Open top menu
1968: AÑO DE REVOLUCIÓN- Los estalinistas invaden Checoslovaquia (Parte 5)

1968: AÑO DE REVOLUCIÓN- Los estalinistas invaden Checoslovaquia (Parte 5)

_44944370_invasion

El movimiento en Europa Oriental, de alguna medida, fue un espejo del oeste del continente. Fue presagiado por la primavera de Praga, la expulsión de los estalinistas radicales del liderazgo del partido comunista de Checoslovaquia. El reemplazo del estalinista Novotný por Alexander Dubcek no significó, sin embargo, un cambio a la democracia obrera, como fue presentado aún por algunos marxistas de esa época. El socialismo de Dubcek con una ‘cara humana’, que recibió apoyo en Checoslovaquia y mas allá, en realidad no representó un paso en esa dirección. Es cierto que el que los estalinistas perdieran las riendas llevó a una gran fermentación política, en la que las ideas de la democracia obrera, muchas de las ideas de Trotsky, acerca de una prensa libre, y un control y manejo democrático de la industria, fueron expuestas, discutidas y debatidas. Pero Dubcek representaba el proceso de reforma burocrática desde arriba para poder prevenir la revolución de abajo.

Esto no podía ser tolerado por la burocracia estalinista de Moscú. En Polonia en 1956, ellos se vieron forzados a aceptar en el poder a Gomulka, quién como Dubcek, representaba un régimen nacionalista burocrático más liberal. En ese periodo tenían las manos llenas con la revolución húngara, con sus ideas de verdadera democracia obrera, lo que representaba una amenaza mortal para el régimen. Por lo tanto fueron forzados a tolerar la llegada al poder de Gomulka, pero Checoslovaquia en 1968 se estaba desarrollando en contra de una situación mundial profundamente diferente, incluyendo los estados estalinistas en Europa Oriental y Rusia. El permitir a Dubcek perseverar hubiese abierto las puertas en Polonia, Alemania Oriental, Hungría y todos los estados de Europa oriental que hervían en sujeción al estalinismo. Aplastar el movimiento de primavera de Praga fue, por lo tanto, estimado como inevitable por Brezhnev y aún aceptado por Fidel Castro, quien estuvo de acuerdo, después de cierto tiempo en apoyar la invasión de los tanques rusos a Praga. Esto a su vez puso las bases para la desilusión de las masas con el estalinismo y fue un golpe a la idea de la economía planeada en la que se basaba, no solo en Checoslovaquia sino a través de Europa Oriental. Como los eventos subsecuentes en Polonia mostraron, también fomentó apoyo a la idea del retorno al capitalismo.

IDEAS REVOLUCIONARIAS AÚN VIVAS

Por lo tanto 1968 tuvo un ámbito internacional, de la misma forma que 1948 y 1917. Los poderes dominantes desean actualmente desaparecer el fantasma de 1968. En primer lugar entre ellos está, apropiadamente, la burguesía francesa, representada por las palabras de Nicholas Sarkozy. El alardeó en su campaña presidencial el año pasado que por medio de su victoria electoral iba a desaparecer los fantasmas de 1968. Declaró: “Mayo del 68 impuso un relativismo intelectual y moral en todos nosotros…Los herederos del 68 impusieron la idea de que ya no hay diferencia entre bueno y malo, verdad, falsedad, belleza y fealdad. La herencia del 68 introdujo el cinismo en la sociedad y la política”. Increíblemente, aún llegó a declarar que el 68 ayudó a “debilitar la moral de los capitalistas, a preparar el terreno de un capitalismo sin escrúpulos, de paracaidistas dorados y jefes granujas”.

No, estas son las facciones endémicas del capitalismo que la generación de 68, entonces y ahora, ha tratado de erradicar preparando el terreno para completar el 68, para la transformación socialista de la sociedad. La burguesía francesa vituperó en contra de la Revolución Francesa, las heroicas comunas de 1871, las huelgas de 1936, tal y como lo hacen ahora en contra del 68. Y como pasó anteriormente, ellos no tuvieron éxito el extirpar el ejemplo de este gran año de revolución o casi revolución. Es la tarea de los socialistas y marxistas mantener la tradición del 68 viva, pero también aprender de las deficiencias de este movimiento para poder preparar el futuro socialista de la humanidad.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: