Inicio internacional América Latina y el Caribe: crisis laboral sin precedente

América Latina y el Caribe: crisis laboral sin precedente

216
0
Compartir
Imagen: © REUTERS / Thomson Reuters Foundation/Wara Vargas.
 
SPUTNIK
 
Alfredo Zaiat
 
El panorama sociolaboral de América Latina y el Caribe es dramático. Es la región que más está padeciendo el impacto de la pandemia, no solo por la cantidad de contagios y muertes, sino también por el acelerado deterioro del mercado de trabajo.
 
Las cifras son impactantes:
 
La tasa de desocupación regional superará el 11%.
 
Casi 28 millones de personas que trabajan reciben ingresos que no les permiten salir de la pobreza monetaria.
 
En 2020 la pérdida de cantidad de horas trabajadas fue equivalente a más de 30 millones de empleos.
La pandemia ha causado una crisis sin precedentes que, sin medidas políticas concertadas entre el Estado, el mundo del trabajo y los empresarios, dejará profundas cicatrices en el panorama social y laboral que tardarán años en superarse.
 
Esos datos corresponden a nuevas estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) contenidas en el informe Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo: Tendencias 2021.
 
“Medidas extraordinarias para reconstruir los mercados laborales son necesarias. El empleo debe estar en el centro de la recuperación económica. El crecimiento económico sin generación de empleo puede aumentar el descontento social y afectar la estabilidad política”, afirmó el director de la OIT para América Latina y el Caribe, Vinícius Pinheiro.
El documento, que contiene análisis de las diferentes regiones del mundo, destaca que América Latina y el Caribe experimentó la caída más fuerte en la cantidad de horas trabajadas durante 2020, cuando se perdieron el equivalente a más de 30 millones de empleos tanto por las salidas de la fuerza de trabajo, ya sea a la desocupación o la inactividad, como por la reducción de horas trabajadas.
 
En la primera mitad de 2021 la región ha experimentado una importante recuperación puesto que el porcentaje de horas de trabajo perdidas bajó de forma significativa de 30% en el segundo trimestre de 2020, el peor momento de la crisis, a 11%.
 
Sin embargo, en ese nivel igual sigue siendo la región más afectada en el mundo en la actualidad.

Desempleo

 
“Para enfrentar el futuro debemos tener en cuenta la situación previa a la pandemia, de crecimiento lento con poco empleo, alta informalidad y una fuerte desigualdad, condiciones preexistentes que limitaron la resistencia y la capacidad de respuesta ante una crisis sin precedentes con efectos devastadores”, añadió Pinheiro.
El nuevo informe de la OIT destaca que la tasa de desocupación regional fue de 8,0% en 2019, subió a 10,3% en 2020 y llegaría a 11,1% en 2021, lo cual implicaría que hay unas 34 millones de personas buscando un puesto de trabajo sin conseguirlo.
 
Las salidas masivas de la participación en la fuerza de trabajo fueron una característica de esta crisis, y el retorno de estas personas a medida que se reactiva la actividad económica presionará sobre la tasa de desocupación.
 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.