Open top menu
China: La masacre de Tiananmen, 30 años después

China: La masacre de Tiananmen, 30 años después

Clare Doyle.

Junio  de 2019.

Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

Días antes del 30º aniversario de la masacre, los días 3 y 4 de junio de 1989, de cientos, posiblemente miles, de manifestantes desarmados en la Plaza de Tiananmen, el Ministro de Defensa de China, el General Wei Fenghe, sostuvo que la represión estaba absolutamente justificada.

«Ese incidente», dijo en Singapur el 2 de junio, «fue una turbulencia política y el gobierno central tomó medidas para detener la turbulencia, que es una política correcta».

Los acontecimientos de mayo-junio de 1989 en China constituyen una ilustración dramática y horrorosa de lo que una camarilla gobernante hará para mantener su dominio y sus privilegios. Hace cuarenta años que Mao Tse Tung, a la cabeza del Ejército Popular, presidió la aniquilación del capitalismo y el latifundismo de ese vasto país, en lo que los marxistas describen como el segundo acontecimiento más grande de la historia mundial después de la Revolución Rusa. En 1989 un movimiento de masas se estaba desarrollando desde abajo y comenzaba a tomar la forma de una revolución política contra la dictadura maoísta.

Desde el principio, China había sido un estado obrero deformado, sin elementos de control obrero ni de democracia obrera que proporcionasen el oxígeno vital para desarrollar los elementos de un estado obrero democrático. Sin ella, como en la Unión Soviética tras el ascenso de Stalin, la camarilla gobernante zigzaguearía de una forma de dirigir la economía a otra: centralización, descentralización y vuelta. Esto incluyó el «Gran Salto Adelante» iniciado en 1958 y la infame «revolución cultural» de Mao en 1966, en la que perecieron cientos de miles de jóvenes y trabajadores talentosos.

En la primavera de 1989, trece años después de la muerte de Mao, los estudiantes, algunos inspirados por el «reformador» Hu Yaobang, comenzaron a desafiar a la élite gobernante bajo Deng Xiaoping. Sus demandas eran simples y modestas, como la libertad de prensa, la libertad de expresión, las elecciones libres, la libertad de organización, etc., pero desafiaron el control y los privilegios del llamado Partido Comunista que dirigía la «República Popular» de China.

Objetivos

Había, y sigue habiendo, opiniones divergentes sobre si los objetivos de las protestas eran avanzar hacia el capitalismo de mercado y la llamada democracia de los EE.UU. y otras grandes potencias o intentar tomar el control de la economía y del Estado en manos de representantes democráticamente elegidos del pueblo trabajador: una revolución política. Antes de finales de 1989, esa misma pregunta se planteó en toda la Unión Soviética y Europa Oriental.

Como en todos los movimientos revolucionarios, en China, en abril y mayo de ese año histórico, hubo una profusión de ideas y teorías sobre lo que se necesitaba. Lo que faltaba era un partido, incluso embrionario, con líderes que tuvieran una idea clara de cómo los trabajadores y los jóvenes podían canalizar esa energía revolucionaria hacia el derrocamiento del viejo régimen.

Como en Hungría en 1956 o en cualquier otro lugar, una revolución puede comenzar sin un partido revolucionario y recorrer nueve décimas partes del camino hacia la victoria. Los trabajadores y los jóvenes estaban dispuestos a luchar hasta el final, hasta el punto de sacrificar sus vidas. En estas condiciones, se puede construir rápidamente un partido revolucionario. Pero sin este, y sin organismos de lucha elegidos como los soviéticos, las situaciones más favorables pueden convertirse en lo contrario y puede producirse todo un período de reacción.

Cualesquiera que fueran los objetivos de los participantes en 1989, está claro que la erupción de un movimiento de masas en la capital y en pueblos y ciudades de toda China estaba amenazando el gobierno dictatorial de los burócratas del Partido en Pekín. Una señal segura de la naturaleza revolucionaria del levantamiento fue la participación de los estudiantes de las escuelas así como de los estudiantes universitarios. El viento de la revolución soplaba en las copas de los árboles….

Leer artículo completo

Nota: Para más análisis y perspectivas a nivel nacional como internacional, visita nuestra página  http://socialismorevolucionario.cl/

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: