Open top menu
43 AÑOS DETENIDOS DESAPARECIDOS

43 AÑOS DETENIDOS DESAPARECIDOS

POLITIKA

Operación Cóndor, 3 abril 1976 – 2019


Por Ricardo Klapp Santa Cruz – Director del Centro Cultural de Derechos Humanos Salvador Allende

Familiares y Compañeros en Villa Grimaldi:

El 3 de abril, se cumplen cuarenta y tres años del secuestro de tres jóvenes chilenos en Mendoza:

• Luis Muñoz Velásquez, contador, ex dirigente estudiantil de Puente Alto y dirigente socialista en San Bernardo, 
• Juan Hernández Zaspe, presidente de la Federación de Estudiantes Industriales y Técnicos de Chile y 
• Manuel Tamayo Martínez, ex dirigente de los estudiantes y alumno de sociología e ingeniería comercial de la Universidad de Concepción.

Detenidos Desaparecidos, desde abril de 1976, en el marco de la Operación Cóndor.

Al momento del secuestro, Juan, Luis y Manuel trabajan para reagrupar a los exiliados socialistas en Mendoza. Fueron apresados en la Avenida Belgrano, Mendoza, Argentina, alrededor de las 17:30 hrs., en un operativo conjunto de la Policía Federal Argentina y agentes de la DINA chilena, con un gran despliegue de personal que cercó las calles del lugar.

Sus compañeros y familiares José Cerda, Alex Muñoz y Cecilia Muñoz, presenciaron los secuestros y vieron cómo se desarrolló el operativo. Había un camión militar y varios vehículos, con patentes argentinas y otros dos chilenas. Alex reconoció a su hermano, cuando Luis, levantó los brazos desde el camión para hacerse visible. Los testigos vieron cómo los agentes en el operativo vestían ropa militar argentina pero también otros vestían de civil. A pesar de que los tres chilenos se resistieron al secuestro, fueron subidos boca abajo al camión que se alejó hacia un destino desconocido.

Los secuestradores los llevaron al regimiento Maipo de Mendoza. En la noche, los trasladaron por El Paso fronterizo “Los Libertadores” en una camioneta con toldo. Los arrojaron al campo de torturas “Cuatro Álamos”. Gabriela Salazar, quien estuvo detenida en Cuatro Álamos desde marzo de 1976, escuchó llegar allí a tres personas; pedían agua, no habían tomado agua en todo el trayecto, venían desde Mendoza.

En la mañana los trasladaron al centro de torturas y exterminio “Villa Grimaldi” ubicado en Peñalolén. Un prisionero de Villa Grimaldi, dirigente del MAPU, Juan Feres Nazarala, estuvo en la misma cajonera y separado por tabiques de madera con Luis.

Juan Feres, al salir en libertad, informó al presidente de la Comisión Chilena de Derechos Humanos Jaime Castillo Velasco, sobre los secuestrados de Mendoza. Castillo Velasco, le informó a una hermana de Luis, para que presentara los urgentes recursos de amparo, y en agosto de 1976 fue expulsado del país por la dictadura.

El Ministro en Visita extraordinaria para causas de violaciones a los Derechos Humanos de la Corte de Apelaciones de Santiago, Mario Carroza, condenó el año pasado, a veinte secuestradores y homicidas de la DINA, por Siete casos de secuestros y cinco de homicidios calificados, por la causa Operación Cóndor.

El ministro Carroza, logró establecer la siguiente secuencia de hechos:

Que a raíz de los acontecimientos acaecidos en el país el día 11 de septiembre de 1973, el Gobierno Militar instituye de manera formal el 25 de noviembre de 1975, en reunión plasmada en Chile, un plan de coordinación de acciones y mutuo apoyo entre los servicios de inteligencia de Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay y Chile, con seguimientos, detenciones, interrogatorios bajo tortura, traslado entre países, desaparición o ejecución de personas contrarias a los gobiernos instituidos de facto.

Condenó, a los generales Cristoph Georg Willeke Floel y Raúl Eduardo Iturriaga Neumann (presos en Punta Peuco) y al Coronel, Carlos José Leonardo López Tapia (fallecido en Punta Peuco) por los secuestrados en Mendoza.

Villa Grimaldi, fue el último lugar donde se supo de los secuestrados en Mendoza. Luis, Juan y Manuel continúan desaparecidos. Todos los años en abril, los familiares, amigos y compañeros, realizamos actos conmemorativos de homenaje en Villa Grimaldi y el Museo de La Memoria. Estos jóvenes, luchadores sociales, estaban comprometidos con el socialismo y contra las oligarquías, eran latinoamericanistas. Tenían sólidos valores, principios e ideales. Dedicaron y ofrendaron sus vidas a la transformación social y por eso fueron perseguidos. Son herederos de Allende y merecen nuestro homenaje y respeto.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: