Inicio nacional Debate Presidencial: Lo que hay y lo que falta

Debate Presidencial: Lo que hay y lo que falta

89
0
Compartir

Pedro Gassols Padilla  

EL CLARIN DE CHILE 23 Septiembre, 2021  

No hubo grandes novedades en el primer debate televisado presidencial, transmitido este miércoles 22 de septiembre a través de CNN y CHV. Sí, en ciertos detalles, como un formato diferente de preguntas estandarizadas y  una menor intervención de los periodistas. En cuanto a contenidos, el debate es un espacio para ordenar las tendencias políticas y temáticas de cada uno de los candidatos y candidata. Que José Antonio Kast haya defendido en varias ocasiones los “derechos humanos” de los carabineros o a las “víctimas” del estallido social no es novedad pero sí una necesidad escuchar  con claridad estas declaraciones, como tampoco que Sebastián Sichel defienda a brazo partido el sistema de AFP, pero sí, sin duda, es una sorpresa que la candidata democratacristiana Yasna Provoste no dude en afirmar que apoyará un proyecto de aborto libre en un eventual futuro gobierno.

No se puede evitar observar el debate bajo la medida de las encuestas. Lo que diga el profesor Eduardo Artés Brichetti, de Unión Patriótica, es sin duda interesante, como la necesaria refundación del país, no solo para la televisión abierta, pero todas sus declaraciones se diluyen tras el escaso uno o dos por ciento que les dan los sondeos de opinión. No hay que olvidar el magro 0,5 por ciento que el profesor logró en las presidenciales del 2017.

Gabriel Boric, líder en las encuestas, es posible que se haya mantenido dentro de las expectativas. Dijo lo que tenía o podía decir en este espacio acotado, y mantuvo afirmaciones anteriores, como refundación de Carabineros, que compartió abiertamente con Artés, desmantelamiento del sistema de AFP, aborto libre y gratuito

Kast es una caricatura de la ultraderecha. Es una caricatura discursiva. Entró al panel a patadas y combos contra Boric, y elogió a Carabineros en cada uno de sus intervenciones. No se le fue una, incluso negando enfáticamente que hayan violado los derechos humanos durante el gobierno actual. Por el contrario, reiteró no pocas veces, ellos fueron las víctimas junto a los locatarios. Este discurso autoritario más neoliberalismo a todo evento resume su acotada narrativa.

A Kast no le fue bien con Boric. Por supuesto lo encaró por la camiseta con Jaime Guzmán y, cómo no, por su visita a Ricardo Palma Salamanca a París. el candidato de Apruebo Dignidad le respondió por el chiste de la camiseta pero no lo tomó en cuenta por el viaje a Francia. Tampoco por su insistencia para relacionar los retiros de fondos de pensiones con la inflación.

Esta mañana los analistas intentan buscar una o un ganador en las encuestas. Hacer este ejercicio es sin duda necesario para la prensa hegemónica en cuanto sus opiniones se amplifican en las redes sociales y llegan como afirmación al electorado, en especial al casi 50 por ciento de indecisos. Es por ello que no han dudado en calificar como perdedora a Yasna Provoste, en cuanto no habría empleado a su favor su condición de mujer para disputar el espacio de Sichel. Una sesgada opinión que solo sirve para blindar al candidato de la derecha y la oligarquía. Porque cualquiera que haya visto el debate tuvo y tiene una opinión contraria. Si alguien supo enfrentarse a los adversarios, si alguien subió la temperatura de la discusión fue sin duda Yasna Provoste, como cuando paró en seco y sin miramientos a Kast, a quien trató de mentiroso.

Sichel es apenas un clon de Piñera. Se presenta como “liberal” e “independiente” con un discurso que nos recuerda demasiado a un Joaquín Lavín declamando su lugar más allá del bien y del mal. Contra la violencia “venga donde venga”, “a favor de la vida” y del mercado. Cuesta ver como tras el estallido social y la pandemia se levante como tema la macroeconomía y los beneficios de las políticas neoliberales. Un tecnócrata más aspira a la conducción de Chile. Sichel es una mala copia del Piñera debilitado.

Tal como la dictadura, el estallido social no es tema para la derecha y ultraderecha. El 18 de octubre es solo un levantamiento del lumpen y delincuentes que el gobierno tuvo bien en reprimir. Bajo esta visión obtusa de la realidad política sus electores sólo pueden estar entre la reacción, los partidarios de siempre y la confusión.

Por el momento, es lo que hay. Anoche faltó el gran polemista y nuevamente candidato Marco Enríquez Ominami, que estaba en cuarentena tras un viaje a México, y Franco Parisi, en Estados Unidos. Pero quien también faltó fue Daniel Jadue.

Por Pedro Gassols Padilla

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.