Inicio Cultura y Arte Alan Hardman – renombrado caricaturista de Militant

Alan Hardman – renombrado caricaturista de Militant

179
0

25 de enero de 2024 Peter y Linda Taaffe

Alan Hardman, un renombrado caricaturista del periódico británico Militant y The Socialist, lamentablemente murió la semana pasada. Los dibujos políticos de Alan ganaron una gran admiración en todo el movimiento obrero en Gran Bretaña y mucho más allá.

Abajo sus viejos amigos y camaradas políticos, Peter Taaffe y Linda Taaffe, recuerdan la importante contribución de Alan a la lucha socialista.

mundosocialista.net

Conocimos a Alan Hardman a finales de los años 1960 a través de algunos camaradas que vivían en Maidenhead. Ya era un socialista convencido y siempre estaba dispuesto a participar en animados debates sobre política y arte. Pero fue en 1971, cuando el Consejo Editorial del Militant decidió que era necesario cambiar a un periódico quincenal y comprar nuestra propia imprenta, que se convirtió en un verdadero hito en la contribución de Alan.

Nos mudamos a un nuevo local comprado al Partido Laborista Independiente en Cambridge Heath Road, Londres. Para volverlo habitable, el edificio tuvo que ser completamente renovado de arriba a abajo: hubo que colocar desagües, colocar vigas, reconstruir completamente los pisos y enlucir las paredes. Esto fue posible sólo gracias a los devotos y denodados esfuerzos de nuestros partidarios para llevar a cabo mejoras y reparaciones masivas en el edificio.

Muchos camaradas ayudaron, incluyéndome a mí (Peter) haciendo la excavación, con Ted Mooney de Liverpool y otros, aportando sus conocimientos sobre trabajos de construcción. En el cobertizo trasero estaba empaquetada la primera imprenta preciosa de Militant, adquirida gracias a la diligencia del primer impresor del Militant, Alan. En el cobertizo también había una arcaica máquina plegadora. Finalmente, se produjo y vendió el primer Militante quincenal con no más de 217 partidarios comprometidos en todo el país. Alan jugó un papel crucial en este desarrollo inicial.

No sólo era un camarada extremadamente talentoso, práctico en todos los sentidos, hábil y curioso por aprender a reparar máquinas y crear componentes útiles; también era artista. A menudo hablaba de la necesidad de unificar las artes y la ingeniería, en lugar de separarlas, como había observado que estaba sucediendo con el plan de estudios de las escuelas.

Le fascinaba la obra de George Grosz, un artista alemán de los años 30 que supo plasmar en sus dibujos el poder de la clase trabajadora y la despreciable codicia de la clase patronal. La influencia de Grosz se podía detectar en muchos de los dibujos del propio Alan, y sus caricaturas comenzaron a aparecer regularmente en Militant.

Como ardiente socialista comprometido con el Militant, disfrutaba discutir cualquier situación política actual que nos presentara. Las décadas de 1970 y 1980, cuando a un gobierno laborista le siguieron los viciosos ataques del gobierno de Thatcher contra los sindicatos, estuvieron particularmente llenas de todo tipo de acontecimientos como huelgas, campañas contra los despidos, desempleo, guerras y más, proporcionando el material básico para la sátira y comentario político.

Especialmente cuando trasladamos nuestras instalaciones a un edificio más grande en Hackney Wick, Alan tuvo la oportunidad de discutir con una gran variedad de camaradas; pero Alan y yo nos reuníamos semanalmente, a veces diariamente, para intercambiar ideas sobre en qué podría centrar su caricatura esa semana. Reconoció que un análisis de clase claro era un ingrediente vital para una caricatura impresionante. Necesitaba asegurarse de que estaba entendiendo bien el mensaje.

A veces, una caricatura visual puede resumir puntos políticos escritos de una manera más dinámica. Otras veces podía captar una acción o una frase y desarrollar un punto completo. Una vez le mencioné una cita que Linda me había mostrado. Fue un comentario de un historiador romano sobre los crímenes del imperialismo. Alan convirtió esto en una de sus caricaturas más populares en una condena al gobierno estadounidense de Nixon que está llevando a cabo una devastación despiadada contra los campesinos vietnamitas.

Los camaradas esperaban con impaciencia sus caricaturas. ¡Algunas personas incluso compraron el periódico sólo para la caricatura! Cuando Alan regresó a Yorkshire con su familia y a medida que crecía, extrañaban profundamente sus dibujos animados.

En un mundo actual, donde las imágenes de tecnología visual cuestan diez centavos, las caricaturas de Alan resisten la prueba del tiempo. Para nosotros son sobresalientes porque hablan por nuestra clase. Hablan del poder que posee la clase trabajadora para cambiar la sociedad deshaciéndose de los capitalistas e imperialistas crueles, codiciosos, corruptos y despiadados. Su memoria vivirá en sus caricaturas, pero sus camaradas más jóvenes seguirán luchando por el cambio socialista con el que él estaba tan comprometido.

Adiós Alan, amigo y camarada. ¡Nosotros te saludamos!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.