A días de que el holding Maersk Container Industry (MCI’s) anunciara el cierre de su planta de contenedores refrigerados en San Antonio, dejando a 1.2oo personas sin trabajo, este lunes la constructora CIAL de La Araucanía se declaró en quiebra, provocando que más de mil trabajadores perdieran sus empleos.

El mismo propietario de la constructora, Alejandro Becker, fue quien confirmó la noticia durante esta mañana, adelantado que no tiene cómo pagarle ni a sus trabajadores, contratistas ni tampoco a los proveedores, ya que el MOP no le ha pagado por sus servicios, obras que según consigna Radio Bío Bío serían 16.

Sin embargo, el seremi de Obras Públicas, Henry Leal, junto con señalar que la empresa cuenta solo con 5 contratos con el gobierno, también desmintió la deuda que alega Becker, aseguró que las 220 personas que se emplean en dichas obras, serán remuneradas por el Ejecutivo.

De esta manera, el desglose de los afectados se divide en 800 trabajadores directos y 400 indirectos. Y entre las obras que no verán la luz destacan los trabajos en la ruta que colapsó por las lluvias del último sistema frontal, Tranapuente con Tirúa, la que colapsó por las lluvias producto del sistema frontal.

En menos de una semana, ya van 2.400 despidos producto del quiebre y cierre de dos empresas.