Inicio Internacional Las contradicciones de la “transición verde” del capitalismo

Las contradicciones de la “transición verde” del capitalismo

182
0

12 de diciembre de 2023 Ryan Aldred y Alex Sampson, de Socialism Today, Gran Bretaña (edición de diciembre de 2023/enero de 2024)

Imagen: COP 28: el capitalismo no tiene soluciones seguras ni a largo plazo para la crisis climática (Wikimedia Commons)


A medida que la catástrofe ambiental se avecina, acentuada por el aumento de las temperaturas y la creciente prevalencia de fenómenos climáticos extremos, como los incendios forestales y las inundaciones que azotaron al mundo en 2023, la lucha por lograr el cero neto se intensifica. Con un creciente énfasis en la energía renovable y la necesidad de implementar infraestructura vital que allane el camino para una transición verde, una lucha global por los Elementos de Tierras Raras (REE) y otros materiales críticos para tales empresas está en marcha. Sin embargo, a medida que los esfuerzos para aumentar la exploración, extracción, producción y refinamiento de minerales críticos comienzan a intensificarse, también lo hace la competencia entre fuerzas capitalistas rivales para acaparar participación de mercado.

La Agencia Internacional de Energía (AIE) estima que la energía eólica y solar podrían representar alrededor del 70% de la generación de energía para 2050, frente al 9% en 2020, aunque esto supone que se cumpla el objetivo global de neutralidad de carbono para 2050. Independientemente, La AIE informa sobre una creciente demanda de lo que considera «metales verdes», como el cobalto, el cobre y el níquel, cuya producción podría multiplicarse casi por siete para 2030. Además, la AIE predice que los fabricantes de energía limpia necesitarían un 40 Para 2040, el consumo de litio será de 10 veces más, 25 veces más grafito y aproximadamente 20 veces más níquel y cobalto que en 2020.

Esto se debe a que estos metales se utilizan en la producción y almacenamiento de energía renovable, así como en el desarrollo de baterías para vehículos eléctricos. Una de las razones detrás del creciente impulso hacia las energías renovables ha sido la dependencia de Rusia para el suministro de gas natural en gran parte de Europa, y los países de la UE importaron el 45% de su suministro total de gas natural de Rusia en 2021. La guerra en Ucrania y Las sanciones económicas de represalia impuestas por las potencias capitalistas occidentales y la posterior explosión de los precios de los combustibles fósiles impulsaron a muchos países europeos a diversificar su suministro de energía y tratar de abandonar la dependencia de los combustibles fósiles más rápido de lo que hubieran sido de otro modo.

De manera similar, mientras continúa la actual guerra comercial entre Estados Unidos y China, la minería de minerales es un área de competencia feroz, y Estados Unidos busca recuperar algo de terreno mientras China domina en este campo. Según un informe del grupo de expertos estadounidense Brookings Institute, China ya refina dos tercios del níquel del mundo, el 40% del cobre, el 59% del litio y el 73% del cobalto del mundo. En vista de esto, algunas empresas estadounidenses han tratado de limitar su dependencia de dichos materiales buscando soluciones alternativas; Tesla, por ejemplo, utiliza menos del 5% de cobalto en las baterías de sus automóviles, en comparación con un tercio hace apenas unos años.

El cambiante panorama geopolítico –desde el mundo unipolar inmediatamente después del colapso de los estados estalinistas en Rusia y Europa del Este, dominados por el capitalismo estadounidense, hasta el mundo multipolar de hoy– también se expresa en las cambiantes lealtades de los países con materias primas. explotar. The Economist informó que las naciones africanas están adoptando un enfoque más pragmático y transaccional al cerrar acuerdos y parecería que ya está en marcha una nueva lucha por África. Esto se debe a que África alberga alrededor del 30% de los recursos minerales del mundo necesarios para la producción de energía renovable.

La minería de minerales estuvo en la agenda de la reciente cumbre Rusia-África. Las empresas chinas tienen una fuerte presencia, poseen o tienen participación en 15 de las 19 minas de cobalto en el Congo, y Estados Unidos envió su delegación más grande hasta la fecha a la Indaba minera, la conferencia minera más grande de África a principios de este año.

Los mercados potenciales que se están abriendo son de escala gigantesca, y The Economist informa sobre “superpotencias de productos básicos verdes” que podrían ver 1,2 billones de dólares en ingresos anuales inyectados en sus economías y se estima que se necesitarán gastar 2 billones de dólares en exploración y producción para 2040.

“superpotencias de los productos básicos verdes”

Actualmente, se están extrayendo reservas minerales de minas terrestres, lo que a menudo implica prácticas y procedimientos mineros dudosos. Según la Organización Internacional del Trabajo, la minería de cobalto y coltán contribuyen significativamente al trabajo infantil y forzoso.

Otro problema es la enorme destrucción ambiental que se está infligiendo para, paradójicamente, proteger el medio ambiente. Muchos depósitos minerales se encuentran dentro de selvas tropicales, como en Indonesia, Gabón y Brasil, y se está produciendo una creciente deforestación. De manera similar, los relaves, que son productos de desecho que quedan del procesamiento y extracción de minerales, suelen ser tóxicos, radiactivos o ácidos y pueden ser enormemente contaminantes. Además, las aguas residuales de los procesos mineros son difíciles de reciclar, lo que añade más presión si se considera el alto uso de agua requerido en la minería en áreas que ya tienen suministros hídricos bajo presión.

El daño ambiental se ve agravado por el hecho de que con el tiempo la calidad de los depósitos minerales ha empeorado a medida que se extraen minerales más fáciles y accesibles. En Chile, las leyes de los depósitos de cobre han caído un 30% en los últimos 15 años, lo que está elevando los costos de extracción y procesamiento, pero también requiere métodos más intensivos en carbono para producir las mismas cantidades de minerales necesarios.

Dado que el daño ambiental causado por la minería se estaba convirtiendo en un problema mayor, junto con las crecientes inseguridades en la cadena de suministro causadas por las tensiones políticas y las naciones productoras que aplicaban un número cada vez mayor de aranceles comerciales, era inevitable que las corporaciones capitalistas buscaran nuevas fuentes de ingresos. Materias primas críticas. Y parecería que han encontrado la respuesta al problema de la minería en tierra al buscar, en su lugar, explotar depósitos en aguas profundas.

Las llanuras abisales del océano profundo están cubiertas de nódulos polimetálicos, hechos de manganeso, cobalto, níquel y cobre, muy buscados para las tecnologías verdes. Actualmente se están investigando seis áreas principales de aguas profundas, pero la de mayor interés se encuentra actualmente en la Zona Clarion-Clipperton (CCZ) en el Pacífico entre Hawaii y México. Hasta mayo de 2022, la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos (ISA) había emitido 31 licencias para explorar el potencial de esta zona en un área de 1,5 millones de km2. Se estima que la CCZ podría contener hasta 21.100 millones de toneladas secas de nódulos que contienen minerales, lo que facilitaría la transición a tecnologías netas cero.

Estos nódulos descansan en el fondo del océano y pueden ser recolectados fácilmente mediante máquinas de succión robóticas, que aspiran los nódulos, devuelven los sedimentos al fondo del océano y los transfieren a los barcos para su procesamiento básico. Las empresas que invirtieron en este proceso afirman que prácticamente no se producirían residuos de subproductos, en comparación con la minería en tierra, y que cualquier material aspirado con los nódulos se devolvería al fondo marino de forma respetuosa con el medio ambiente.

A wider issue is that, according to Greenpeace, the deep sea captures 90% of excess heat and nearly 40% of CO2 generated by human activity. In the midst of a climate crisis, the potential loss of this carbon capture system cannot be underestimated. Despite these concerns, the Kingdom of Nauru (Micronesia), in partnership with Canadian based The Metals Company, has already declared its intention to begin mining its licenced area from as early as 2026, which could potentially bring it into conflict with many neighbouring states, as well as others around the world who are supporting the moratorium. Many of the economies of these states are dependent on marine life and tourism, and one of the main tuna fishing grounds is based within the CCZ area, causing concern for fishing companies.

The ISA has yet to create firm regulations for the exploitation of these deep-sea zones. It is clear, however, that their potential will not be ignored by profit-hungry corporations and, if successful, the implications for the small nations of the Pacific could be wide ranging and potentially catastrophic.

Ultimately, with profits being the main driving factor for mining corporations, coupled with the geopolitical rivalries which are ratcheting up, capitalism offers no way forward in the face of the escalating unfolding climate catastrophe. It is only through international and democratic planning, balancing the need for a swift green transition with stringent democratic controls, informed by science, to protect the needs of people and the planet that a solution can be found, and that degree of democratic cooperation will only be possible in a socialist system.

Global warning: Capitalist green transition’s critical contradiction – Socialism Today

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.