Inicio Internacional Cuba de nuevo frente a los gestores del caos

Cuba de nuevo frente a los gestores del caos

73
0

Por Raúl Antonio Capote

Red Defensa de la Humanidad, Cuba

¿Estamos viviendo el prólogo de un intento de golpe blando?


Cuba es sometida desde el exterior a una intensa terapia de choque. La sistemática campaña de los medios, la labor de influencia permanente, la compulsión a cometer actos violentos contra personas e instituciones del Gobierno, todo forma parte de un bien elaborado plan.

Influencers cibermercenarios, verdaderos francotiradores, se encargan de hacer el trabajo sucio, articulados con la red de medios contrarrevolucionarios creados, organizados y pagados por Washington, y cumplen la tarea de convocar al odio y fabricar percepciones negativas sobre temas álgidos de la sociedad cubana, sus carencias y conflictos.

Mediante la construcción de rumores basados en mentiras o medias verdades, amparados en la narrativa de la indignación popular, pretenden condenar a una muerte cívica a las víctimas de sus ataques.

No es casualidad que, en los manuales de instrucción de los servicios especiales yanquis, la guerra sicológica se defina en los siguientes términos: «Coordinación y uso de todos los medios, incluidos los físicos y los síquicos, que sirvan para destruir la voluntad de vencer del enemigo, minar su capacidad política y económica…».

Cuba vive un escenario complejo, la guerra económica provoca escasez, los hábitos de consumo son afectados más allá de todo límite. Por otro lado, el ataque mediático constante genera sentimientos de inseguridad, pavor y ansiedad.

Los mercenarios del caos utilizan el humor criollo, al que convierten en una mala pantomima, un remedo del choteo cubano que cala en algunos sectores con eficacia, como herramienta del ataque a la reputación, no solo de cuadros o dirigentes, sino de todo aquel que defiende la Revolución.

Desde las granjas de bots se lanzan miles de noticias falsas, con el objetivo de provocar un efecto de avalancha, una cascada de repeticiones que «legitima» a la fuente original, escudados en la eficacia práctica del rumor.

Si analizamos el comportamiento de los sitios digitales, sobre todo de las redes sociales, veremos que en los últimos días se multiplicaron las «noticias» relacionadas con hechos violentos, supuestos «actos masivos de corrupción», «protestas populares», etc.

No es casual la circulación y prevalencia, en el ecosistema digital en el que trabajamos, estudiamos, nos informamos y nos distraemos, de informaciones mendaces fabricadas en los laboratorios de los servicios especiales estadounidenses, de historias construidas para generar confusión y malestar.

Son rumores sobre disposiciones obtenidas de «fuentes fidedignas», «filtradas» del nivel central; todo elaborado para engendrar el demonio de la desconfianza, el descontento, la inconformidad.

Existe un interés marcado en distorsionar la percepción de los diferentes eventos cotidianos, para que el público no pueda juzgar ni evaluar objetivamente los acontecimientos diarios. Las etiquetas que mueven en las redes desnudan su propósito con toda claridad,

¿Estamos viviendo el prólogo de un intento de golpe blando?

Es posible. No obstante, las probadas armas de subversión, de guerra sicológica del enemigo, chocan y chocarán con la sabiduría y la confianza de los cubanos en la Revolución

Fuente: Granma

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.