Open top menu
Tripulantes de naves de carga del sur de Chile denuncian ante la OIT malas condiciones laborales

Tripulantes de naves de carga del sur de Chile denuncian ante la OIT malas condiciones laborales

Santiago, 16 de septiembre de 2019. (radiodelmar.cl)– Organizaciones de tripulantes de naves mercantes y de carga que operan en Chile presentaron una denuncia ante la Organización Internacional del Trabajo de las Naciones Unidas (OIT) acerca de «prácticas abusivas» por parte de las empresas, «contradictorias sentencias judiciales que perjudican a los trabajadores», y la «política errática» de la Dirección de Territorio Marítimo y Marina Mercante que es el organismo estatal que tiene por misión cautelar el cumplimiento de las leyes para dar seguridad a la navegación y proteger la vida humana en el mar.

La denuncia fue presentada por la Federación Nacional de Sindicatos de Oficiales de Naves Mercantes y Especiales de Chile (FENASIOMECHI) junto a la Federación de Sindicatos Marítimos y Gente de Mar (FESIMAR), en la oficina de la OIT en Santiago de Chile el viernes 13 de septiembre de 2019.


Esta es la declaración de las organizaciones sindicales

Director (a)

Presente

De nuestra consideración.

Junto con saludarle, solicitamos a usted nos permita difundir la presente

Declaración de prensa.

De antemano le estamos muy agradecidos.

MOMENTO HISTORICO PARA LA MARINA MERCANTE NACIONAL

La Federación Nacional de Sindicatos de Oficiales de Naves Mercantes y Especiales de Chile (FENASIOMECHI) junto a la Federación de Sindicatos Marítimos y Gente de Mar (FESIMAR) cumplen con informar al personal embarcado, autoridades y ciudadanía que hemos concretado un paso, que sería histórico por ser la primera vez que ocurre, doloroso pero necesario al denunciar al ESTADO DE CHILE ante la Organización Internacional del Trabajo -OIT- con la concurrencia de nuestros dirigentes y asesores legales con abundantes documentos, que respaldan nuestras acusaciones sobre el “dejar ser y hacer” a los empresarios navieros en desmedro de los legítimos derechos de los trabajadores del mar.

Todas estas prácticas abusivas, como el derecho al descanso, la falta de cancelación de las horas extraordinarias, el poco personal a bordo de las naves con su polifuncionalidad y consecuentemente el recargo de trabajo que conlleva a una sola pada mortal fatiga, los alarmantes índices de accidentes con consecuencias de muertes y suicidios (como el caso del RO-RO Coyhaique, en la Región de Aysén, aún a punto de hundirse), el aumento de enfermedades mentales por las agresivas e inhóspitas condiciones de trabajo, como asimismo el trato indigno y degradante desde la plana ejecutiva contra los tripulantes.

Por otro lado, las contradictorias sentencias judiciales que perjudican a los trabajadores, ya que interpretan erróneamente la basta legislación marítima que se encuentra, en muchas ocasiones, sometida a los Convenios Internacionales suscritos por Chile no dándole aplicabilidad.

Mucho más grave es el gravísimo comportamiento administrativo y resolutivo de la Dirección del Territorio Marítimo y Marina Mercante (DIRECTEMAR) que posee una política errática, y según la apreciación de los nuevos mandos cada 2 ò 4 años, con una laxa fiscalización a las naves que favorecen las prácticas economicistas del empresario naviero en desmedro de la seguridad de la vida humana en el mar y la falta de su cuidado, y el medio ambiente.

Este servicio público y fiscalizador es el ente técnico del estado de chile para los asuntos marítimos, y por ende nos representa en todas las instancias del mar que se desarrollan en el mundo, sin contrapesos de nivel académico como las universidades u otras de similares características, y tampoco obedecen a los tribunales ni a la Contraloría General de La República al no acatar sentencias o dictámenes, por lo que han podido heredar una dinámica de abundante burocracia y de buenas relaciones sociales con el empresariado que finalmente los contrata en el retiro de sus carreras.

Por estos antecedentes y otros, que sería largo enumerar, es que nos hemos visto obligados de recurrir a las instancias internacionales para acusar al Estado de Chile de no respetar los convenios internacionales, la ley de navegación, y tampoco el Código del Trabajo.

Federación de Sindicatos Marítimos y Gente de Mar (FESIMAR)

Declaración marina mercante nacional chilena

Director (a)

Presente

De nuestra consideración.

Junto con saludarle, solicitamos a usted nos permita difundir la presente

Declaración de prensa.

De antemano le estamos muy agradecidos.

MOMENTO HISTORICO PARA LA MARINA MERCANTE NACIONAL

La Federación Nacional de Sindicatos de Oficiales de Naves Mercantes y Especiales de Chile (FENASIOMECHI) junto a la Federación de Sindicatos Marítimos y Gente de Mar (FESIMAR) cumplen con informar al personal embarcado, autoridades y ciudadanía que hemos concretado un paso, que sería histórico por ser la primera vez que ocurre, doloroso pero necesario al denunciar al ESTADO DE CHILE ante la Organización Internacional del Trabajo -OIT- con la concurrencia de nuestros dirigentes y asesores legales con abundantes documentos, que respaldan nuestras acusaciones sobre el “dejar ser y hacer” a los empresarios navieros en desmedro de los legítimos derechos de los trabajadores del mar. Todas estas prácticas abusivas, como el derecho al descanso, la falta de cancelación de las horas extraordinarias, el poco personal a bordo de las naves con su polifuncionalidad y consecuentemente el recargo de trabajo que conlleva a una sola pada mortal fatiga, los alarmantes índices de accidentes con consecuencias de muertes y suicidios (como el caso del RO-RO Coyhaique, en la Región de Aysén, aún a punto de hundirse), el aumento de enfermedades mentales por las agresivas e inhóspitas condiciones de trabajo, como asimismo el trato indigno y degradante desde la plana ejecutiva contra los tripulantes. Por otro lado, las contradictorias sentencias judiciales que perjudican a los trabajadores, ya que interpretan erróneamente la basta legislación marítima que se encuentra, en muchas ocasiones, sometida a los Convenios Internacionales suscritos por Chile no dándole aplicabilidad. Mucho más grave es el gravísimo comportamiento administrativo y resolutivo de la Dirección del Territorio Marítimo y Marina Mercante (DIRECTEMAR) que posee una política errática, y según la apreciación de los nuevos mandos cada 2 ò 4 años, con una laxa fiscalización a las naves que favorecen las prácticas economicistas del empresario naviero en desmedro de la seguridad de la vida humana en el mar y la falta de su cuidado, y el medio ambiente. Este servicio público y fiscalizador es el ente técnico del estado de chile para los asuntos marítimos, y por ende nos representa en todas las instancias del mar que se desarrollan en el mundo, sin contrapesos de nivel académico como las universidades u otras de similares características, y tampoco obedecen a los tribunales ni a la Contraloría General de La República al no acatar sentencias o dictámenes, por lo que han podido heredar una dinámica de abundante burocracia y de buenas relaciones sociales con el empresariado que finalmente los contrata en el retiro de sus carreras. Por estos antecedentes y otros, que sería largo enumerar, es que nos hemos visto obligados de recurrir a las instancias internacionales para acusar al Estado de Chile de no respetar los convenios internacionales, la ley de navegación, y tampoco el Código del Trabajo.

Federación de Sindicatos Marítimos y Gente de Mar (FESIMAR)

Declaración marina mercante nacional chilena

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: