Open top menu
Chile – Nieto de Salvador Allende apoya a Alberto Mayol

Chile – Nieto de Salvador Allende apoya a Alberto Mayol

Porque apoyar a Alberto Mayol Miranda

 

Porque vivimos momentos políticos importantes en que la sociedad chilena  atraviesa importantes cambios donde el principal síntoma es la creciente molestia e indignación con la vergonzosa injustica del modelo económico y con el sistema político que lo sustenta en términos legales.

 

El pueblo chileno observa cada vez con mayor enojo como las decisiones políticas, las que deberían organizar la convivencia colectiva en pos de bien común, han sido coaptadas por los poderes económicos. Lamentablemente la política ha sido subordinada a los intereses corporativos de los grandes grupos económicos. Pero es una consecuencia natural del modelo económico y político heredado de la dictadura y por esta razón Chile es uno de los países más brutalmente desiguales del mundo, por esta razón las y los chilenos somos de los que más horas trabajamos pero menos ganamos entre los países de OCDE; nos ubicamos en el cuarto lugar dentro de las 35 naciones de la organización que más trabaja pero nos ubicamos en tercer puesto de los que recibe menos por cada hora laboral.

Este malestar generalizado de la sociedad chilena hace necesario que como ciudadanos y como pueblo tomemos posición y nos definamos sin ambigüedades. Son momentos políticos importantes que exigen que nos sacudamos el escepticismo paralizante y de la cómoda apatía política.

Las importantes movilizaciones sociales de los últimos años, tanto sectoriales, locales como generales apuntan a las estructuras del modelo y dan cuenta que la gran mayoría de la ciudadanía está en desacuerdo con el mismo. Cambiar esta situación sin maquillajes y parches temporales implica transformaciones legales y económicas profundas, lo cual quiérase o no, pasa por la disputa del poder político en todos los espacios.

 

Darle un cauce y sentido a las demandas y necesidades sociales requiere de un programa de gobierno serio y valiente que apunte a transformar los pilares del modelo político y económico plutocrático que nos gobierna.

 

En este sentido la candidatura de Alberto Mayol  es la única que hasta los momentos plantea las transformaciones medulares para avanzar hacia un Chile más justo e igualitario donde los derechos sociales que hoy son una mercancía más en el mercado, mañana sean una garantía en igualdad de condiciones para todas y todos.

 

Las reivindicaciones valóricas como el aborto, el matrimonio igualitario, los derechos sexuales y reproductivos, la maternidad, las políticas de género frente a la violencia machista son parte esencial del su programa de gobierno.

 

También lo es la progresiva nacionalización de los recursos naturales hoy explotados y saqueados de forma indiscriminada por el capital privado cuyo único fin es la maximización de las ganancias para el grosero enriquecimiento de unos pocos.

 

Como lo fue para el gobierno de Salvador Allende, en el programa de gobierno de Mayol la recuperación y el uso racional de los principales recursos naturales es un asunto prioritario y estratégico para lograr un desarrollo humano y económico sustentable para las futuras generaciones.

 

La lucha del Pueblo Mapuche por sus tierras y su cultura, el fortalecimiento de la salud pública e integral, con acceso a los medicamentos a precios justos y solidarios, la cultura popular y transformadora, la educación gratuita y de calidad, recuperar el Mar para Chile, volver a conectar al país a través de un sistema de trenes y así tener una alternativa al modelo de autopistas privadas y del trasporte dependiente de bencinas, las necesarias pensiones dignas sin + AFPs corruptas y ladronas, más que meras consignas ahora son parte esencial de un programa de gobierno valiente, serio y viable.

 

Principalmente por eso es que apoyo la candidatura de Alberto Mayol Miranda.

 

 

 

Pablo Sepúlveda Allende*, médico residente de la especialidad de Psiquiatría.

 

 

*Nieto del Presidente Salvador AllendePorque apoyar a Alberto Mayol Miranda

Porque vivimos momentos políticos importantes en que la sociedad chilena  atraviesa importantes cambios donde el principal síntoma es la creciente molestia e indignación con la vergonzosa injustica del modelo económico y con el sistema político que lo sustenta en términos legales.

 

El pueblo chileno observa cada vez con mayor enojo como las decisiones políticas, las que deberían organizar la convivencia colectiva en pos de bien común, han sido coaptadas por los poderes económicos. Lamentablemente la política ha sido subordinada a los intereses corporativos de los grandes grupos económicos. Pero es una consecuencia natural del modelo económico y político heredado de la dictadura y por esta razón Chile es uno de los países más brutalmente desiguales del mundo, por esta razón las y los chilenos somos de los que más horas trabajamos pero menos ganamos entre los países de OCDE; nos ubicamos en el cuarto lugar dentro de las 35 naciones de la organización que más trabaja pero nos ubicamos en tercer puesto de los que recibe menos por cada hora laboral.

Este malestar generalizado de la sociedad chilena hace necesario que como ciudadanos y como pueblo tomemos posición y nos definamos sin ambigüedades. Son momentos políticos importantes que exigen que nos sacudamos el escepticismo paralizante y de la cómoda apatía política.

Las importantes movilizaciones sociales de los últimos años, tanto sectoriales, locales como generales apuntan a las estructuras del modelo y dan cuenta que la gran mayoría de la ciudadanía está en desacuerdo con el mismo. Cambiar esta situación sin maquillajes y parches temporales implica transformaciones legales y económicas profundas, lo cual quiérase o no, pasa por la disputa del poder político en todos los espacios.

 

Darle un cauce y sentido a las demandas y necesidades sociales requiere de un programa de gobierno serio y valiente que apunte a transformar los pilares del modelo político y económico plutocrático que nos gobierna.

 

En este sentido la candidatura de Alberto Mayol  es la única que hasta los momentos plantea las transformaciones medulares para avanzar hacia un Chile más justo e igualitario donde los derechos sociales que hoy son una mercancía más en el mercado, mañana sean una garantía en igualdad de condiciones para todas y todos.

 

Las reivindicaciones valóricas como el aborto, el matrimonio igualitario, los derechos sexuales y reproductivos, la maternidad, las políticas de género frente a la violencia machista son parte esencial del su programa de gobierno.

 

También lo es la progresiva nacionalización de los recursos naturales hoy explotados y saqueados de forma indiscriminada por el capital privado cuyo único fin es la maximización de las ganancias para el grosero enriquecimiento de unos pocos.

 

Como lo fue para el gobierno de Salvador Allende, en el programa de gobierno de Mayol la recuperación y el uso racional de los principales recursos naturales es un asunto prioritario y estratégico para lograr un desarrollo humano y económico sustentable para las futuras generaciones.

 

La lucha del Pueblo Mapuche por sus tierras y su cultura, el fortalecimiento de la salud pública e integral, con acceso a los medicamentos a precios justos y solidarios, la cultura popular y transformadora, la educación gratuita y de calidad, recuperar el Mar para Chile, volver a conectar al país a través de un sistema de trenes y así tener una alternativa al modelo de autopistas privadas y del trasporte dependiente de bencinas, las necesarias pensiones dignas sin + AFPs corruptas y ladronas, más que meras consignas ahora son parte esencial de un programa de gobierno valiente, serio y viable.

 

Principalmente por eso es que apoyo la candidatura de Alberto Mayol Miranda.

 

Pablo Sepúlveda Allende*

¿Por qué apoyar a Alberto Mayol Miranda?

Porque vivimos momentos políticos importantes en que la sociedad chilena  atraviesa importantes cambios donde el principal síntoma es la creciente molestia e indignación con la vergonzosa injustica del modelo económico y con el sistema político que lo sustenta en términos legales.

El pueblo chileno observa cada vez con mayor enojo como las decisiones políticas, las que deberían organizar la convivencia colectiva en pos de bien común, han sido coaptadas por los poderes económicos. Lamentablemente la política ha sido subordinada a los intereses corporativos de los grandes grupos económicos. Pero es una consecuencia natural del modelo económico y político heredado de la dictadura y por esta razón Chile es uno de los países más brutalmente desiguales del mundo, por esta razón las y los chilenos somos de los que más horas trabajamos pero menos ganamos entre los países de OCDE; nos ubicamos en el cuarto lugar dentro de las 35 naciones de la organización que más trabaja pero nos ubicamos en tercer puesto de los que recibe menos por cada hora laboral.

Este malestar generalizado de la sociedad chilena hace necesario que como ciudadanos y como pueblo tomemos posición y nos definamos sin ambigüedades. Son momentos políticos importantes que exigen que nos sacudamos el escepticismo paralizante y de la cómoda apatía política.

Las importantes movilizaciones sociales de los últimos años, tanto sectoriales, locales como generales apuntan a las estructuras del modelo y dan cuenta que la gran mayoría de la ciudadanía está en desacuerdo con el mismo. Cambiar esta situación sin maquillajes y parches temporales implica transformaciones legales y económicas profundas, lo cual quiérase o no, pasa por la disputa del poder político en todos los espacios.

Darle un cauce y sentido a las demandas y necesidades sociales requiere de un programa de gobierno serio y valiente que apunte a transformar los pilares del modelo político y económico plutocrático que nos gobierna.

En este sentido la candidatura de Alberto Mayol  es la única que hasta los momentos plantea las transformaciones medulares para avanzar hacia un Chile más justo e igualitario donde los derechos sociales que hoy son una mercancía más en el mercado, mañana sean una garantía en igualdad de condiciones para todas y todos.

Las reivindicaciones valóricas como el aborto, el matrimonio igualitario, los derechos sexuales y reproductivos, la maternidad, las políticas de género frente a la violencia machista son parte esencial del su programa de gobierno.

También lo es la progresiva nacionalización de los recursos naturales hoy explotados y saqueados de forma indiscriminada por el capital privado cuyo único fin es la maximización de las ganancias para el grosero enriquecimiento de unos pocos.

Como lo fue para el gobierno de Salvador Allende, en el programa de gobierno de Mayol la recuperación y el uso racional de los principales recursos naturales es un asunto prioritario y estratégico para lograr un desarrollo humano y económico sustentable para las futuras generaciones.

La lucha del Pueblo Mapuche por sus tierras y su cultura, el fortalecimiento de la salud pública e integral, con acceso a los medicamentos a precios justos y solidarios, la cultura popular y transformadora, la educación gratuita y de calidad, recuperar el Mar para Chile, volver a conectar al país a través de un sistema de trenes y así tener una alternativa al modelo de autopistas privadas y del trasporte dependiente de bencinas, las necesarias pensiones dignas sin + AFPs corruptas y ladronas, más que meras consignas ahora son parte esencial de un programa de gobierno valiente, serio y viable.

Principalmente por eso es que apoyo la candidatura de Alberto Mayol Miranda.

 

Pablo Sepúlveda Allende*, médico residente de la especialidad de Psiquiatría.

*Nieto del Presidente Salvador Allende

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: