Inicio Derechos Humanos Carta de la Red de Colaboradores en Apoyo a las Víctimas de...

Carta de la Red de Colaboradores en Apoyo a las Víctimas de Trauma Ocular y sus Familias

222
0
Compartir

El 18 de octubre del año 2019 se levantó la masa popular a través de lo que
reconocemos como estallido o revuelta social. A partir de este hecho, las autoridades de nuestro país agudizaron las estrategias de control político y social, mediante el uso desproporcionado de la fuerza y la represión por parte de agentes del Estado, lo cual ha provocado, como una de las más horrendas consecuencias a nivel mundial, que alrededor de 500 personas presenten trauma ocular, uni o bilateral, como víctimas de violaciones a
los derechos humanos, además de otros centenares de víctimas sobrevivientes con heridas, marcas y mutilaciones en otras partes del cuerpo, quemaduras por exposición a gases, lesiones por el carro lanza aguas, heridas de balines y perdigones (algunos de los cuales son
inoperables), más de 30 personas asesinadas, así como también, las, aproximadas, 2.500 personas en prisión política, con procesos judiciales enlentecidos, testigos encubiertos, agentes infiltrados destinados a inculpar a manifestantes, detenciones arbitrarias y fuera de norma, incluso habiendo detenido a menores de edad, dejando de lado el respeto
irrestricto a la niñez que establecen las normativas internacionales ratificadas por Chile.

El día 06 de noviembre de 2019, nos conformamos como Red de Colaboradores en Apoyo a Víctimas de Trauma Ocular y sus familias (1); desde esa fecha, hemos apoyado, según nuestras posibilidades, a las víctimas y a su círculo cercano, buscando y propiciando espacios para que se abran medidas tendientes al desarrollo de políticas públicas que
busquen, promuevan y logren la verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición.

En este año y 5 meses a partir del estallido social, la cifra de trauma ocular ha ido en aumento. La crisis política, social, sanitaria y económica del país, y el control social que ejerce este gobierno a través de la represión, solo ha destapado y agudizado la pobreza encubierta de la mayoría de la población, junto con la generación de leyes que criminalizan la protesta, y juicios que no relacionan la responsabilidad directa ni indirecta de las consecuencias de la violencia de agentes del Estado.
Lo anteriormente planteado podría significar un repaso en la historia, así como hoy se recuerdan las peores experiencias de dictadura; mas la represión no acaba, sino que se refuerza, lo cual hace suponer que estas 500 víctimas de trauma ocular pudieran ir en aumento, así como, también, las otras lesiones provocadas por armamentos, golpizas, carros, y, por supuesto, la prisión política.

Debido a lo anterior, como Red nos hemos dedicado a denunciar y visibilizar las prácticas represivas de este gobierno con diferentes organizaciones, representantes y autoridades, evidenciando la situación de abandono en que viven las personas directamente violentadas en sus derechos, como son las víctimas de trauma ocular. Del mismo modo, hemos propiciado y apoyado el desarrollo de coordinaciones que permitan,
de alguna manera, subsanar dicho abandono, así como la situación de precarización económica y de atención de salud oportuna y pertinente, en todos los ámbitos de la existencia humana, abriendo paso a reconstruir el tejido social que nos fue mutilado en dictadura y enterrado a través de la consecuente implantación del sistema neoliberal, que inundó a la sociedad en un individualismo basado en la valoración de lo estético, lo material
y lo inmediato, llenando las almas de sensaciones asociadas a la insatisfacción, frustración y miedo que, tarde o temprano, nos llevarían al despertar.

Como organización valoramos y validamos la protesta, pues éste y los gobiernos anteriores, han hecho oído sordo a las demandas históricas del pueblo, privatizando todo lo que han podido (y lo que les queda), destruyendo los ecosistemas, quitándole voz y honorabilidad a la organización popular, y llenando de “aspiracionalidad” el presente y
futuro de las personas, aspiraciones que jamás logran ser satisfechas, pues este sistema está diseñado para que solo los que tienen patrimonio material y monetario lo sigan teniendo y aumentando.
Observamos que en Chile existe una naturalización tal de la violencia que hace que las distintas comunidades se “acostumbren” a vivir bajo la represión, bajo un Estado ausente, bajo la corrupción de las policías y grupos políticos, bajo la falta de justicia y, mayor aún, la impunidad, bajo el discurso “hermoso” pero la actuación criminal. Existe un evidente desconocimiento sobre derechos humanos y, en particular, lo que implica
violación a los derechos humanos y delitos de lesa humanidad.

El Estado de Chile y sus administraciones han vulnerado históricamente los derechos de su pueblo. Esta situación es reconocida a nivel internacional, atendiendo a la crónica desigualdad social y económica, al sobretrabajo, a la calidad de la educación y salud pública, a la ausencia de la vivienda digna, a los impuestos excesivos, a la triste vejez, entre tantos otros. La vulneración de derechos humanos en nuestro país siempre ha existido, mas, a partir del estallido social, este Estado, simplemente, agudizó sus prácticas represivas, atentando directamente contra la integridad de las personas.

Creemos que es momento de romper con este silencio cómplice, de abrir realmente los ojos y observar la cruda realidad, la cual se ve enormemente aumentada para quienes han vivido la represión directamente en sus cuerpos.

Chile viola sistemáticamente los derechos humanos desde el estallido social en adelante, hasta ahora, hasta mañana, tal como lo hizo en dictadura, tal como lo ha hecho contra el pueblo mapuche, hasta que seamos la sociedad en su mayoría quienes exijamos a lxs gobernantes detener la violencia y comprometerse a legislar para que, efectivamente, llegue ese “nunca más”.
Ante esta situación, es que convocamos a toda organización nacional e
internacional, a las agrupaciones comunitarias, a las juntas de vecinxs, a los sindicatos, a los colegios, a los gremios, a las universidades, a las instituciones públicas y privadas, para que exijamos a este gobierno, a la administración pública en general, al poder judicial y a lxs parlamentarios que se ponga fin a la violencia y exista real compromiso de reparar el daño
causado, tanto a las víctimas, sobrevivientes y no sobrevivientes, como también, a sus familias y a la sociedad chilena en general, pues vivir en un estado de violencia afecta a todas las personas, no solo a quienes han vivenciado en cuerpo y alma el dolor del cobarde ataque de agentes estatales.

Necesitamos visibilizar la violación a los derechos humanos que existe hoy en Chile.
Necesitamos exigir, en todos los espacios, que se termine con la violencia de Estado.
Necesitamos que se respete y valore a la humanidad.

NECESITAMOS TU VOZ:
FIN A LA VIOLENCIA DE ESTADO
FIN A LA VIOLACIÓN A LOS DERECHOS HUMANOS EN CHILE
VERDAD, JUSTICIA, REPARACIÓN Y GARANTÍAS DE NO REPETICIÓN

Nos ponemos a disposición para acompañar procesos reflexivos grupales, conocer antecedentes y compartir experiencias.
Les proponemos apoyar y accionar firmando esta carta pública y haciéndola propia, la difundiremos por todos los medios y espacios posibles. Así también, proponemos realizar una declaración o pronunciamiento público, desde su organización, donde se exija a este
gobierno, y a toda la institucionalidad, que se ponga fin a la violación a los derechos humanos, estableciendo, con la mayor urgencia, todos los mecanismos necesarios para la búsqueda de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición. Del mismo modo, nos parece fundamental indicar que cualquier marco legal y política pública en adelante deben
construirse, desde su génesis, con la sociedad civil, con las organizaciones y, por supuesto, en este caso, con las víctimas sobrevivientes de la violencia de Estado y/o sus familias, sobre todo de quienes no sobrevivieron, exigiendo participación real, activa y vinculante, no consultiva.

Agradecidxs de su atención y esperando que esta carta pueda movilizar nuestras fuerzas, les saluda fraternalmente,

Red de Colaboradores en Apoyo a las Víctimas de Trauma Ocular y sus Familias

_________________________________________-

(1) La Red de Colaboradores en Apoyo a Víctimas de Trauma Ocular y sus familias – Red Colaboradores – nace el 06 de noviembre de 2019 cuando se contaban 127 víctimas de trauma ocular producto de la brutal represión ejercida por agentes del Estado desde el 18 de octubre del mismo año. Esta Red surge como herramienta de lucha y resistencia, con la finalidad de acompañar a las víctimas en su proceso de reparación y búsqueda de justicia. La Red es una organización horizontal, sin fines de lucro, apartidaria, defensora de los derechos humanos y promotora de procesos terapéuticos integrales que propicien la resignificación del trauma sufrido
por crímenes de lesa humanidad.

Contáctanos en redcolaboradoresvto@gmail.com / @redcolaboradores

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.