Inicio internacional Uribe y Moro, íconos de la extrema derecha latinoamericana en apuros

Uribe y Moro, íconos de la extrema derecha latinoamericana en apuros

152
0
Compartir

OTHER NEWS

Ago 5 2020

Publicamos a continuación dos artículos sobre dos  figuras públicas de América Latina hasta ahora “intocables”.

De la Jornada de México: Álvaro Uribe: oportunidad para la justicia

De Telesur: Corte Suprema retira denuncia contra expresidente Lula da Silva

Cordialmente,

El Editor de Other News

5 de agosto de 2020

——————

Álvaro Uribe: oportunidad para la justicia

 Editorial, La Jornada

El ex presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, se encuentra desde ayer bajo arresto domiciliario por los presuntos delitos de soborno y fraude procesal.

El también senador –suspendido en forma automática al dictarse su detención– y fundador del partido en el gobierno, Centro Democrático, es el primer ex mandatario que recibe una orden de aprehensión en la historia contemporánea de ese país.

Los actos ilícitos por los que lo investiga la Corte Suprema de Justicia habrían sido cometidos entre 2015 y 2019 por el líder de la ultraderecha colombiana, en el curso del proceso que se le seguía por su papel protagónico en la formación de grupos paramilitares, responsables de crímenes de lesa humanidad.

Según las indagatorias, Uribe y su representante legal sobornaron a una decena de testigos para que modificaran su testimonio respecto de la participación del político en el Bloque Metro de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Éstas fueron una suerte de federación de grupos terroristas de extrema derecha que operaron de 1997 a 2004. Mediante ligas estrechas con los cárteles del narcotráfico, las AUC se integraron con el fin de combatir a las guerrillas que amenazaban a la oligarquía rural, pero también para exterminar a los pueblos indígenas y campesinos que resistían el despojo de tierras emprendido por los propios terratenientes y sus socios del crimen organizado.

La sed de sangre y la absoluta falta de escrúpulos del ex mandatario quedó al descubierto al revelarse el escándalo de los falsos positivos, una serie de ejecuciones extrajudiciales propiciadas por su estrategia de otorgar premios a los soldados que mataran a integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) o del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Los alcances de esta atrocidad fueron más allá de la evidente corrupción de las fuerzas armadas, que supone la degradación de los soldados colombianos en cazarrecompensas, pues los uniformados no se limitaron a emprender la cacería humana contra grupos guerrilleros a la cual los instaba el gobierno de Uribe: corrompidos por esta lógica perversa, comenzaron a asesinar a sangre fría a los campesinos de las regiones donde se encontraban desplegados, y a presentarlos como si fueran integrantes de alguno de los grupos rebeldes. Entre 3 mil 500 y 10 mil personas fueron asesinadas a consecuencia de esta política.

Como queda patente, Uribe encuentra tanto su modo de vida como su razón de ser en la guerra y la muerte, lo cual explica su feroz oposición a cualquier intento de poner fin a la violencia que azota a Colombia.

Saboteó por todos los medios a su alcance el proceso de paz abierto con las FRC por su sucesor, Juan Manuel Santos, mediante el cual se logró la desmovilización de la guerrilla más antigua de América Latina.

La llegada al Palacio de Nariño de su discípulo político, Iván Duque, ha traído consigo un retroceso lamentable en los esfuerzos de justicia transicional con los que se buscó cerrar las heridas del prolongado conflicto armado.

Como las madres de los falsos positivos, cabe celebrar el arresto de uno de los personajes más siniestros engendrados por la ultraderecha del continente, y esperar que el avance de la justicia dé paso a la aclaración plena de los atroces crímenes cometidos por Uribe antes, durante y después de su presidencia.

Corte Suprema retira denuncia contra expresidente Lula da Silva

Telesur

Renuncia Sergio Moro, el superministro estrella de Bolsonaro que ...

La denuncia contra Lula da Silva fue incluida por el entonces juez  Sergio Moro días antes de la primera vuelta de las elecciones de 2018.

El Supremo Tribunal Federal de Brasil decidió este martes retirar la denuncia del exministro Antonio Palocci de la acción judicial contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Con una votación de  dos votos contra uno la Segunda Sala de la Corte Suprema (STF) retiró la denuncia del ex ministro Antonio Palocci respondiendo así a la solicitud de la defensa de Lula, quien señaló una violación de la imparcialidad en la inclusión de esta información seis días antes de las elecciones de 2018.
 
La denuncia de Palocci fue incluida por el entonces juez federal Sergio Moro días antes de la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

 
Para la dirigencia del  Partido de los Trabajadores y para la defensa de Lula, es otra demostración de los objetivos políticos de Moro, que se convertiría en ministro de Justicia  bajo el gobierno del ultraderechista Jair  Bolsonaro.
 
La presidente del PT,  Gleisi Hoffmann expresó en Twitter. «Es oficial: Moro actuó para elegir a Bolsonaro».

 
De acuerdo al magistrado de la sala, Ricardo Lewandowski, el desempeño de Moro tenía la intención de generar, al parecer, un hecho político, que revela una brecha con el orden constitucional actual.
 
Para  Lewandowski, se demostró la restricción ilegal impuesta a Lula, que impone la exclusión de pruebas ilícitas.
 
Anteriormente los abogados del expresidente brasileño obtuvieron otra victoria en el Segundo Panel, con el mismo puntaje y los mismos votos. Los ministros le garantizaron al ex presidente acceso a todos los documentos utilizados en un acuerdo entre la constructora  Odebrecht y el Ministerio Público Federal (MPF).  
 
En esta acción judicial Lula da Silva es acusado de recibir una propiedad de al menos 12 millones de dólares de Odebrecht para albergar el Instituto Lula, en la ciudad de  Sao Paulo. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.