Open top menu
TRUMP – BREXIT, DOS CARAS DE LA MISMA MONEDA

TRUMP – BREXIT, DOS CARAS DE LA MISMA MONEDA

Diego Carmoni
Hoy 19 de noviembre del 2016, despertamos con la radio encendida, pensamos que teníamos una pesadilla, que la presidencia de los Estados Unidos la había ganado, un multimillonario racista, charlatán y fanfarrón que se jacta de agresiones sexuales contra las mujeres, y quiere levantar murallas y expulsar los extranjeros.  
 
No era un sueño con pesadilla. !Era verdad¡ Trump salió victorioso, Clinton ni siquiera movilizó a los votantes negros y latinos en los números que se habían anticipado. Una encuesta mostró que Trump ganó más votantes latinos que los republicanos habían capturado la última vez. Trump un enemigo de la clase obrera con su propaganda que hizo chivo expiatorio de la crisis del capitalismo, a los musulmanes y inmigrantes mexicanos,  logra dividir a los trabajadores cuando mas estos necesitan estar unidos.
 
En  un momento de crisis económica y política global. La corriente principal de la política pro-capitalista crea un espacio que puede ser llenado por falsos profetas como Trump. Esto refleja tanto el impacto del fracaso financiero como las políticas pro-corporativas de la administración Obama sobre los empleos y el nivel de vida de los sectores más pobres de los trabajadores blancos, y la total indiferencia del Partido Demócrata ante la difícil situación de la clase obrera. La campaña de Clinton trató de movilizar la participación de votantes entre los trabajadores negros y otros trabajadores minoritarios, sobre la base de la política de identidad, sin ofrecer políticas que beneficiaran a los trabajadores como clase.
 
La victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos es un terremoto político que ha expuesto ante el mundo entero la crisis terminal de la democracia estadounidense. Tal es la degeneración del gobierno burgués que ha elevado a un obsceno charlatán y millonario demagogo, al más alto cargo de la tierra.
 
Cualesquiera frases conciliadoras que pueda emitir en los próximos días, no quita que Trump dirigirá un gobierno de guerra de clases, chovinismo nacional, militarismo y violencia policial estatal. Además del Poder Ejecutivo, todas las principales instituciones políticas de los Estados Unidos, incluidas las Cámaras del Congreso y la Corte Suprema, estarán en manos de la extrema derecha para proteger los intereses de las grandes corporaciones.
 
Todos ignoraron el hecho de que la elección se convirtió en un referéndum sobre la devastadora crisis social y la decadencia en los Estados Unidos, que Trump pudo canalizar y dirigir y encausar a la derecha.
 
¿Quién y qué es responsable de la victoria de Trump? Primero, antes que nada, la campaña de Clinton y el Partido Demócrata, que no estaba dispuesto y era incapaz de presentar un programa que pudiera atraer un apoyo popular significativo. Clinton llevó a cabo su campaña en el nivel más bajo y más reaccionario. Combinó las afirmaciones de que Trump era un agente de Putin, destinado a crear el marco para la agresión contra Rusia, con denuncias de la clase obrera como racistas y “privilegiados”. En segundo lugar, las falsas promesas de la administración de Barack Obama, elegido hace ocho años sobre las promesas de “esperanza” y “cambio”. Obama obtuvo el apoyo de grandes sectores de la clase trabajadora, incluidos los trabajadores blancos, que se oponían amargamente a la desigualdad social y a la política del gobierno de Bush de guerra y reacción social.
 
Los dirigentes sindicales, que durante las últimas cuatro décadas de creciente desigualdad social han trabajado sistemáticamente para suprimir la lucha de clases y mantener el dominio político del Partido Demócrata. También han promovido asiduamente el nacionalismo económico reaccionario proteccionista, que está en línea con la propia plataforma de Trump.
 
La noción de que las divisiones básicas en la sociedad son a lo largo de raza y de género, no es sólo políticamente reaccionario, es fundamentalmente falso, las divisiones sociales son producto de la división de clases entre patrones y trabajadores. Los demócratas y Clinton fueron los causantes de su propio fracaso. No sólo perdieron en las regiones predominantemente pobres y blancas, sino que también sufrieron una disminución en la participación de votantes en las regiones negras de la mayoría, ya que los trabajadores y jóvenes afroamericanos no veían ninguna razón para respaldar a la candidato del statu quo.
 
Ambas campañas han sido insultos a la inteligencia de los estadounidenses. Por un lado, Trump apeló al enojo, denunciando a su rival como una criminal que debería estar en la cárcel. Clinton y los demócratas, por su parte, pusieron el énfasis en Trump como un predador sexual y un agente de Moscú. En definitiva, ninguno ofreció un programa serio para mejorar la calidad y condiciones de vida de la clase trabajadora, la gran mayoría del pueblo estadounidense.
 
Estas elecciones demuestran la disfunción de un sistema político sumido en el monopolio de dos partidos corporativos burgueses, los cuales defienden con diligencia los intereses de la clase capitalista y todas las campañas guerreras del imperialismo. Los ataques personales y el uso y abuso de escándalos, son medios por los cuales los candidatos evitaron cualquier discusión sobre las cuestiones más urgentes que enfrenta el electorado, dentro de las cuales, se destaca el creciente peligro de extensión de las guerra a nivel mundial, el desempleo y los bajos beneficios sociales.
 
Trump busca dirigir las tensiones sociales a lo largo de líneas nacionalistas extremas, apelando a las fuerzas racistas y de tendencia fascista en la sociedad. A pesar de que presume oponerse a las intervenciones militares en Oriente Medio, al mismo tiempo, Trump glorifica al ejército estadounidense y promete desatar su violencia en contra de cualquier país que se oponga a las exigencias de su gobierno. No es casualidad que en su discurso primer recalcó que contaba con el apoyo de 200 generales y rindió homenaje a los servicios de inteligencia. Su promesa de “Volver a hacer grande a América” es tan sólo una traducción del llamado de Hitler, “Alles de Deutschland Über” (Alemania sobre todo).
 
Algo similar ocurrió con el Brexit del Reino Unido, “Hacer Gran Bretaña Grande de Nuevo”,  el jueves 23 junio el año 2016. La extrema derecha logró su victoria más importante en la historia electoral británica. Su campaña del referéndum montó la victoria con un tema central, la inmigración. La percepción de que “otros” se apoderan de “empleos británicos”, que bajan los salarios, y sobrecargan los servicios públicos, dominó el debate de campaña y obscureció todo lo demás. Esta fue la venganza de los perdedores de la globalización y de los marginados, con sus opresores que conducen la carga.
 
Jeremy Corbyn (el primer líder verdaderamente progresista del Partido del Trabajo en décadas) y todo su gabinete en la sombra defendió la adhesión a la Unidad Europea. Todos los principales dirigente sindicales progresistas optaron por quedarse. La izquierda “marxista”, que no representa más que la ilusión de unos pocos grupos marginales (por ejemplo, el Partido Comunista de Gran Bretaña marxista-leninista y el Partido Socialista de los Trabajadores) se dividió sobre el referéndum.
 
Los que acapararon la dirección política del Brexit, era la extrema derecha. Primero y más importante es Nigel Farage y su UKIP BNP. El programa económico de Farage y los conservadores del Brexit son la versión extrema del neoliberalismo. Sus objeciones a la Unión Europea incluyen regulaciones que protegen a los consumidores y los trabajadores (incluida la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea), que a su juicio limita el “libre comercio” y “libre flujo de capitales”.
 
La farsa más desvergonzada de los Brexiteers era su retórica de avivar los temores de la inmigración, mientras que la planificación de un post-referéndum del programa de socavar los derechos civiles y humanos. Su estridente mensaje contra la inmigración lleva el subtexto, “detener a los inmigrantes, la reducción de sus beneficios y socavar los servicios sociales para avanzar en la privatización y la desregulación”. Siempre ha sido claro que una victoria electoral dirigida por la mayoría de los políticos de la derecha, refuerza la derecha, no como creen los izquierdistas extremistas que podría revitalizar al movimiento de los trabajadores.
 
La victoria del Brexit, y la campaña de Trump, repercutió en toda Europa, ahora Austria está a punto de elegir a un Presidente de la extrema derecha, siendo la señal más clara hasta ahora de un movimiento continental hacia la derecha, Norbert Hofer, está bien posicionado para ganar una segunda vuelta en diciembre, lo que haría que Austria el primer país de Europa occidental para elegir un dirigente de extrema derecha simpatizante del fascismo, al frente del gobierno, desde la caída de la Alemania nazi.
 
Los  Demócratas de Suecia, el Frente Nacional en Francia, el Partido por la Libertad en los países Bajos, el Frente Nacional de Le Pen y otras voces de la llamada extrema derecha protofacista  para sus países una vez abiertos se cierren y se vuelven hacia adentro. Pero la insurgencia no se limita a Europa, como se puede observar todos los partidos de derecha crecientes están alineados con Donald Trump, animando a los votantes a temer: los migrantes que tienen sus puestos de trabajo, los musulmanes que amenazan su cultura y la seguridad.
 
En los últimos meses, el resurgimiento del nacionalismo en toda Europa, ha llegado a ser tan poderoso que los partidos tradicionales se han visto obligados a inclinarse bruscamente a la derecha, retrocediendo a menudo desde sus principios básicos de la tolerancia, la apertura y la diversidad. En Francia, algunos municipios han prohibido a las mujeres musulmanas que se cubran totalmente a sí mismas con los llamados burkinis al nadar o descansar en ciertas playas. El Parlamento danés aprobó una controvertida “ley de la joyería”, que permite al gobierno confiscar objetos de valor de los solicitantes de asilo que llegan para ayudar a financiar su alojamiento.
 
