perspectivas EE.UU.: Jóvenes negros y blancos se levantan contra el racismo

EE.UU.: Jóvenes negros y blancos se levantan contra el racismo

132
0
Compartir

Entrevista con un manifestante de BLM (Black Lives Matter – Las Vidas Negras Importan) del Grupo Socialista Independiente (EE.UU.)

Imagen: Black Lives Matter protesta en Minnesota tras el asesinato de George Floyd en mayo de 2020 (foto Fibonacci Blue/CC)

Emery Addams del Grupo Socialista Independiente (EE.UU.) habla sobre el significado de las protestas antirracistas masivas que sacuden a los EE.UU., esbozando el programa y la organización necesarios para acabar con el racismo.

Esta es la mayor movilización antirracista desde el movimiento por los derechos civiles en los años 60. Los medios capitalistas se han centrado en los disturbios y la violencia, a pesar de que la mayor parte de la acción son protestas pacíficas. ¿Cómo se ha desarrollado este levantamiento hasta ahora?

En esta etapa, la violencia proviene casi exclusivamente de la policía. A pesar de estos ataques, el movimiento ha obtenido increíbles victorias de la clase capitalista en un par de semanas que eran casi inimaginables hace un mes. No sólo todos los oficiales responsables del asesinato de George Floyd han sido acusados y despedidos, sino que el impulso está siendo apuntado a la policía como una institución.

Esto se puede ver a través de la presión para que las escuelas corten los lazos con la policía, los 100-150 millones de dólares que se han recortado del presupuesto del Departamento de Policía de Los Ángeles, y las llamadas de la mayoría del consejo de la ciudad de Minneapolis para ‘desmantelar’ toda su fuerza policial.

Está surgiendo un movimiento multirracial que trata el racismo y la brutalidad policial como cuestiones contra las que todos deben luchar. Los trabajadores y los jóvenes de EE.UU. finalmente están viendo lo que pueden ganar cuando actúan. La tarea del movimiento ahora es organizarse para obtener victorias aún mayores.

¿Los manifestantes sólo están enfadados por el racismo?

No, en absoluto! Este movimiento nació de las condiciones materiales de la clase obrera – la respuesta a la pandemia que favorece el beneficio capitalista por encima de las vidas de los trabajadores, la recesión y las realidades siempre presentes de la brutalidad policial.

Los manifestantes están enfadados por cómo el capitalismo controla y tan fácilmente termina con sus vidas. Están protestando por algo más que la eliminación de policías racistas y asesinos individuales. Los manifestantes están luchando por un cambio en el sistema tal como lo conocemos.

Como socialistas, sabemos que este cambio sólo se puede lograr reemplazando el brutal sistema capitalista por uno socialista democrático y equitativo.

Ha habido más ataques policiales desde el asesinato de George Floyd. Un hombre latino desarmado fue asesinado en California, y muchos manifestantes han sido golpeados, con gas lacrimógeno, disparados y embestidos con vehículos. ¿Cómo ha afectado esto al estado de ánimo?

Hasta el 7 de junio, al menos 12 personas han muerto debido a la violencia policial en las protestas, y un sinnúmero de otras han sufrido lesiones leves o graves y han sido arrestadas. Esto no ha frenado el movimiento. En todo caso, ha resaltado a los manifestantes la razón exacta por la que están luchando.

Esto también ha movilizado aún más a las enfermeras, que ya se están radicalizando debido a la pandemia. A medida que la violencia policial crece, las enfermeras están dejando sus largos turnos de lucha contra Covid-19 para proporcionar inmediatamente asistencia médica a los manifestantes heridos.

La realidad de la triple crisis de Covid-19, la recesión en curso y la brutalidad policial han creado un ambiente de solidaridad entre la clase obrera, lo que ha fortalecido el movimiento.

Mientras tanto, en algunas ciudades, la policía ha tomado un enfoque de no intervención, o incluso se ha unido a las protestas. ¿Qué representa esto?

Estos son esencialmente trucos de relaciones públicas empleados por algunos de los departamentos de policía más inteligentes. Les permite tanto intentar pacificar a los manifestantes, como empujar la narrativa de «buenos policías» contra «manifestantes violentos». En numerosos casos, la misma policía que se arrodilló o marchó con los manifestantes los atacó apenas horas después. Sin embargo, en su mayoría, los manifestantes no están dispuestos a aceptar esto ciegamente. Independientemente de las acciones de la policía, los manifestantes han continuado presionando por un cambio genuino y sistémico.

El dueño de un bar blanco disparó y mató a un manifestante negro en Nebraska. Algunos podrían ver este movimiento como un conflicto entre blancos y negros.

Es importante señalar que las protestas son generalizadas y muy multirraciales. También debemos reconocer la verdadera fuente del racismo tal como lo conocemos: el capitalismo. El racismo perpetuado deliberadamente en los medios de comunicación, la educación, la cultura pop, etc., moldea las actitudes de la gente, y luego refuerza las actitudes y las condiciones de desigualdad a través de las leyes. Esto hace que la violencia contra las personas de color sea fácil para explotar y controlar a la clase obrera en su conjunto.

Estas mismas divisiones se crean entre los diferentes géneros, orientaciones sexuales, etnias y nacionalidades, y permiten a los capitalistas enfrentar a los trabajadores entre sí en beneficio de la clase dominante. Cuando peleamos entre nosotros, no podemos unirnos y luchar contra nuestra explotación común por los capitalistas. La única manera de superar el racismo para siempre es luchar por el socialismo – con un movimiento organizado de toda la clase obrera.

Hay llamadas de algunos sectores para hacer ilegales ciertas tácticas policiales y cortar los fondos de la policía. ¿Podría esto detener la violencia policial?

Impedir que la policía utilice tácticas y armas increíblemente peligrosas es una reforma que apoyamos. Recortar la financiación de la policía, que es muy cara y está fuera de control en los EE.UU., también ayudaría a muchas comunidades a transferir los fondos necesarios a las escuelas, la vivienda, la atención sanitaria, etc., lo que haría mucho más para resolver el crimen y la desigualdad que la policía.

Pero ninguna reforma bajo el capitalismo tiene garantía de perdurar. Tan pronto como miremos hacia otro lado, los capitalistas harán retroceder las victorias que obtuvimos. La policía, como institución, funciona para proteger a los capitalistas, y (a menudo violentamente) reprime a la clase obrera. Ninguna reforma política dentro del sistema capitalista cambiará esto. Para detener realmente la violencia policial, necesitamos el control comunitario democrático de la seguridad pública por la clase obrera.

Algunas organizaciones también están exigiendo boicots a las empresas propiedad de conocidos racistas, favoreciendo a las empresas con propietarios negros o no racistas. ¿Esto resolvería la desigualdad?

En la década de 1960 Fred Hampton, vicepresidente del Partido Pantera Negra nacional, dijo con precisión: «No se combate el racismo con el racismo. Vamos a luchar contra el racismo con solidaridad….no se lucha contra el capitalismo con capitalismo negro; se lucha contra el capitalismo con el socialismo».

Si bien se apoyaría algunas personas a corto plazo comprando a empresas de propiedad de negros, esto no contribuiría a resolver los problemas de los trabajadores que no son propietarios de empresas, que son la mayoría de la sociedad. En su lugar, imagínese lo que nos ganaría una semana de paro económico completo de una huelga general! La acción organizada de los trabajadores que impacta en las ganancias de los capitalistas puede ganar un cambio sistémico para los trabajadores de todas las razas. Las opciones de compra individuales no tienen el mismo poder.

El movimiento Black Lives Matter se esfumó después de su pico de 2014-16. ¿Cómo pueden los jóvenes y los trabajadores organizarse para construir el movimiento antirracista esta vez?

Estamos viendo una intensa energía en las calles en este momento, pero que puede desaparecer rápidamente si el movimiento no se organiza en torno a demandas concretas. Estas demandas deben reunir a los trabajadores de todas las razas y etnias.

El movimiento también necesita organizarse con estructuras democráticas para la discusión, el debate y la coordinación. Podemos organizar comités de barrio – grupos elegidos que decidirían las tácticas y acciones futuras – crear un programa para dirigir el movimiento, y elegir delegados a los comités de la ciudad, del estado y de la nación para una discusión y coordinación a mayor escala. Del mismo modo, una parte clave para intensificar esta lucha y mantener el impulso es que la clase obrera en su conjunto, incluidos los sindicatos, se involucren. Necesitamos organizar nuestros lugares de trabajo a través de nuevas campañas sindicales, y utilizar nuestros sindicatos para defender a los miembros contra los incidentes racistas y negociar mejores condiciones para todos los trabajadores.

También necesitamos acciones en el lugar de trabajo, incluyendo lentitudes, bajas por enfermedad, paros y huelgas en solidaridad con el movimiento antirracista, exigiendo que se cumplan las demandas específicas antes de volver al trabajo. Esta presión económica obligaría a los capitalistas y a sus políticos a ceder a demandas como condenar a los policías, desfinanciar y desmilitarizar a la policía, y más.

Los socialistas luchan contra el racismo en todas sus formas, dondequiera que surja. Pero décadas de lucha no lo han terminado. ¿Qué se necesita para terminar el trabajo?

Muchos movimientos han sido cooptados y desmovilizados. Los políticos capitalistas, especialmente los demócratas, prometerán reformas, empujarán el impulso del movimiento al ciclo electoral más cercano, y luego abandonarán esas demandas en el momento en que estén en el cargo.

Debemos negarnos a aceptar concesiones a nivel de superficie, y organizar un movimiento multirracial de la clase obrera fuera de los partidos políticos capitalistas para luchar contra el racismo y todas las demás formas de opresión.

Este movimiento debe trabajar para construir un nuevo partido obrero que tenga estructuras democráticas y un programa socialista. Los capitalistas están empezando a ver el poder de la clase obrera. Este no es el momento de bajar el ritmo, únete a nosotros y continúa la lucha contra el racismo y por el socialismo.

En los EE.UU. contacte al ISG: independentsocialistgroup.org

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.