Inicio Análisis y Perspectivas Derrota de Macron en las elecciones legislativas: Un estímulo para las victorias...

Derrota de Macron en las elecciones legislativas: Un estímulo para las victorias contra el capitalismo

238
0

Gauche Révolutionnaire, CIT en Francia.

Los resultados de las elecciones legislativas han sido un duro golpe para Macron. Su alianza electoral, bautizada como «Ensemble» [Juntos] en un pánico final antes del naufragio, sólo obtuvo 245 diputados, frente a los 360 de 2017. Esto está muy lejos de la mayoría de 289 que Macron necesita para impulsar de forma fiable sus medidas, como ha hecho durante los últimos cinco años.

Se trata, por tanto, de un auténtico revés que confirma que Macron tiene una posición políticamente minoritaria en el país. Como decíamos justo después de la primera vuelta, este nuevo golpe para el «presidente de los ricos» será un estímulo para las luchas obreras.

 

Emmanuel Macron

Las reivindicaciones que se han hecho con millones de votos en las elecciones presidenciales y legislativas deben ser impulsadas con estridencia por los nuevos diputados de la izquierda militante que han sido elegidos. Y esto alimentará las luchas de los trabajadores en las próximas semanas: por la subida de los salarios y por un salario mínimo de 1.500 euros, por la defensa de los servicios públicos, por las pensiones a los 60 años… Organicémonos para preparar las luchas obreras y para luchar contra el capitalismo.

La derrota es incluso profunda para el partido de Macron, La Rem [La République en Marche], que sólo cuenta con 160 diputados, por debajo de los 308 elegidos en 2017 (aunque muchos ya habían abandonado el barco). Macron, en su discurso televisado del miércoles 22 de junio, afirma haber «escuchado el mensaje» y busca aliados con los que formar gobierno o apoyar sus proyectos de ley «caso por caso». Después de haber hecho oídos sordos a las reivindicaciones de los últimos años, ya sea durante el movimiento de los Chalecos Amarillos, las huelgas de las pensiones, las huelgas en los servicios públicos, las luchas de los jóvenes contra la selección a través de Parcoursup [el sistema de solicitud de plaza en la universidad] y el bac Blanquer [cambios en los exámenes de bachillerato por parte de Jean-Michel Blanquer], siendo Blanquer un ex ministro de Educación que fue eliminado en la primera vuelta de las elecciones al recibir sólo el 18,8% de los votos. Macron ahora está ciego a los resultados electorales.

Todo lo que puede esperar es el apoyo de la derecha tradicional, Los Republicanos [LR], o de la Agrupación Nacional [RN] de Le Pen, o incluso de algunos de los candidatos del Partido Socialista [PS] que se presentaron contra la coalición de izquierda NUPES [Nueva Unión Popular Ecológica y Social]. Sin embargo, los republicanos continúan su declive, ahora con 61 diputados frente a los 112 de 2017 (194 en 2012 y 313 en 2007). La derecha ha sufrido un nuevo retroceso, ya que sus políticas son las mismas que las de Macron, y LR solo conserva escaños en los barrios y localidades, a menudo muy ricos, donde tiene cargos locales.

¿Y cómo se hará esto? LR quiere aumentar la edad de jubilación a los 67 años (lógico, los burgueses no trabajan en las fábricas) mientras que Macron quiere aumentarla a los 65 años. Buscando un acuerdo con LR, que por tanto será necesariamente aún más agresivo contra los trabajadores, se corre el riesgo de aumentar el descontento y la oposición a las medidas de Macron.

En cuanto a RN, su resultado es sorprendente porque, aunque tenía más de 200 clasificados para la segunda vuelta, suele perder muchos de sus duelos contra los candidatos de La Rem e incluso contra la izquierda. Pero ahí también, el potente enfado y la hostilidad hacia Macron fue el factor más fuerte. Pocos querían votar a un candidato macronista contra un candidato de la RN y, por otro lado, en caso de duelo entre un candidato de la izquierda NUPES y la RN, más del 30% de los electores de la derecha votaron por la RN, y el 60% se abstuvo, según Ipsos.

En muchas regiones, a menudo muy empobrecidas por años de políticas destructivas contra los servicios públicos y la industria, la RN ha tenido más éxito de lo habitual a la hora de movilizar a su electorado, como en Pas-de-Calais, Grand Est, Pirineos Orientales o el Sureste. También porque ha utilizado un eslogan sencillo, presentándose como «la única oposición a Macron», aunque obviamente la RN no lo es.

De hecho, al día siguiente de las elecciones, Le Pen dijo que los diputados de RN serían una «oposición constructiva» a la política de Macron. Eso está muy lejos de «defender al pueblo» y de defender los derechos de los trabajadores o los servicios públicos. Además, RN está en contra de las subidas salariales, de las pensiones a los 60 años e incluso de la restauración del impuesto a las grandes fortunas (también hay que decir que la familia Le Pen es multimillonaria).

Entonces, ¿cómo llevará a cabo RN su «oposición constructiva»? Sus 89 diputados distan mucho de ser un grupo homogéneo, ya que RN tiene muy pocos cuadros políticos y es un partido que coquetea con el electorado de base mientras está dirigido por políticos bastante ricos que en realidad sólo buscan hacer carrera. De hecho, en muchos temas, el RN es tan defensor de los capitalistas como Macron…

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Artículo anteriorProcesamiento de concentrados de cobre «cero emisiones y cero residuos»
Artículo siguienteProcesos Hidrometalúrgicos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.