Inicio internacional Uruguay – Habitación compartida con nuestros mejores enemigos

Uruguay – Habitación compartida con nuestros mejores enemigos

67
0
Compartir

Revista Claridad n° 48, Uruguay

Por David Rabinovich

Los cisnes negros son muy raros, un fenómeno improbable,
sorprendente. Un rinoceronte gris es una gran amenaza, problema
imparable que se dirige hacia tí a toda velocidad. Tener un elefante
en la habitación es un gran problema, no sabemos qué hacer con él,
su tamaño nos supera, no sabemos cómo enfrentarlo. Pero ignorarlo,
sólo agranda el impacto de su presencia inoportuna.

Fuimos sorprendidos por un ‘cisne negro’ que nos distrajo. Estábamos a punto de
ser arrollados cuando intentamos escapar de la embestida del ‘rinoceronte gris’,
pero el refugio que encontramos es una habitación donde hay un elefante. Sí,
tenemos esperanzas, miedos, incertidumbre sobre qué hacer. Todos esos extraños
animales se alimentan de la inercia, la indiferencia, crecen con las mentiras que nos
inventamos para seguir adelante…

¿Quién define “lo posible”.
Una diputada noruega recién electa por el partido “Rojo”, dijo: “…si no tienes una
visión de una sociedad sin clases, entonces tu plan es para una sociedad dividida en
clases.” A veces alguien nos dice esas verdades que se presentan a la conciencia
claras y distintas. Pero quienes sostienen esas prístinas ideas y una conducta
personal coherente con ellas, son verdaderos ‘cisnes negros’.

El Socialismo del siglo XXI es una idea, a lo sumo un sueño; pero el Capitalismo del
siglo XXI es una realidad palpable y cruel a la que suele llamarse democracia. Hay
países donde se vota y se juega al ‘soberanismo’ mientras sus economías son
manejadas por los poderes fácticos de las corporaciones. ¿Son democracias?
Las luchas de las izquierdas han sido, desde siempre, para que vivamos mejor. Las
anima, a todas, un espíritu de solidaridad, cooperación, justicia social. Las relaciones
con la democracia liberal, para las izquierdas, ha sido un asunto más complejo. Las
izquierdas tolerantes y respetuosas se enfrentan a derechas que siguen otras lógicas
de confrontación. Derechas que son verdaderos ‘rinocerontes grises’.

Trinchera de ideas y trinchera de piedras.
El proyecto político del capital naturalmente se opone al proyecto político del
trabajo. Pero en la amplia familia de las izquierdas nada separa tanto las aguas como
la definición anticapitalista de algunas de ellas.

Dijo el diputado cabildante doctor Eduardo Lust: “yo defiendo la libertad, todos los
artículos de la LUC cuestionados son artículos que defienden al que cree en la
libertad: para disponer de su dinero, trabajar, pagar, educar, defenderse. (…) de un
lado vamos a estar los que defendemos la libertad y del otro los que quieren limitar
la libertad y después que la ciudadanía decida.”

Del otro lado de ese pensamiento está el movimiento obrero, estudiantil,
ambientalista, cooperativo y feminista. La solidaridad y la justicia no prosperan en
las lógicas de los mercados. Dentro del sistema, la pobreza es un problema social
mientras que la riqueza es un tema personal o a lo sumo familiar.

Para otro “rinoceronte”, el empresario del agro negocio y senador Sebastián da
Silva: “Cada semana que pasa, es una semana menos que tenemos para transformar
el Uruguay. Eso lo vemos con la urgencia del ahora, y hasta con el dramatismo del
ahora. Los meses de la pandemia nos obligan a redoblar la velocidad de los cambios
de futuro.”

Por su impresionante currículo vital 1 , uno de los mejores enemigos que tienen los
intereses de las mayorías es el actual ministro de Educación y Cultura, el doctor
Pablo Da Silveira. El 5 de agosto del 2014 Da Silveira publicó una nota en El País:
exponiendo este argumento:“…en cualquier sociedad mínimamente compleja, las
personas pertenecemos al mismo tiempo a muchos grupos de interés. En relación a
algunos temas defendemos intereses mayoritarios y en otros no. En este contexto,
¿cómo podrían funcionar las instituciones si fueran gobernadas por representantes
de nuestros intereses? ¿Cuántos representantes corporativos habría que colocar en
esas instituciones…”

“…por esta razón, las democracias modernas apuestan a la representación política
(es decir, ciudadanos representando a ciudadanos). Unas de las principales
exigencias que dirigimos a nuestros representantes es que sean capaces de ejercer la
«mediación política»: un arduo trabajo de escucha y construcción de acuerdos que
intenta dar respuestas a las complejas demandas que emergen de la sociedad.”
Más recientemente su indiscutible capacidad intelectual, puesta al servicio de la
defensa de la LUC, se refirió a las consecuencias de su derogación parcial. Cree que
quienes buscan derogar la LUC “quieren volver atrás” (…) Para él la intención es
frenar el fortalecimiento de la capacidad de decisión del Consejo Directivo Central
(Codicen) frente a los demás subsistemas; “quieren retornar a ese esquema en el
que (dichos organismos) podían bloquear las decisiones”. Considera que la
derogación de la ley planteará el retorno a “un régimen que concentra las decisiones
pedagógicas y de recursos, que no existe más en el mundo desde que cayó la Unión
Soviética”. ¿Así piensa el ministro “construir acuerdos”? El debate de ideas,
legitimar el disenso, cuidar la democracia es parte central de su rol como ministro. Y
nada que diga o haga puede adjudicarse a ignorancia, inocencia o pasión
momentánea.

Otro jugador de peso es el doctor Julio María Sanguinetti: “Creo que la campaña del
FA fue mentirosa y falsa. Hasta el uso mentiroso de la imagen de Batlle y Ordóñez
como si estuvieran en juego las empresas del Estado”. (…) “La idea es volver a
Bonomi, al FA permisivo con sus ideologizaciones del delito y lo mismo la educación:

¿vamos a volver al Consejo con Fenapes mandando?”. La pregunta que formula
provoca otras interrogantes: Quizá quiera volver a su Ley de educación, la 14.101.
En esta habitación que es el país, todo el territorio nacional y los mares que le
pertenecen, el elefante es un presidente y su ‘equipo’ que se mueve y pisa al Mides,
se hamaca y tira el sistema de salud y el de cuidados, agita la trompa resopla y vuela
por los aires Ancap, basta un aleteo de sus orejas para dañar gravemente Antel y sus
heces pueden hundir el puerto.

El arte de hacer lo que parece imposible.
“No tenía una orgánica por fuera de lo que él pudiera pensar y decidir. La lógica de
las actividades de gobierno y las responsabilidades que cada uno ejercía no nos
daban tiempo para ocuparnos ni de la orgánica del sector ni de la política del sector”
dijo Nicolás Olivera intendente de Paysandú e integrante de Alianza Nacional ante el
fallecimiento del líder del sector.

El congreso del Frente Amplio reunió más de mil delegados para discutir pasado,
presente y futuro. La vida mostrará si se comienzan a transitar buenas sendas. Pero
que allí vimos democracia en funcionamiento parece fuera de toda discusión.
Aunque después que se juntaron tantas firmas contra la LUC está latente el peligro
de adoptar un triunfalismo que conduzca a errores, como pensar que el malestar
social implica el reclamo un cambio estructural.

¿Hay una “repolitización” del país? ¿Qué y quién es el Frente Amplio? ¿La coalición
formada para desplazar al Frente del gobierno tiene proyección de futuro? ¿Podrá
liderarla la derecha pura y dura?

Son preguntas legítimas que pueden tener más de una respuesta. El FA fue el
partido más votado en las últimas elecciones nacionales con un 39,02% (949.376
votos) contra 696.452, el 28,62%, del Partido Nacional. Pero las reglas son así.
El 15 de noviembre de 2020 hubo municipales en Brasil y ningún partido político
obtuvo más del 10% a nivel nacional. En Perú se realizaron elecciones presidenciales
el 11 de abril pasado, y en este caso ninguno de los 18 candidatos presidenciales
llegó al 20% de los votos; quienes pasaron a la segunda vuelta, Pedro Castillo y Keiko
Fujimori, obtuvieron en la primera 19% y 13% respectivamente. Dos meses antes, el
7 de febrero, se había realizado la primera vuelta presidencial en Ecuador y los dos
más votados, Andrés Arauz y Guillermo Lasso, apenas superaron entre ambos el
50% del total. ‘Democracias’ en las que izquierdas y derechas disputan espacio
político, cargos de gobierno, relatos y otras menudencias. Las elites tienen todos los
recursos del poder y de la propiedad, claro.


Pandora y sus papeles.
El escrache a los ricos del mundo ha sido inmenso. Millones de documentos que
muestran los manejos turbios de las grandes fortunas están saliendo a luz. Todavía
no he visto ningún nombre vinculado al gobierno de Cuba mencionado entre los
‘lideres’ regionales con cuentas en paraísos fiscales. No lo descarto, pero los que sí

están son los de algunos connotados ‘demócratas’ como Piñera, Lasso o Macri.
También aparecen líderes empresariales y políticos de Brasil, Paraguay, Colombia,
Perú… De Uruguay, empresarios, futbolistas y poco más. Por ahora.
Si las democracias actuales son tan deficientes ¿qué nos impide considerar
alternativas que las transformen en reales?


1 https://ucu.edu.uy/sites/default/files/facultad/fch/cv-pablo-da-silveira.pdf

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.