Inicio internacional Brisas separatistas en Argentina

Brisas separatistas en Argentina

519
0
Compartir

En la provincia de Mendoza, fronteriza con Chile,  han surgido voces proponiendo  una especie de independencia 

Arturo Alejandro Muñoz 

A finales de la década de 1980, no bien cayeron derribados los muros ideológicos en Europa, muchos territorios que habían sido anexados a la ex Unión Soviética  luego de la Segunda Guerra Mundial comenzaron a luchar por su emancipación física y administrativa, reordenando el mapa del viejo continente para dejarlo tal como hoy lo conocemos.

Otros pueblos no han logrado aún satisfacer sus sueños separatistas, como es el caso de Cataluña y Vascongadas en España, o los de Escocia e Irlanda del Norte en Gran Bretaña.

En América también ha habido situaciones parecidas. Texas es un caso emblemático; se separó de México en el siglo diecinueve y se integró a los Estados Unidos. Al sur de nuestro continente, Rapa-Nui sigue siendo un asunto por resolver. 

Todo lo anterior es historia conocida, pero ahora un nuevo “suspiro separatista” ha surgido. Esta vez en Argentina, país que no ha sabido (o no ha querido) superar las convulsiones económicas desglosadas de un permanente divisionismo político que se ha acentuado en las últimas cuatro o cinco administraciones. Es la provincia de Mendoza quien muestra ahora ciertos atisbos separatistas.

Es necesario puntualizar que la última reforma constitucional en Argentina establecía el voto indirecto, y con ello se había logrado que todas las provincias de ese país estuviesen en un pie de igualdad. Pero, pronto se cambió lo anterior durante el mandato del presidente Carlos Menem, y a través del voto ‘directo’ la mayor concentración poblacional habida en grandes metrópolis decide quién ejercerá como primera autoridad de la nación. Buenos Aires es la ciudad más beneficiada, y algunas provincias pueden quedar en desmedrada situación.  Entonces surgió el problema de fondo.

 

El diputado nacional José Luis Ramón anunció hace algunos días que presentará un proyecto de ley para llamar a una consulta popular no vinculante en la provincia de Mendoza luego que el ex gobernador de esa provincia, Alfredo Cornejo (apoyado por importantes empresarios de esa provincia), volvió a ratificar la idea de una Mendoza independiente  de la Argentina.

Concretamente, el diputado mendocino -y presidente de Protectora Fuerza Pública-  pide que en las próximas elecciones provinciales se vote entre dos opciones: “Ser argentino” y “Dejar de ser”. “Pretendemos tener al fin la conclusión del pueblo de nuestra provincia al respecto de las ideas separatistas de Cornejo y compañía”, aseguró Ramón a través de un comunicado. Y agrega: “Nuestra fuerza está convencida de que el ser mendocino es una identidad por sí misma, pero que se contiene sobre las bases del patriotismo nacional”.

A mediados del año pasado, el ex gobernador de Mendoza y actual presidente de la UCR (Unión Cívica Radical), Alfredo Cornejo, dijo que su provincia tenía  que considerar “seriamente su autonomía”, afirmando además que el Gobierno de la nación  buscaba “perjudicarla”. Ello formaba parte de un reclamo por la megaobra pública Portezuelo del Viento. Ese proyecto es la mayor obra de ingeniería eléctrica que se instalaría en Mendoza, con una capacidad de generación prevista de 210 MW, y está emplazada sobre el río Grande, el más caudaloso de la provincia, cuyo recorrido atraviesa las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Río Negro y Neuquén.

Según las reglas del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco), si las propuestas no tienen unanimidad de todos los integrantes, es el Poder Ejecutivo el que dirime en condición de árbitro, en este caso el propio presidente Alberto Fernández, con la pronunciación de un laudo.

La decisión del Gobierno fue en dirección contraria al laudo decretado en 2018, cuando el  presidente Mauricio Macri autorizó la construcción de la central hidroeléctrica. Por ese entonces, La Pampa demandó ante la Corte Suprema para que se anulase lo resuelto por Macri, pero el litigio no prosperó y el máximo tribunal no habilitó el reclamo.

Con el recambio de gobierno, es decir, con Alberto Fernández ahora en la Casa Rosada, los gobernadores de Río Negro, Neuquén y de la provincia de Buenos Aires apoyaron los reclamos históricos de La Pampa, para que se vuelva a auditar el proyecto hidroeléctrico. Ya había existido un informe de impacto ambiental realizado por la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y la Universidad Nacional del Litoral, y que fue aprobado por el Coirco en marzo de 2019.

Fue así que el exgobernador Cornejo se animó incluso a coquetear con apoyar una especie de #MendoExit, como ocurrió con el Reino Unido ante  la Unión Europea, al afirmar que la región “tiene todo para vivir como un país independiente”.

Cuando empezó el conflicto, el titular de la UCR aseguró que la demora de la obra fue impulsada por el Gobierno nacional, que “lo hacía por maldad” y con el único objetivo de “perjudicar a Mendoza” ya que “enderezó a tres provincias para que votaran distinto a lo que habían votado antes”.

Hace algunas semanas, en una entrevista con Perfil radio, el exgobernador Cornejo ratificó su postura: “Hay un movimiento en Mendoza y Córdoba. Son dirigentes del sector privado que creen que la Argentina los contagia, que de nada vale hacer las cosas bien en las provincias porque las condiciones macroeconómicas se imponen. En ese contexto, hay gente que plantea autonomizarse”, dijo.

A su vez, el diputado José Luis Ramón, que también es mendocino y se opone al separatismo, declaró que con una votación  popular –una especie de plebiscito no vinculante- se podría “tener al fin la conclusión del pueblo de nuestra provincia respecto de las ideas separatistas de Cornejo y compañía”, y agregó: “nuestra fuerza está convencida de que el ser mendocino es una identidad por sí misma, pero que se contiene sobre las bases del patriotismo nacional”.

De esta forma, según el diputado Ramón, dicho proyecto de ley tendría como objetivo que sea el mismo pueblo quien elija el futuro de Mendoza, para que los políticos -en este caso el exgobernador de Mendoza y algunos empresarios- “dejen de hablar por la ciudadanía de a pie y enfrenten la decisión que tome el pueblo soberano”.

El problema existe, la flecha separatista ya se lanzó…será el pueblo mendocino quien debe decidir.

Algunos datos para completar la información:

La ciudad de Mendoza está ubicada cerca de los contrafuertes de la cordillera de los Andes, limita con la República de Chile, con la que mantiene no sólo un activo comercio y actividad turística, sino también lazos históricos que se remontan al siglo XVI (1561) cuando fue fundada por el capitán Pedro del Castillo, obedeciendo órdenes del Gobernador  de Chile, García Hurtado de Mendoza…y siglos después, por la conformación del Ejército Libertador bajo el mando del general José de San Martín, quien realizó el cruce de los Andes para independizar a Chile y al Perú.

La provincia de Mendoza posee una población estimada en dos millones cien mil habitantes (2.100.000), y su capital provincial cuenta con un millón de habitantes aproximadamente. Posee el tamaño de Uruguay; su extensión es de 148.827 km2, y junto a su pujante industria y comercio destaca una magnífica producción vitivinícola.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.