Inicio arte y cultura Cosas bellas, pecaminosas y sabrosas del pasado reciente

Cosas bellas, pecaminosas y sabrosas del pasado reciente

494
0

¿Hablemos del pasado? ¿Le molesta? ¿Le disgusta? Lo que ayer fuimos define lo que hoy somos. Usted, que es “hoy”, resulta ser –quiéralo o no- hijo de lo que fuimos ayer. Yo le cuento…

Arturo Alejandro Muñoz

¿Existirán aún algunas de ellas? Mis casi 80 años de existencia me otorgan, creo yo, ciertos derechos, como por ejemplo recordar algunas cosas, sabores y lugares que en mi pasado eran deliciosas, famosas, o sabrosas, o entretenidísimas, o pecaminosas…aunque soy consciente que referirse a ellas podría provocar molestia en algunos espíritus que están recubiertos por epidermis sensibles y delicadas. Es un riesgo que me atrevo a experimentar.

Podemos convertir esto en una especie de juego inofensivo, ya que ante cada asunto que yo mencione (y que en el pasado era conocido/importante/apetecido), usted amable lector puede escribir el que en esa misma línea hoy prefiere y considera de mejor calidad, si es que tal artículo o lugar o servicio aún existen en el mercado. ¿Le parece bien? OK, vamos a ello entonces. Ergo, viajemos de regreso a las décadas de 1960 y 1970 y veamos el listado pertinente.

* ¿Teatros? Ah, belleza pura. El “Cariola”, el del ‘Ictus”, el “Aleph”, el “Antonio Varas”, el de Lucho Córdoba,  el de Américo Vargas, el de la UC en Plaza Ñuñoa, …y obviamente el magnífico Teatro Municipal.

* ¿Mis cines favoritos en esas décadas? Huérfanos, Central, Astor, Cervantes, Windsor, Rex, Lido, Santiago, Ducal, Santa Lucía… y en mi barrio, el Baquedano y el Regina.

* Los mejores lomitos en Santiago se comían en la Fuente Alemana (Alameda, Plaza Italia), en el Mûnich (Vicuña Mackenna esquina Santa Isabel), en El Suiza (Avda Irarrázaval) y en el “Rey del Lomito en Pan Amasado” (José Miguel Infante).

* Inolvidables en esos años eran los “completos” del Dominó (calle Agustinas), del Bahamondes (Portal Fernández Concha) y de Sandwich al Paso (en Estado y Alameda).

* Las pizzas populares, baratas y deliciosas se servían en el “Ravera” (Portal Fernández Concha, Plaza de Armas)…había filas de clientes. En un local más elegante y con gran calidad, estaban “Dadino” (en Tenderini y Alameda), y  “La Pizza Nostra”, en el barrio alto en Providencia.

* Las maravillosas empanadas fritas de “El Ràpido” (calle Bandera), “”¿Cuántas, pino, queso, cuántas?”, preguntaban los mozos, y llegaban a nuestras manos en menos de dos minutos.

* Las parrilladas con mayor clientela y más populares en Santiago: “La Cholita”, “Los buenos muchachos”  y “Parrillada Argentina” (El “Bavaria” y “Los Buenos Aires de Paine”, estaban en Paine, no en Santiago).

* Para comer, beber y bailar hasta el amanecer: “Boite La Sirena” (Avda. Irarrázaval), “El Rosedal” (Gran Avenida), “Boite Lucifer” (San Diego esquina Avda.  Matta), “El Tronío” (Avda. Irarrázaval),  y “La Quinta de Quilicura” (en Quilicura obviamente).

* Para bailar y beber, pero bailar “pinchando”, y muy juvenil: “Las Brujas” (La Reina), y más popular y sumamente “íntimo”, “Las catacumbas 2000”…. Extremadamente íntimo, “La víbora azul”, (calle Miraflores)… y absolutamente popular, “Las Cachás Grandes” (Avda. Diez de Julio), y el “O’Higgins”, en algún lugar de Ñuñoa.

* Sólo para comer…comer bien…hmmm…muchos locales. Recuerdo a “Delicias de Quirihue”,  “El chancho con chaleco”, “Los buenos muchachos”, “El Parrón”, el ‘Centro Vasco’.

* ¿Usted quería asistir a un espectáculo para adultos y pasarla ‘chancho’? Entonces, debía elegir entre “Bim-Bam-Bum” (calle Huérfanos) , Picaresque” (calle Patronato), y  “Burlesque”, en San Ignacio ‘pasadito’  Avda. Matta al norte.  

* ¿Prostíbulos? ¿Los mejores? (y no se las dé de puritano, no le queda ni le viene). Indudablemente  “La tía Carlina”, en calle Vivaceta; le collereaban “El chico Lucho” en San Camilo y varios lupanares menores en Emiliano Figueroa, además de uno muy caro y elegante, con guardias a la entrada que impedían el ingreso a flaites, ebrios y cabrería sin guita (nunca lo conocí, yo era estudiante universitario en esos años), ubicado en Macul casi al llegar a Grecia (frente al antiguo Instituto Pedagógico de la Universidad de  Chile).

De todo lo mencionado en esta nota, ¿qué permanece aún vivo hoy día, amén de quien escribe estas líneas? Ustedes, amables lectores, tienen la palabra.

 

 

 

Artículo anteriorAlgunos entresijos de una guerra «total» (o de la guerra sin fin)
Artículo siguienteHABLEMOS DE POLITICA ¿Sabe usted cómo y qué fue “el Naranjazo”?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.