Open top menu
Tribunal declara culpable al “paco nazi” de Estación Central de los delitos de torturas y falsificación de instrumento público

Tribunal declara culpable al “paco nazi” de Estación Central de los delitos de torturas y falsificación de instrumento público

[resumen.cl] El Cuarto Tribunal Oral en lo Penal de Santiago sentenció por unanimidad esta tarde culpabilidad del mayor de Carabineros Francisco Arzola Ruiz, de la 21° Comisaría de Estación Central, conocido en la zona como el «paco nazi», en los delitos tormento y apremios ilegítimos y torturas contra trabajadoras y trabajadores del comercio ambulante, además de falsificación de documento público para encubrir estos delitos. Desde el Ministerio Público solicitan una pena de 15 años de sentencia definitiva, la que será dada a conocer el sábado 14 de septiembre.

El fiscal de Alta Complejidad Centro Norte, Francisco Ledezma, ha acreditado hasta ahora al menos 10 incidentes de torturas cometidos contra trabajadores y trabajadoras del comercio ambulante, estudiantes, lustrabotas y un taxista de la comuna de Estación Central en la Región Metropolitana efectuados por 14 funcionarios de Carabineros liderados por Francisco Arzola Ruiz, alias «el paco nazi», develando un modo de operar al interior de la 21ª Comisaría.

Desde que comenzó la investigación, el SML calificó los hechos episodios como «tortura», es decir, «un delito de lesa humanidad».

Pese a la gravedad de los hechos, la mayoría de los Carabineros siguen en servicio activo, aunque la propia institución los sindica como autores de estos delitos.

Carabineros y la tortura como práctica institucionalizada 

«Con una botella de agua entre las manos, el teniente Carlos Leal Aqueveque salió a inspeccionar qué estaba ocurriendo en el patio de la 21ª Comisaría de Estación Central, en la intersección de las avenidas Ecuador y General Velásquez. Allí vio al taxista N.L.P.C. esposado y de rodillas, con la cara y el cuerpo manchados con hematomas. Leal observó al detenido y le vació la botella sobre la cabeza.» Señala un reportaje publicado por La Tercera, rescatando el relato del taxista que fue detenido por detenerse en un lugar no habilitado. Los funcionarios molestos con el chofer por grabar con su celular el irregular procedimiento, le pidieron que entregara el teléfono, a lo que éste se negó, por lo que el teniente desenfundó su pistola y miró fijo a N.L.P.C.: «Tengo 25 años y soy teniente, vos, guatón culiao, soi un pobre taxista», para luego apuntarle directamente en la cabeza e hizo pasar la bala por la recámara del arma. «¡Si quiero te mato y no me va a pasar nada, nunca vai a poder contra un oficial de Carabineros!», le gritó. Luego hizo un sonido similar al de un balazo: «¡Pum!», para después reírse ante el natural miedo demostrado por el trabajador.

Otra de las víctimas declaró ante tribunales bajo la solicitud que se aislara a los imputados mediante un biombo, debido a que es incapaz volver los rostros de los victimarios. «Arzola escuchó el testimonio atento, buscó a su familia y amigos con la mirada y comenzó a hacer gestos de burla, pese a que la declaración describía los mismos actos por los cuales la fiscalía lo persigue». Durante la audiencia del 27 de agosto, la mujer sostuvo que «después de ser detenida, fue subida a un bus de Carabineros y al interior Arzola la golpeó y azotó contra las paredes; fue tan grande la golpiza -relató- que el mayor le arrancó con sus manos un mechón completo de su cabello, lo que le generó un sangramiento. ‘Yo soy ‘el nazi’, pa’ que te acordís de mí toda la vida’, le habría dicho. Al igual que Carlos Leal -considerado su ‘discípulo’ en la 21ª Comisaría-, Arzola usó su arma de fuego para intimidar a una de las víctimas, apretar el gatillo con la pistola apoyada en la cabeza del detenido.» consigna La Tercera.

Esta no es la primera vez que «el paco nazi» está vinculado a un proceso judicial, pues el mayor de Carabineros era conductor de una de las patrullas involucradas en el caso de José Huenante, joven de 16 años y de origen mapuche Detenido Desaparecido desde septiembre de 2005, en medio de un procedimiento policial en Puerto Montt.

Pese a ser conocido por sus prácticas, en la 21ª Comisaría de Estación Central todavía es recordado y respetado por sus pares. Algunos comentan que es injusto que haya terminado su carrera de esa forma, preso por «hacer su labor». Sin embargo, agradecen que la institución haya estado a la altura y lo haya exculpado en la investigación interna. «Total, la misma corte lo dijo, el Pancho estaba cumpliendo con su labor y el comercio ambulante es un problema, sobre todo porque son los extranjeros los que tienen infectada Estación Central, si ya no se puede ni caminar», dice uno de sus amigos a modo de defensa.

«El apodo de ‘el nazi’ le gustaba a Arzola. Cuando se paseaba por la Plaza Argentina, dicen quienes lo conocieron, infundía respeto y ningún comerciante ilegal aparecía. Tenía un tema con los extranjeros, pero no solo él, sino también sus seguidores en la comisaría. Así lo relata un testigo protegido que fue clave para desbaratar esta banda, de acuerdo con el fiscal Ledezma.»

Los delitos eran encubridos por los demás funcionarios de Carabineros en la comisaría: «Cuando algún detenido resultaba con múltiples lesiones que eran difíciles de explicar ante la fiscalía o el tribunal, los carabineros negaban su presencia en la comisaría, incluso ante las consultas de su familia. Posteriormente, los soltaban, sin dejar registro de su aprehensión. ‘Son muy violentos con los ambulantes y les pegan a personas que saben que pueden pegarles, principalmente a los ambulantes, menores de edad y a los extranjeros’, aseguró un testigo protegido.»

El fiscal de Alta Complejidad Francisco Ledezma sostuvo a La Tercera que en esta investigación se pudieron detectar dos situaciones particularmente graves: «La primera es que se acreditaron agresiones de gran magnitud por parte de carabineros a las víctimas, cuando estas ya estaban detenidas en dependencias policiales, sin capacidad ni posibilidad de resistirse ni oponerse a ninguna acción de los policías. La segunda es que en algunos de los hechos investigados ni siquiera se dio cuenta de un procedimiento policial de detención a la fiscalía y, en otros, derechamente se falsificaron antecedentes para justificar las detenciones o agravar la situación procesal penal de los detenidos».

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), asegura que las acciones de tortura por parte de la policía se están haciendo más cotidianas y reiteradas. El abogado Daniel Cárdenas sostuvo que solo en la Región Metropolitana se han registrado 100 casos . «Lo que pasó en la 21ª Comisaría da cuenta de una dinámica en que participan funcionarios de Carabineros de todos los niveles de mando que no solo cometen delitos, sino que, además, aseguran su impunidad».

Revisa el reportaje de La Tercera en el siguiente enlace: https://www.latercera.com/la-tercera-domingo/noticia/las-sesiones-tortura-la-banda-del-mayor-arzola/804521/

*Imagen: Salida den Centro de Justicia de Francisco Javier Arzola (el Paco Nazi). Mario Tellez | La Tercera

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: