Inicio Internacional Turquía: Construyendo una voz socialista para que la clase trabajadora resista a...

Turquía: Construyendo una voz socialista para que la clase trabajadora resista a Erdogan

157
0

13 de diciembre de 2023 Berkay Kartav

Imagen: Presidente Erdogan (Foto: Wikimedia commons)

La victoria electoral del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en las elecciones de mayo de 2023, superando a la alianza de oposición procapitalista, ha sido una sorpresa para muchos que deseaban desesperadamente ver la espalda de Erdogan en medio de una crisis histórica del costo de la vida.

La retirada de Erdogan de su visión poco ortodoxa, después de las elecciones, de que los tipos de interés más bajos frenan la inflación, y el nombramiento de Mehmet Simsek, más fiable, como ministro de Finanzas, y de Hafize Gaye Erkan, como nuevo gobernador del banco central, han señalado un retorno, al menos en términos de gestión económica, a un programa económico estable a los ojos de los inversores.

Pero la crisis subyacente del capitalismo turco, en un período de orden político y económico internacional altamente volátil, no muestra signos de recuperación a pesar del crecimiento superficial después de las elecciones. Este será un gobierno que estará empeñado en hacer que la clase trabajadora pague por las fallas de su sistema.

Por lo tanto, lejos de señalar un retorno a un equilibrio estable, la victoria de Erdogan señala la apertura de un nuevo período explosivo con oportunidades para que la izquierda intervenga políticamente, plantee ideas socialistas y arme políticamente a la clase trabajadora. La cuestión de construir una voz política de masas para la clase trabajadora con un programa socialista y, por lo tanto, la forja de un partido revolucionario de masas se plantea claramente en esta era.

A pesar de las condiciones objetivas favorables, el fracaso del principal bloque de oposición liderado por el Partido Popular Republicano (CHP) kemalista –que reunió a una coalición de partidos procapitalistas, incluida la extrema derecha– ha llevado a cuestionarse cómo derrotar a Erdogan y su Partido Justicia y Desarrollo. Más importante aún, esta derrota electoral debería abrir debates entre el movimiento obrero y los jóvenes, en particular, sobre qué programa y estrategia se necesitan para una sociedad que satisfaga sus aspiraciones.

Lo que está claro es que la ira generalizada en la sociedad ante una crisis histórica del costo de la vida, incluso entre aquellos que podrían haber votado por Erdogan u otros partidos de derecha, no se disipará.

Las encuestas de opinión revelan periódicamente que para alrededor del 70% de los habitantes de Turquía el problema más importante sigue siendo la crisis del coste de la vida. Aunque la inflación oficial es de poco más del 61% en noviembre de 2023, la inflación real que siente la gente corriente de la clase trabajadora es mucho mayor. Se prevé que la inflación supere el 120%. Después de las elecciones, el gobierno anunció aumentos asombrosos del IVA y de los impuestos a los combustibles que sólo aumentarán el sufrimiento de la clase trabajadora común en Turquía.

Partido de los Trabajadores de Turquía (TIP)

Dadas las oportunidades políticas en el próximo período, es necesario tomar medidas para reconstruir las organizaciones de la clase trabajadora y construir una alternativa socialista de masas al régimen asolado por la crisis de Erdogan.

El éxito electoral del recién formado Partido de los Trabajadores de Turquía y el entusiasmo que crearon entre una cierta capa, en particular entre los jóvenes, es una indicación de que el terreno es inútil para la creación de una voz política de masas para la clase trabajadora.

El TIP fue formado recién en 2017 por el Partido Comunista Popular (HTKP), un grupo que se separó del Partido Comunista “estalinista” de Turquía (TKP) (después del movimiento del Parque Gezi de 2013) por diferencias políticas y organizativas.

En las elecciones generales de 2018, debido a leyes antidemocráticas, el TIP no pudo presentarse a las elecciones. En cambio, hicieron un pacto electoral con el Partido Democrático de los Pueblos (HDP), prokurdo, que permitió al líder del PIT Erkan Bas y a otro miembro destacado, Baris Atay, presentarse a las elecciones bajo las listas del HDP. Después de las elecciones, dimitieron del HDP y formaron su propio grupo en el parlamento. Más tarde, Ahmet Sik del HDP y Sera Kadigil del CHP desertaron al TIP, elevando el número total de representantes del TIP a cuatro en el parlamento.

Durante estos años, los representantes del TIP, en particular Erkan Bas, aprovecharon su posición en el parlamento para alzar la voz de la gente común con discursos encendidos. Durante estos años el TIP ganó más popularidad y logró atraer a una capa de jóvenes que buscan una alternativa socialista. Pudieron llenar en parte el vacío que existía en la izquierda.

Al explicar su estrategia electoral para las elecciones de 2023, el líder del TIP escribió que su objetivo es ser una voz para los trabajadores y que les gustaría alentar a los trabajadores, activistas comunitarios, estudiantes universitarios y activistas LGBTQ+ a presentarse en las próximas elecciones, incluso si no son miembros del TIP.

En las elecciones parlamentarias de mayo de 2023 formaron la Alianza Trabajo y Libertad con el HDP. Esta alianza recibió 5.744.004 votos en total y ahora cuenta con 65 representantes en el Parlamento turco (de 600). El TIP recibió casi un millón de votos (1,73%) y consiguió que cuatro diputados fueran elegidos, aunque no se presentaron en todas partes para no cruzar los votos del HDP en zonas marginales.

Otra alianza electoral de izquierda, Fuerzas Unidas de los Socialistas, formada por el Partido Comunista de Turquía (TKP) y el Partido de Izquierda (SOL) y varios otros grupos, obtuvo 159.405 votos y no consiguió ningún escaño.

En términos del programa que ofrecen, el TIP va más allá del programa de las nuevas formaciones populistas de izquierda, como Corbyn en Gran Bretaña o Syriza en Grecia. El programa oficial establece que:

“El requisito previo del socialismo es tomar el poder mediante una revolución lograda por la clase trabajadora, bajo la dirección del partido y con la participación de diversos sectores de la sociedad. A esta revolución política le sigue una revolución social, que garantiza la abolición de la propiedad privada de los medios de producción y la transformación de todas las relaciones sociales, empezando por las relaciones de producción. El socialismo es la fase de transición, que comienza con la revolución política y continúa con la revolución social, entre la sociedad capitalista y la sociedad sin clases. En esta etapa, el principal objetivo de la clase trabajadora es construir la democracia socialista aplastando la máquina estatal capitalista y suprimiendo las fuerzas contrarrevolucionarias cuya intención es mantener la esclavitud asalariada, llevar más lejos la construcción del socialismo y luchar por la revolución mundial, que asegurará la completa desaparición de las sociedades de clases”. https://tip.org.tr/es/programa-de-fiesta/

Aunque durante la campaña electoral se presentó una versión suavizada de este programa, el TIP planteó exigencias socialistas como la renacionalización y la necesidad de introducir una economía planificada.

Si bien era necesario presentar un programa socialista, no fue suficiente para construir una base amplia entre la clase trabajadora. El TIP debería tomar medidas cualitativas para echar raíces en las zonas de clase trabajadora. Cuando lo han logrado, lo han hecho extremadamente bien. En Defne, una de las zonas más afectadas por el devastador terremoto de hace unos meses, quedaron segundos con el 28% de los votos.

En un período en el que hay enormes ataques contra la clase trabajadora y los jóvenes, el TIP tiene el potencial de encabezar un movimiento de masas unido de la clase trabajadora para luchar por cuestiones de “pan y mantequilla” y ofrecer una alternativa socialista. Por ejemplo, pueden organizar sesiones de distribución masiva de folletos y, junto con los sindicatos, coorganizar manifestaciones en todo el país sobre la crisis del costo de vida y ofrecer una salida a la crisis.

Un voto por Kemal y un voto por el TIP

El mayor error estratégico del TIP en las últimas elecciones fue apoyar acríticamente al candidato presidencial de la Alianza Nacional, Kemal Kilicdaroglu. Su lema oficial durante la campaña electoral fue “un voto por Kemal y un voto por el TIP”, lo que reflejaba el estado de ánimo de la sociedad en ese momento.

Es comprensible que muchos jóvenes y la clase trabajadora quisieran desesperadamente que Erdogan fuera a la primera vuelta. A diferencia de otros candidatos de derecha que el CHP presentó en el pasado, como Ekmelledin Ihsanoglu, Kilicdaroglu fue visto como un candidato aceptable, ya que se considera un socialdemócrata y proviene de una secta islámica oprimida conocida como alevismo.

Sin embargo, la alianza nacional representa los intereses de las grandes empresas y no ofreció ninguna política que aliviara los problemas que enfrentan la clase trabajadora o la juventud. Estaban a favor de la privatización y de los ataques neoliberales contra la clase trabajadora y los pobres, aunque no lo declararan explícitamente. Además, la Alianza Nacional era una coalición formada por grupos de derecha y extrema derecha.

Después de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, Kemal Kilicdaroglu se comprometió a deportar a todos los inmigrantes, en un intento desesperado por ganar la segunda vuelta. El día que anunció esto, el TIP intensificó su campaña para que Kemal Kilicdaroglu fuera elegido y así deshacerse de Erdogan.

Los marxistas no deberían evitar estar en minoría a veces. Si el TIP hubiera luchado, o al menos discutido, presentar su propio candidato para las elecciones presidenciales en la primera vuelta, habrían tenido la oportunidad de presentar una alternativa socialista tanto a Erdogan como a la Alianza Nacional. Incluso si hubiera recibido votos modestos, habría marcado un hito para el futuro.

Organización de la clase trabajadora

La formación de un frente único de organizaciones obreras y socialistas es de vital necesidad, especialmente en este período de bajos niveles de conciencia y organización de clase. El golpe militar de 1980 durante el apogeo de la lucha de clases en Turquía, que impuso una dictadura policial-militar y prohibió los sindicatos y algunos partidos políticos y el derecho de huelga, fue un enorme revés para el movimiento obrero. Miles de activistas de la clase trabajadora fueron encarcelados y torturados.

Hacia finales de la década de 1980, hubo un aumento en las huelgas, lo que demostró que la izquierda estaba recuperando fuerza. Este período se conoció como las “protestas de primavera”, que incluyeron una magnífica marcha de alrededor de 100.000 mineros y sus familias desde Zonguldak, una ciudad minera de carbón en el norte de Turquía, hasta la capital, Ankara, contra la privatización y el cierre de minas.

Pero el colapso del estalinismo, combinado con el revés tras el golpe militar de 1980, hizo retroceder la conciencia y la organización de la clase trabajadora, no sólo en Turquía sino en todo el mundo. Como resultado, incluso las capas más avanzadas de la clase trabajadora estaban confundidas.

Desde entonces, ha habido bajos niveles de lucha y los grupos socialistas, que alguna vez fueron poderosos, fueron marginados. Las confederaciones sindicales militantes, como la Confederación de Sindicatos Revolucionarios de Trabajadores (DISK), se vuelven cada vez más derechistas y burocráticas.

En este contexto, los logros del TIP en las últimas elecciones, no sólo en términos del número de votos que recibieron, sino en términos de popularización de las ideas socialistas, son ciertamente bienvenidos y deben verse como un paso adelante.

De un par de miles de miembros, su membresía ha aumentado ahora a alrededor de 40.000 y están creciendo. La dirección del TIP reconoce que este aumento en el número de miembros crea problemas para una organización “revolucionaria” y enfatizan la necesidad de formar cuadros, el marco de un partido revolucionario y una definición de lo que constituye un miembro.

Si bien es vital construir una formación amplia de la clase trabajadora, existe una necesidad vital de construir un partido revolucionario de masas, con raíces en la clase trabajadora, para ofrecer un programa y una estrategia socialistas para derrotar al capitalismo. Si el TIP aspira a convertirse en tal partido, entonces tendrá que ser puesto a prueba durante el curso de la lucha.

Pero aunque el TIP logró recibir casi un millón de votos gracias a un programa radical de izquierda, son más bien un fenómeno electoral. Si no toman medidas para construir su autoridad entre la clase trabajadora organizada, entonces sus votos también podrían colapsar en el momento de las próximas elecciones. No basta con simplemente predicar el socialismo o tener una retórica “revolucionaria”. Tendrán que formular demandas concretas, partiendo de la conciencia general de la clase trabajadora, a través de una serie de demandas transicionales, y vinculándolas con la necesidad de una transformación socialista de la sociedad.

Frente Unido

En este sentido, en el período posterior al colapso del estalinismo con bajos niveles de conciencia y organización de la clase trabajadora, es vital construir un frente unido con las organizaciones de trabajadores y los sindicatos, y construir una lucha colectiva conjunta contra el régimen de Erdogan y ofrecer una salida socialista a la crisis.

Como se mencionó anteriormente, hubo dos alianzas de izquierda en las últimas elecciones. El TIP estaba en coalición con el HDP prokurdo y el Partido Laborista (EMEP) como parte de la Alianza Trabajo y Libertad. Tácticamente, si bien este pacto permitió al TIP ganar escaños en el parlamento al superar el umbral antidemocrático del 7% de votos para ganar escaños, plantea interrogantes sobre cómo debería ser la alianza.

La Alianza Trabajo y Libertad debe fortalecerse y ampliarse política y organizativamente para convertirse en un polo de atracción para los trabajadores y jóvenes que quieren luchar contra la crisis del costo de vida y contra el régimen de Erdogan.

Los feroces ataques del régimen contra los derechos democráticos del pueblo kurdo, incluido el encarcelamiento de muchos destacados activistas, han debilitado enormemente la capacidad organizativa del HDP.

Pero el HDP sufrió programáticamente y se movió más hacia la derecha. Se acomodaron a las “políticas de identidad” en lugar de apelar a todos los sectores de la clase trabajadora en Turquía. Abandonaron muchas de las demandas de clase que alguna vez plantearon.

El fracaso del HDP a la hora de entusiasmar a su base social en las últimas elecciones se reflejó en la caída del apoyo electoral. Al mismo tiempo, algunos de los comentarios sectarios, como las declaraciones hechas por figuras destacadas que implican no votar por el TIP, han dañado aún más la reputación del HDP.

A pesar de todas las limitaciones programáticas del HDP, el pueblo kurdo todavía lo considera su propio partido. La solidaridad con el HDP contra la represión estatal y el racismo y la lucha por los derechos democráticos y nacionales del pueblo kurdo serán vitales en este período. Cualquier formación obrera o socialista que no defienda los derechos democráticos y nacionales de los kurdos y otras minorías oprimidas no podrá ganarse su confianza.

Si bien se debe invitar al HDP (ahora rebautizado como Partido por la Igualdad y la Democracia de los Pueblos) a formar un frente único con las organizaciones de trabajadores y los grupos socialistas, una alianza debe basarse en principios de clase claros que defiendan los intereses de la clase trabajadora planteando un programa socialista. . La alianza debe defender los derechos de las mujeres y las minorías oprimidas, lo cual es parte integrante de la lucha por el cambio socialista.

Con miles de trabajadores y jóvenes militantes, el TIP, el Partido Comunista, el Partido de Izquierda, el Partido Laborista y otros grupos socialistas podrían luchar juntos para defender los intereses de la clase trabajadora y plantear ideas socialistas. Pero una alianza –una coalición de quienes están dispuestos– no debería ser simplemente una amalgama de diferentes grupos. Debería ser federal y genuinamente democrático para maximizar la participación activa de las masas de la clase trabajadora.

Tal alianza, si bien haría posible que las organizaciones participantes mantuvieran su independencia, podría ser un polo de atracción para los trabajadores y jóvenes que quieran luchar contra el brutal régimen de Erdogan. Al participar en una alianza, el TIP podría potencialmente llegar a una clase trabajadora y a jóvenes políticamente más activos y ganarlos para su organización mediante hechos, así como a través de discusiones y debates.

Sin duda, las próximas elecciones locales de marzo de 2024 serán una oportunidad importante para que la izquierda plantee ideas socialistas e incluso gane posiciones. Pero esto debería ser parte de una estrategia más amplia para construir la mayor estrategia electoral que ofrezca una alternativa socialista tanto al AKP de Erdogan como a otros partidos procapitalistas, incluido el CHP.

Luchando por el socialismo

El régimen de Erdogan y, posteriormente, el capitalismo turco se encuentran en una situación desesperada y enfrentan multitud de crisis. Este será un gobierno inestable en un período de intensificación de la rivalidad capitalista en todo el mundo.

No hay razón para que las luchas de masas que tienen lugar en Sri Lanka no se repitan también en Turquía. Las organizaciones de trabajadores, así como los grupos socialistas, tendrían que estar preparados para movilizar todo el potencial de la clase trabajadora, no sólo para derrotar a Erdogan y su partido sino para luchar por un cambio socialista.

A pesar de la relativa calma y la desmoralización de amplios sectores de la sociedad después de las elecciones, existe ciertamente el potencial de que se desarrollen movimientos espontáneos, así como ocupaciones de fábricas y huelgas masivas.

La reciente lucha de los trabajadores textiles de Ozak en Urfa por el reconocimiento sindical muestra el camino a seguir. La escandalosa represión estatal contra este grupo de trabajadores, muchos de los cuales son mujeres, no ha logrado calmar el ánimo. En el orden del día hay más conflictos laborales, a una escala mucho mayor. Esto es lo que más temen el régimen de Erdogan y los patrones.

Al mismo tiempo, está claro que todavía hay bajos niveles de organización y de conciencia. Reconstruir las organizaciones de la clase trabajadora, incluidos los sindicatos y una voz política masiva para los trabajadores y los jóvenes, armada con un programa socialista, es una necesidad vital.

Pero además de luchar por un partido así, es necesario que se desarrolle un partido revolucionario de masas que pueda ofrecer un camino a seguir y un programa socialista revolucionario con la perspectiva de derrocar al capitalismo. Demandas como el impago de la deuda y otras políticas socialistas, incluida la nacionalización de los sectores dominantes de la economía bajo control y gestión de los trabajadores, serán vitales para plantear un programa que pueda unir a diferentes capas de la clase trabajadora. Los escritos de grandes pensadores revolucionarios –principalmente Karl Marx, Friedrich Engels, Lenin y Trotsky– serán vitales en el proceso de forjar un partido revolucionario de masas que sea capaz de asumir estas gigantescas tareas.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.