El presidente de la República del Ecuador, Lenín Moreno, afirmó que Julian Assange deberá abandonar en algún momento su asilo en la Embajada ecuatoriana en Londres, donde lleva refugiado desde junio de 2012.

«Es incluso violatorio de los derechos humanos que una persona permanezca demasiado tiempo asilada», dijo Moreno en un desayuno informativo en Madrid.

El mandatario ecuatoriano dijo estar en comunicación «permanente» tanto con el Gobierno británico como con el equipo legal del fundador de Wikileaks, para buscar una solución a su situación.

«Con la única persona con la que no he hablado es con el propio Assange», dijo Moreno, que se mostró convencido de que «el diálogo es el mejor mecanismo de entendimiento».

En ese proceso de diálogo para encontrar salidas, la única exigencia del Gobierno ecuatoriano es la obtención de «garantías» que indiquen que la vida de Assange «no va a correr peligro».

Moreno se refirió al refugio de Assange en la Embajada ecuatoriana en Londres como «un problema heredado del anterior Gobierno».

El dirigente ecuatoriano aprovechó la ocasión para manifestar su desacuerdo con la actividad desarrollada por Assange a través de Wikileaks, al considerar inadecuado «entrar en los correos de la gente» aunque en ellos pueda encontrarse «valiosa información» que pueda servir «para sacar a la luz actos indeseables de gobiernos y personas».

A su modo de ver, ese tipo de actividad es necesaria, pero debe realizarse por vías «legales».

Por su parte, una portavoz de la Embajada ecuatoriana en Londres se negó a comentar a Sputnik la declaración del presidente Moreno.

Assange, que permanece incomunicado desde el 28 de marzo, se refugió en la sede ecuatoriana tras perder todas las apelaciones contra la extradición que Reino Unido se aprestaba a cumplir, accediendo al pedido de la Fiscalía sueca que lo requería para juzgarlo por presuntos delitos sexuales.

El también periodista rechazaba su extradición alegando que Suecia lo entregaría a Estados Unidos, donde podría enfrentar la pena de muerte por haber publicado miles de documentos secretos que destaparon las atrocidades del Ejército estadounidense en Irak y Afganistán.

El informático tiene una causa pendiente con la justicia del Reino Unido por burlar las condiciones de su libertad provisional y refugiarse en la Embajada de Ecuador.

Fuente: sputniknews