Inicio Internacional ALEMANIA – Luchar contra la “lucha de clases desde arriba” de los...

ALEMANIA – Luchar contra la “lucha de clases desde arriba” de los patrones

80
0

25 de junio de 2024 Sol – Sozialistische Organization Solidarität (CIT en Alemania)

Este es el texto de un folleto de Sol, el CIT en Alemania, que se ha distribuido a través del movimiento obrero y sindical desde el Primero de Mayo.

Apenas pasa un día sin que representantes de las asociaciones de empleadores, el conservador CDU/CSU y el liberal FDP, así como economistas y periodistas procapitalistas, pidan reformas “económicas”. Esto es sólo un eufemismo para referirse a nuevos ataques a los derechos sociales y al nivel de vida de la población trabajadora con el fin de aumentar las ganancias de los capitalistas. Los sindicatos, la izquierda y los movimientos sociales deben oponerse a esto con una resistencia masiva.

Crisis económica

El trasfondo es la crisis de la economía capitalista. Alemania se mueve entre la recesión (disminución de la producción económica, como un 0,3 por ciento en 2023) y el estancamiento (el FMI espera un crecimiento de sólo el 0,2 por ciento para 2024). Esto es parte del declive del sistema capitalista en todo el mundo. Los propietarios de bancos, corporaciones y empresas quieren que la mayoría de la población pague por esto: ¡la riqueza de unos pocos es la pobreza de muchos!

¿Cuál es la amenaza?

Parece que no hay límite para los sueños de los patrones. Entre otras cosas exigen:

– una reducción de los impuestos corporativos

– ampliar y flexibilizar la jornada laboral

– reducción de beneficios sociales

– sanciones para quienes reciben prestaciones sociales

– empeoramiento de las pensiones, como un aumento de las cotizaciones a las pensiones, la abolición de la jubilación anticipada a los 63 años y un aumento de la edad de jubilación

– restricciones al derecho de huelga

¿Sueños del futuro?

Pero no es sólo su sueño para el futuro, porque ya se están haciendo recortes en todos los niveles. Los próximos recortes presupuestarios, que conducirán a nuevas restricciones, amenazan en 2025. Además, muchas autoridades locales se enfrentan a grandes déficits, lo que conducirá a recortes en el desarrollo de la juventud, los deportes populares, las instituciones culturales, etc.

Al mismo tiempo, se aumentan enormemente los gastos en las fuerzas armadas para que las empresas alemanas puedan hacer valer sus intereses en todo el mundo. Una vez más, queda claro que rearme y recortes sociales son dos caras de la misma moneda.

¿Apelar o pelear?

Los sindicatos, junto con organizaciones sociales y ecologistas, han publicado ahora un llamamiento al gobierno federal en el que se pronuncian en contra de los recortes, a favor de la inversión y del fin del «freno de la deuda» (que constitucionalmente limita los presupuestos desequilibrados). El atractivo tiene un contenido demasiado limitado y se refiere principalmente a la competitividad de Alemania, pero al menos parecen haber reconocido hacia dónde se dirige el viaje. Pero los llamamientos al gobierno no conseguirán nada. ¡Lo que se necesita es movilización de masas, resistencia y huelgas!

¡Se necesita un plan de acción!

Le sugerimos lo siguiente:

– una campaña de información en todas las empresas y en el dominio público, a través de reuniones empresariales y sindicales, folletos masivos y campañas de carteles.

– organizar conferencias de acción locales, regionales y nacionales que reúnan a sindicalistas y otros activistas y elaboren un plan de acción

– un plan de acción de este tipo podría comenzar con acciones descentralizadas y basadas en el lugar de trabajo y conducir a una gran manifestación en Berlín a través de manifestaciones locales y regionales.

– esta situación debe llevar a los sindicatos a luchar por una huelga política y dejar claro que se organizará una huelga general de 24 horas a menos que se abandonen los recortes y los ataques

¿Por qué luchar?

Una campaña como ésta sólo puede tener éxito si se lucha por demandas por las que valga la pena luchar. Deben ser demandas que apunten a enfrentarse realmente al capital, en lugar de mejorar las condiciones de ganancias para los capitalistas, como hace la presidenta de la DGB (Federación Sindical Alemana), Fahimi, o exigir una inversión estatal limitada, como hacen otros líderes sindicales. En cambio, los sindicatos deben iniciar finalmente un cambio radical de rumbo, alejándose de la política de colaboración social. El Sol propone, entre otras, las siguientes demandas:

– No a ningún recorte o reducción de los derechos de los trabajadores – no ceder el derecho de huelga

– Un aumento masivo de los impuestos sobre las ganancias y los activos de los bancos, las corporaciones y los súper ricos.

– Por la abolición del freno de la deuda

– Que se inviertan miles de millones en educación, salud, clima y cuestiones sociales, en lugar de miles de millones para la Bundeswehr (las fuerzas armadas alemanas)

– Remunicipalización y ampliación de hospitales, transporte público y asociaciones de vivienda bajo control y gestión democrática

– Nacionalización del sector energético bajo control y administración democrática para frenar el aumento de precios para la mayoría de la población y llevar a cabo una transición energética ecológica sin pérdida de empleos.

Los dirigentes sindicales esperan que el SPD en el gobierno federal impida los peores ataques a los derechos de los trabajadores. Pero esperar esto es ingenuo. Fue el SPD, junto con los Verdes, el que nos trajo la Agenda 2010 y Hartz IV (ver más abajo), y también sigue una política en interés del capitalismo, al igual que la CDU/CSU y el FDP. Puede ser que el débil gobierno de coalición del “semáforo” no sea capaz de implementar una nueva Agenda 2030, como exigen muchos capitalistas. Pero eso no significa que no implementará recortes notables y, sobre todo, sólo significará que tarde o temprano habrá un cambio de gobierno en interés de los capitalistas.

¡Por eso hacemos sonar la alarma y llamamos a la resistencia sindical ahora!

Se necesita una alternativa política

Pero para hacer valer sus intereses, la clase trabajadora necesita su propio partido fuerte, un partido de los trabajadores con un programa socialista. Un partido así podría unir las diferentes luchas y movimientos y dirigirlos contra la causa de los problemas sociales: el sistema capitalista. Porque sólo cuando la economía y el Estado ya no funcionen en interés de maximizar las ganancias de unos pocos, sino en interés de las personas y de la naturaleza, se podrán resolver estos problemas. Por eso luchamos por una transformación socialista y democrática de la sociedad. Para ello, los miembros de Sol participan activamente en los sindicatos, el Partido de Izquierda y los movimientos sociales. ¡Te invitamos a unirte a nosotros!

Sol apoya la convocatoria “Damos la voz de alarma”

Iniciado por miembros del sindicato Sol y otros activistas, el siguiente llamamiento ha sido firmado hasta el momento por más de 500 sindicalistas:

El gobierno federal ha decidido adoptar medidas de austeridad que afectarán duramente a grandes sectores de la población, ya sea en términos de aumento de los precios de la electricidad, el petróleo y el gas, duras sanciones a los ingresos de los ciudadanos o menos dinero para invertir en transporte ferroviario y público. Pero esto es solo el principio. Los representantes del capitalismo alemán reflexionan en voz alta sobre ataques de gran alcance y una “agenda económica”: plantean exigencias como la reducción de los impuestos de sociedades, la ampliación y mayor flexibilización de la jornada laboral, la limitación de las cotizaciones a la seguridad social, el deterioro del sistema de pensiones y restricciones al derecho de huelga. El único dinero adicional disponible, además de los subsidios corporativos, es para el rearme de la Bundeswehr. Esta es una confirmación más de que el rearme y los recortes sociales son dos caras de la misma moneda.

Los empleados y los sindicatos deben oponerse resueltamente a esta lucha de clases desde arriba en alianza con los movimientos sociales.

En los sindicatos, estamos comprometidos a formular oposición en todos los niveles, organizar la resistencia y construir redes locales, regionales y nacionales contra los inminentes ataques de gran alcance. Para ello, se deberían convocar conferencias de acción para discutir un plan de acción conjunto para las protestas, incluida una manifestación nacional, por ejemplo, para exigir lo siguiente:

No a ningún recorte o reducción de los servicios públicos

No a las restricciones a los derechos democráticos: no intervengan en el derecho de huelga

Por un aumento masivo de los impuestos sobre las ganancias y los activos de los bancos, las corporaciones y los súper ricos

Que se inviertan miles de millones en educación, salud, clima y cuestiones sociales, en lugar de miles de millones en armamento y militarización.

Declaramos nuestra voluntad de iniciar y participar en las iniciativas correspondientes desde abajo.

La lucha contra la Agenda 2010

Cuando Alemania era considerada el «hombre enfermo de Europa» a principios de la década de 2000 y las grandes empresas, como lo hacen hoy, exigían reformas sociales y del mercado laboral de gran alcance, el entonces gobierno del SPD/Verdes bajo la dirección de Gerhard Schröder dio un hacha a la sistemas de seguridad social. Con la Agenda 2010 y las leyes Hartz, organizó el mayor ataque a los derechos sociales de la clase trabajadora desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Al principio, los dirigentes sindicales habían participado en las comisiones nombradas por el gobierno para redactar estas leyes en lugar de organizar una resistencia seria desde el principio. En la primavera de 2003, organizaron algunas protestas simbólicas y luego dejaron claro que no irían más lejos.

Fueron los entonces miembros del SAV (Sol se formó en 2019 a partir del SAV y continúa su tradición política como sección alemana del Comité para una Internacional de los Trabajadores) quienes argumentaron en los sindicatos y movimientos sociales para que se tomara la resistencia contra la Agenda 2010 más hacia las calles. Los activistas se reunieron en una conferencia de acción y convocaron una manifestación a nivel nacional en Berlín el 1 de noviembre de 2003. Con el apoyo de los sindicalistas de izquierda, en particular del distrito ver.di de Stuttgart, se movilizaron 100.000 personas.

“Los dirigentes sindicales estaban asombrados y les hubiera gustado estar en el atril. 100.000 personas insatisfechas pusieron en pie a los organizadores de la marcha de protesta en Berlín contra las reformas gubernamentales, diez mil más de las que la central sindical pudo motivar a finales de mayo”, escribió entonces el Stuttgarter Zeitung. Esta manifestación fue el detonante de las protestas en los lugares de trabajo de los meses siguientes, del movimiento de manifestaciones de los lunes y de las manifestaciones sindicales con medio millón de participantes en la primavera de 2004.

Incluso si la situación de entonces no se puede trasladar directamente a la actualidad, todavía existen algunos paralelismos que deberían aplicarse también hoy: si la dirección sindical bloquea la protesta, los sindicalistas y activistas de izquierda tienen el deber de hacer todo lo posible. pueden organizar la resistencia a los inminentes ataques desde abajo.

Algunos de los primeros firmantes del llamamiento dicen:

“Por supuesto, cada centavo de salario significa pérdida de ganancias para el capital y, por supuesto, cada crisis se utiliza para dividir a quienes dependen de los salarios y explotar sus miedos existenciales para desmantelar todos los obstáculos a estas ganancias. Este fue el caso durante la crisis financiera de 2007 y después, así como cuando se estableció la Agenda 2010. Esta vez es hora de que utilicemos estas experiencias para pasar a la ofensiva a tiempo”.

Mag Wompel, LabourNet Alemania

“Con los actuales recortes presupuestarios ya se han retirado los fondos para la ampliación de la red ferroviaria. Esto afecta tanto a los empleados como a los usuarios del ferrocarril, y además va en una dirección completamente equivocada, porque el transporte ferroviario debería ampliarse enormemente como alternativa al transporte individual por razones medioambientales”.

Rainer Perschewski, comité de empresa y miembro de la junta ejecutiva federal de EVG

“Creo que está mal que el gobierno se ciña al freno de la deuda mientras sigue invirtiendo en armamento. En los hospitales, los pacientes sufren cada vez más complicaciones innecesarias porque hay muy poco personal, ya sea personal de enfermería, médicos o personal de limpieza. La carga de trabajo es tan elevada que cada vez más personas abandonan la profesión. Al mismo tiempo, los operadores de hospitales privados obtienen enormes beneficios. ¡La atención médica no debe ser una fuente de ganancias, sino que debe utilizarse para brindar atención médica a todos! Hamburgo vendió sus hospitales municipales y ahora ocurre lo mismo con el puerto de Hamburgo. En el futuro, una parte de los beneficios ya no se utilizará para proyectos como guarderías o escuelas, sino que permanecerá en manos del inversor MSC”.

Kirsten Rautenstrauch, activa en la “Alianza de Hamburgo para más personal en los hospitales”, ex miembro del comité de empresa de Asklepios Klinik Hamburg.

“En los últimos años, los empleados han comenzado a hacer huelga para exigir mejores condiciones laborales, especialmente en los servicios públicos, ante el inmenso aumento de la presión laboral y los bajos salarios. En estos ámbitos, a diferencia del armamento, se realizan nuevos recortes y al mismo tiempo se debaten restricciones al derecho de huelga. Los sindicatos deben prepararse para una defensa seria contra tales ataques”.

René Arnsburg, miembro de la junta directiva del distrito ver.di Berlín-Brandenburgo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.