Incluso los trastornos electorales aparentemente más inverosímiles han comenzado a parecer plausible, sobre todo después de que el Reino Unido sorprendió al mundo al votar en junio para salir de la Unión Europea. El Brexit fue impulsado en gran parte por la retórica anti-inmigrante del Partido de la Independencia U.K., que ha pedido desde hace tiempo para Gran Bretaña cerrar sus fronteras. Donald Trump, en particular, ha expresado su apoyo entusiasta. Incluso él mismo ha vinculado a las fuerzas insurgentes que impulsaron el voto salir de la Comunidad Europea diciendo en Twitter que pronto sería conocido como el Sr. Brexit.
 
Nigel Farage, hoy día comentando el triunfo de Trump, decía: “Yo creía que el Brexit era grande, pero esto es gigante”. El impulso ganado por los partidos de derecha en Gran Bretaña, no termina en el Canal de la Mancha, en Francia, los Países Bajos y otros países han llamado a sus propios plebiscitos de estilo Brexit sobre la afiliación en la Unión Europa (UE). Ante la presión de la UE. a aceptar su cuota de refugiados, los funcionarios en Eslovaquia, Estonia, Bulgaria y Polonia han dicho que desean tomar sólo los solicitantes de asilo cristianos o ninguno en absoluto. El gobierno nacionalista en Hungría incluso llamó a un referéndum sobre el tema, el 2 de octubre y los resultados son prácticamente una conclusión inevitable: los húngaros están seguros de rechazar el plan del UE. para el reasentamiento de refugiados, erosionando aún más la unión.
 
Incluso en Alemania, donde la vergüenza por las atrocidades nazis ha proporcionado durante mucho tiempo la resistencia al nacionalismo, la extrema derecha del partido para Alemania (AFD) obtuvo más votos que el partido conservador de la canciller Angela Merkel en su propio distrito electoral (ambos terminado detrás de los socialdemócratas). En otra elección local, que se celebró en Berlín el 18 de septiembre, la Unión Demócrata Cristiana de Merkel registró su peor resultado en la capital.
 
En los antiguos países comunistas del Este de Europa,  que se han visto particularmente afectados por el cierre de fábricas, el alto desempleo y el éxodo de trabajadores jóvenes a los estados más ricos de Europa Occidental, Trump y sus seguidores a lo largo del Danubio han sido capaces de sacar provecho no sólo por el temor a la migración, sino también de la angustia por la desigualdad económica, a menudo con lo que parecen ser las mismas consignas en diferentes idiomas. Sobre la inmigración: !Enviar de vuelta a los musulmanes: !Manténgalos fuera! Utilizar la política del miedo.
 
Durante un evento reciente en Berlín, Georg Pazderski, uno de los líderes de la AfD, se le preguntó por qué alemanes le sienten tanto miedo a la migración masiva a pesar de que, según las estadísticas oficiales, la afluencia de solicitantes de asilo no ha dado lugar a un aumento sustancial de crimen o la pobreza. Él respondió con una famosa frase del estratega republicano Lee Atwater. “La percepción es la realidad”, dijo Pazderski en Inglés antes de expandirse en la máxima en alemán: “Lo que la gente siente es lo que perciben como la realidad. Y en este momento, nuestros ciudadanos se sienten mal, inseguros “. Poco importa que tales sentimientos tengan una base real. En una encuesta del 2015 titulado “Los peligros de la Percepción”, el grupo de investigación británico Ipsos encontró que los europeos tienden a sobreestimar groseramente el número de extranjeros que en realidad se encuentran en sus países. En Alemania, dijeron los encuestados, en promedio,  del 26% de la población nació en el extranjero; el número real es del 12%. La discrepancia fue aproximadamente la misma en Francia, Bélgica, el Reino Unido y los Países Bajos.
 
El próximo período tanto en EE.UU. como Europa  será de choque, indignación y luchas cada vez más amargas. Sólo esperamos, que no pase mucho tiempo para que los trabajadores, incluidos los que votaron por  el Brexit y por Trump puedan darse cuenta, de las peligrosas y desastrosas consecuencias de la demagogia populista, que divide a los trabajadores encerrándolos en fronteras nacionalistas, para que no puedan luchar todos juntos en Europa, y así poderlos explotar a su antojo. Solamente los intereses de la clase obrera, en la lucha contra la guerra, la desigualdad social y las  dictaduras,  podrán avanzar la lucha para unificar a los trabajadores de todas las razas, etnias y nacionalidades, en una lucha común contra el sistema capitalista. La tarea básica y urgente que ahora surge de las elecciones es la necesidad de construir un liderazgo revolucionario y socialista internacional. “La crisis de la humanidad es la crisis de una dirección política  revolucionaria”.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: