Inicio Política Derecha comenzó Operación ‘Todo Vale’

Derecha comenzó Operación ‘Todo Vale’

229
0

Arturo Alejandro Muñoz

¿Usted cree, amable lector, que la aprobación  o rechazo del nuevo texto constitucional en el plebiscito del domingo 4 de septiembre es un asunto de enorme y definitiva relevancia para la derecha y  los poderes fácticos? ¿Y usted cree también que el megaempresariado nacional y transnacional podría sudar frío ante la posibilidad de una derrota de la alternativa “Rechazo”?

Tal vez tenga usted la razón, pero la historia reciente, el contexto y los datos duros ofrecen una respuesta distinta.

El ya histórico ‘estallido social’ del 2019 pudo y debió ser la bisagra que abriese una enorme ventana hacia un nuevo Chile, pero careció de unidad orgánica y de liderazgo, siendo el espontaneismo su base principal (y tal vez única). Aquello de “el pueblo unido avanza sin partido” fue una verdad irrebatible, pero también constituyó la mayor debilidad del movimiento octubrista que prontamente se convirtió en un cuerpo sin huesos fácilmente manejable para alegría de  los sectores dueños de la férula y de las instituciones.

Lo ocurrido la ‘noche triste’ del 11 de noviembre de ese mismo año fue la confirmación de lo anterior. De ahí en más, el establishment inició su exitosa reconquista, coronada con los engañosos resultados de los comicios parlamentarios siguientes, en los que “el pueblo unido sin partido” entregó en bandeja a la derecha (y a los acólitos de ella) las principales riendas de la conducción política de la nación.

Hoy, la aprobación o rechazo del nuevo texto constitucional podría no significar gran cosa, ya que ese Parlamento electo el 2020, tal como quedó compuesto, impide realizar cambios profundos a cualquier texto constitucional, e incluso defender uno a voz partida y con visos concretos de lograrlo. Amarillos, Derechistas, Republicanos y varios apóstatas excentroizquierdistas y exsocialcristianos, unidos como hermanos en amor al oro y al aceite fenicio, administran la llave de los números -y de los porcentajes- para hacerle a la Constitución los cambios, recortes y agregados que les interese y les convenga.   

Las “anti-Apruebo” cuentan a su favor en el Parlamento con 28 senadores (de un total de 50) y con 78 diputados (de un total de 155). Para los defensores del Apruebo, poco halagüeño el panorama, sin duda.

Pero, como bien menciona el viejo aforismo romano, “la mujer del césar no sólo debe ser honesta, sino también parecerlo”. Y qué poco puede importarle a la derecha y sus acólitos a estas alturas aquello de la ‘honestidad”, ya que optaron por hacer carne el refrán “el fin justifica los medios”, pero, para que no sea tan evidente su accionar, la suciedad de sus acciones tratan de disfrazarlas de populares, de democráticas…y para ello sacan las castañas del fuego con las manos de ciertos grupos que prestan su colaboración en detrimento incluso de sus propios intereses de clase. Además, con invitación no escrita ni oficial al lumpen, por supuesto.

Nada nuevo bajo el sol, en realidad. Son los consabidos trucos y  ataques que la Derecha viene ejecutando desde hace más de medio siglo cuando sus intereses están en riesgo. Y pese  a conocerlos de antemano, la izquierda poco y nada hace para combatirlos y derribarlos.

Las comparaciones son odiosas, aunque a veces sean necesarias, como en esta ocasión en la que pretendemos demostrar que el plan derechista no ha tenido  grandes variaciones desde 1969-70 a la fecha. Pueden haber cambiado las moscas, pero la bosta es la misma. Y la bosta se llama “miedo”…es la siembra del terror que tanto agrada esparcir a los dueños de la llamada “prensa canalla”, la cual en Chile alcanza al 98% del total de los medios de información escrita y audiovisual, y que está en manos de la derecha más extremadamente beata, conservadora y clasista de América del Sur.

¿Qué propagaba falazmente la Derecha y sus medios de prensa en la campaña presidencial de 1970? Entre muchas otras aseveraciones, estas eran las recurrentes:

* Chile se llenaría de revolucionarios y guerrilleros cubanos desplazando a las fuerzas armadas nacionales

* Muchos niños(as) y recién nacidos serían enviados a la URSS (¿para qué, con qué motivo?, nunca se explicó ello… sólo se aseguraba como advertencia terrorífica). Los hijos serían propiedad del Estado.

*  A la gente de clase media y clase alta (sic) se les quitaría el uso, abuso y goce de sus propiedades habitacionales ya que en esos domicilios deberían recibir a familias desposeídas.

* Las religiones serían perseguidas y prohibidas, como prohibidos serían también los establecimientos educacionales confesionales. Toda la Educación estaría administrada por el Estado y no habría colegios particulares.

* No habría Congreso Nacional; sería reemplazado por un Tribunal Popular Revolucionario que incluso designaría a jueces y ministros de cortes.

Hoy, año 2022, medio siglo después de lo esparcido en 1970, la Derecha retoma la siembra del terror con aseveraciones similares a las mencionadas recién. Ella sabe que pontifica falacias, es consciente que muchísima gente sabe que es mentira todo lo vociferado…pero insiste en hacerlo porque siempre hay algún grupo de ingenuos y desavisados que le cree, y que votan como ella quiere que lo hagan.

Es, en definitiva, la puesta en acción de la Operación ‘Todo Vale’, mediante la cual,  una vez más, la Derecha y sus medios canallas de información, quiere estructurar y consolidar un sistema en el que solamente sus intereses tengan cabida y satisfacción.

El plebiscito de septiembre próximo no es la punta de rieles para la Derecha; ni siquiera es, realmente, un episodio trascendente, pues le asiste la certeza que en el recién elegido Parlamento tiene la sartén por el mango. Pero al igual  que la mujer del César, la Derecha quiere que el respetable electorado crea que ella está luchando por causas nobles, mismas que por cierto obedecen exclusivamente al resguardo de sus privilegios e intereses.

Obviamente, la ‘prensa canalla’ lo sabe, pero lo esconde, lo disfraza y coadyuva en beneficio del totalitarismo socioeconómico de los dueños de la férula.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículo anteriorTom Perrotta, literatura
Artículo siguiente“Este es el país que queremos” (la Derecha y sus acólitos)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.