Open top menu
Economía Mundial: China versus Estados Unidos – ¿Se puede detener la guerra comercial?

Economía Mundial: China versus Estados Unidos – ¿Se puede detener la guerra comercial?

En julio del 2018, el gobierno del presidente Trump impuso aranceles a las importaciones chinas y China tomó represalias inmediatas. Esto ha supuesto la mayor guerra comercial desde la década de 1930 y está cobrando cada vez más víctimas en la economía mundial.

Vincent Kolo

www.chinaworker.info

12 de mayo de 2019

La jefa del FMI, Christine Lagarde, reflejando los temores del capitalismo global, advirtió recientemente que se espera que el 70 % de la economía mundial vea una desaceleración en el crecimiento en los próximos dos años, instando a los gobiernos a no agravar las cosas con el daño «autoinfligido» de las guerras comerciales.

Se espera que las negociaciones actuales entre China y EE.UU. produzcan un acuerdo que salve las apariencias, en lugar de estar a la altura de la retórica de Trump sobre un acuerdo «histórico» y «épico» que no resulte en «cambios estructurales» en la economía de China exigido por los halcones anti chinos de la clase dominante estadounidense.

Después de nueve rondas de conversaciones, el equipo de Trump está tratando de sacar suficientes concesiones de China para que parezcan «cambios fundamentales». Sin este triunfo se enfrentarán a las acusaciones de una liquidación desde dentro de su propio partido y de los demócratas. La conclusión de Xi Jinping es que el modelo económico capitalista de estado de China es intocable. Más allá de esto, Pekín puede adoptar un enfoque flexible.

Las verdaderas raíces de este conflicto son la batalla entre China y Estados Unidos por la preeminencia económica y de gran poder que no puede ser negociada fuera de la existencia; así no es cómo funcionan el capitalismo y el imperialismo. Un acuerdo proclamado como una gran victoria puede ser una especie de alto el fuego, ya que el conflicto pasa de los aranceles y el comercio a campos decisivos como la tecnología, las inversiones y la geopolítica. No sólo hay un tira y afloja entre China y los Estados Unidos, sino también entre la Unión Europea, India, Rusia y Japón, por la «Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda» (BRI, por Belt and Road Initiative) de China, el mayor proyecto de infraestructura global de la historia.

La presión por un acuerdo, que no está asegurada, es la vacilante economía global y los riesgos políticos de una recesión, que podría acabar con las esperanzas de reelección de Trump, pero que podría ser aún más costosa para Xi Jinping. Podrían producirse disturbios masivos sin precedentes en China en caso de que se produzca la primera recesión que se recuerde.

Ambas partes temen las nuevas turbulencias bursátiles. La mitad de los 13 billones de dólares que se borraron de los mercados mundiales el año pasado fueron en los Estados Unidos. De ahí las declaraciones de que las conversaciones van «muy bien» y «avanzando», diseñadas para impulsar las cotizaciones bursátiles y mantener el ímpetu para que haya más conversaciones. Esto indica que el capitalismo se ha vuelto más financiero incluso que en el período previo a la crisis financiera de 2008. Las políticas seguidas desde entonces por los gobiernos y los bancos centrales han tenido un impacto mucho mayor en los mercados de valores que en la economía real. La confianza económica de los capitalistas ha sido restaurada, pero descansa sobre bases precarias.

Una nueva crisis bursátil podría sumir a la economía mundial en una recesión. Decir que los mercados bursátiles se han vuelto «demasiado grandes para quebrar» es una contradicción.


La posición de Trump desde que comenzó la guerra comercial

Trump ha tenido que retirarse parcialmente de un desastre de su propia creación. En julio, cuando impuso el primer conjunto de aranceles contra China, se jactó de que «las guerras comerciales son fáciles de ganar». El tono era agresivo y provocativo, pero ahora la economía de EE.UU. está sufriendo tanto como la de China.

El déficit comercial de EE.UU. -inicialmente la cuestión por la que Trump entró en guerra- creció a un máximo histórico el año pasado de 891.300 millones de dólares con el mundo entero y un récord de 419.200 millones de dólares con China (un 11,6 por ciento más que en 2017). Estas cifras son una refutación espectacular de la bravuconería «fácil de ganar» de Trump.



Desde el principio, la administración de Trump se imaginó que podría lograr resultados rápidos. En septiembre se pusieron un conjunto de aranceles aún mayores. Trump amenazó entonces con que si Pekín tomaba represalias, extendería los aranceles a todo lo que China exporta a los Estados Unidos. Esto se vio fuertemente influenciado por las elecciones de mitad de período al Congreso de los EE.UU. con Trump queriendo demostrar que era un presidente duro. Desde entonces ha sido flanqueado por políticos de todos los lados del Congreso que se han subido al carro anti-China.

Esto complica los intentos del gobierno de aminorar el conflicto. Xi se da cuenta de que necesita hacer un trato ahora en lugar de tratar con un régimen estadounidense aún más duro en el futuro……

Seguir leyendo artículo

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: