Inicio Internacional Sri Lanka: ¿Es el «Movimiento Nacional Popular» una alternativa de masas viable?

Sri Lanka: ¿Es el «Movimiento Nacional Popular» una alternativa de masas viable?

219
0

9 de marzo de 2023 Siritunga Jayasuriya, Partido Socialista Unido (CIT Sri Lanka)

Imagen: Protesta antigubernamental en Sri Lanka el 13 de abril de 2022 frente a la Secretaría Presidencial (Foto: AntanO)


«Go Home Gota» fue el lema con el que comenzó una nueva oleada de lucha de masas en Sri Lanka en abril del año pasado. Esta lucha se convirtió en un levantamiento popular masivo, que incluyó grandes huelgas, y que en julio de 2022 se había extendido por todo el país. Finalmente, el presidente Gotabaya Rajapaksa fue expulsado de la presidencia, y todo el gabinete de Rajapaksa se vio obligado a dimitir.

Este levantamiento popular cambió el panorama político de Sri Lanka. Uno de los principales cambios fue el hundimiento de todos los partidos políticos tradicionales. No sólo el partido gobernante de Rajapaksa, sino también el partido burgués de la oposición, el Partido Nacional Unido (UNP), junto con el Partido de la Libertad de Sri Lanka (SLFP). Otros partidos políticos tradicionales tamiles y musulmanes del norte y el este se enfrentan a las mayores crisis de su historia. En este entorno ha surgido el lema «los 225 diputados del Parlamento deben irse a casa». Se ha convertido en una consigna común entre los trabajadores de a pie. Esta nueva situación muestra claramente que la capa avanzada de la clase obrera y la juventud están buscando nuevas vías políticas para llenar el vacío político que ha surgido desde la lucha de masas.

Aunque la gran mayoría de la gente está harta de los partidos políticos tradicionales, todavía tiene alguna esperanza en el proceso electoral. Sin embargo, han empezado a alejarse de los partidos establecidos para acercarse a una nueva formación popular liderada por el Janatha Vimukti Peramuna (JVP – «Frente de Liberación del Pueblo») llamada Movimiento Nacional Popular (NPP). Esto se debe principalmente a que no existe ninguna otra alternativa de masas viable en el país.

El JVP no desempeñó un papel activamente movilizador durante la lucha de masas. No es exagerado decir que han sido espectadores y participantes secundarios de la lucha. Nunca se implicaron con entusiasmo en el movimiento de masas para construirlo ni plantearon una perspectiva para seguir adelante. De hecho, el JVP desempeñó un papel pernicioso en lo que respecta al desarrollo de la lucha obrera en el centro del escenario. El día en que se desarrollaba la lucha de masas (9 de mayo de 2022), el JVP intentó convocar una huelga de transportes, creando un obstáculo para los asistentes a la reunión de masas en Colombo. Se vieron obligados a desconvocarla debido a la fuerte presión de otros sindicatos y socialistas. Pero cuando la huelga se convirtió en una huelga general, muchos sindicatos militantes estaban dispuestos a continuar la huelga para apoyar el movimiento de masas y mantener el impulso. Pero a través de los sindicatos que controla el JVP, consiguieron desconvocar la huelga.

El JVP ha conseguido atraer un considerable apoyo de masas en muy poco tiempo. Dada su creciente popularidad, el JVP abandonó de forma oportunista incluso las políticas políticas de izquierda «falsas» básicas que defendían de palabra. Esta es otra razón clave por la que el JVP se ha vuelto atractivo para la clase media urbana y los círculos pequeñoburgueses. Ahora, el JVP ha eliminado por completo de su vocabulario la palabra socialismo, que hasta ahora mantenía al menos como fraseología ceremonial. El JVP no sólo ha abandonado el socialismo, sino que también ha eliminado la camiseta roja y el color rojo heredados de su pasado como movimiento de izquierdas. Se han desplazado muy rápidamente hacia la derecha y han adoptado la política parlamentaria capitalista. En una entrevista concedida al periódico «Anidda», Bimal Ratnayake, uno de los principales dirigentes del JVP, declaró lo siguiente: «Ahora no hay ninguna fuerza social que haga campaña por el socialismo en la sociedad. Ahora es el momento de encontrar la manera de salir de esta crisis pintando algunas reformas capitalistas. Teniendo en cuenta el pozo en el que ha caído el país, ni siquiera eso es malo.» (2018.09.09. Periódico Anidda)

Esto se confirma aún más por la declaración hecha por Anura Kumara Dissanayake, que es el líder del JVP, en una discusión con un grupo de intelectuales independientes el mes pasado. En ese debate, afirmó claramente que ahora han abandonado la lucha por una sociedad socialista. Cuando todos los periodistas se marcharon, Anura pidió a los asistentes que apagaran sus teléfonos móviles. Luego les dijo que «no hay clase capitalista en Sri Lanka y, por tanto, su programa es mantener el sistema capitalista sin corrupción».

Otro partido parlamentario capitalista

Está claro que el JVP se ha convertido gradualmente en otro partido capitalista parlamentario. Otro dirigente del JVP, Nalinda Jayatissa, fue más allá e hizo una declaración pública en un reciente debate de Rupavahini TV en el sentido de que no están en contra de la privatización de la educación, especialmente de las universidades, siempre que se haga bajo la supervisión de un gobierno del JVP (NPP).

Otra acción importante y fraudulenta del JVP es su posición sobre el Fondo Monetario Internacional (FMI). Hasta ahora no han hecho ninguna declaración clara sobre pedir préstamos al FMI. En marzo de 2022, cuando la crisis económica estaba en su punto álgido, todos los partidos, excepto el partido gobernante, se vieron obligados a llegar a la conclusión de que el país no debía devolver su deuda, ya que había incurrido en impago. Incluso entonces, el parlamentario del JVP Vijitha Herath insistió en que el país debía mantener el reembolso. Esto demuestra hasta qué punto se han deteriorado hacia políticas neoliberales.

Ahora se ha confirmado que el JVP está dispuesto a aplicar el programa del FMI bajo su supuesta supervisión. El JVP no sólo ha aceptado el sistema capitalista en lo económico, sino también en lo político. Se ha convertido en un movimiento que defiende la ideología budista cingalesa. La visita del líder del JVP, Anura Kumara, al principal líder budista, Malwatu Asgiri Mahanayake, en Kandy, para presentar el manifiesto del JVP, titulado «Deshaye Apksha» (La expectativa del país) muestra su verdadera forma de racistas cingaleses.

En su manifiesto, hablan de crear una «nación de Sri Lanka» y defienden la «seguridad nacional». De hecho, lo que se afirma en su documento no es cierto: nunca ha existido tal nación de Sri Lanka, e imponer tal teoría de una sola nación será una receta para un mayor derramamiento de sangre y división de la clase trabajadora. Una verdad que no se puede ocultar es que siempre que se menciona la llamada «nación de Sri Lanka», en realidad sólo se refiere a la identidad mayoritaria budista cingalesa. La necesidad del pueblo tamil de una nueva constitución había sido mencionada en su folleto «Unidad nacional y reconciliación». En ese folleto, presentado por su frente electoral, abogan por «Unidad nacional – Un país, unido en la diversidad y la igualdad – una nación de Sri Lanka». Esto es, en cierto sentido, ofensivo para los trabajadores tamiles que exigen derechos democráticos y una identidad propia y diferenciada.

Además, «Unidad Nacional y Reconciliación» no aborda las demandas fundamentales del pueblo tamil, incluida la petición básica de que el ejército se retire del norte o se confine en los cuarteles. Esta omisión subraya las limitaciones de la comprensión de la cuestión nacional por parte del JVP. En su manifiesto especial, «An Approach to Solving the National Question» («Un enfoque para resolver la cuestión nacional»), el JVP enmarca la cuestión en términos de un enfrentamiento entre grupos «racistas» cingaleses y tamiles, y simplifica en exceso la compleja cuestión de la siguiente manera: «Por un lado hay grupos racistas cingaleses que dicen que el Norte quiere consejos provinciales con los poderes de la policía y de la tierra, y por otro lado hay grupos racistas tamiles que exigen consejos provinciales con organizaciones e individuos separatistas y el gobierno capitalista indio junto con los imperialistas». (Un enfoque para resolver la cuestión nacional 4 Página 2 de 2)

Además, dice: «Como solución al problema nacional, la introducción en Sri Lanka de una división de poderes a través de consejos provinciales ha fracasado completamente. Sólo ha servido a las fuerzas separatistas y no ha podido encontrar la solución a la cuestión nacional». (JVP, An Approach to Solving the National Question – Última página)

Nacionalismo budista cingalés

La declaración anterior pone de manifiesto que el JVP no ha analizado la cuestión nacional desde una perspectiva de clase y, en cambio, la ve desde un punto de vista dominante cingalés. El JVP intenta ocultar su postura racista cingalesa mediante cierta fraseología hacia los tamiles, pero las posturas racistas de sus líderes han salido a la luz en ocasiones. Además, el JVP escribió sobre el pasado, cuando llevaron a cabo una campaña abiertamente racista, negando el entendimiento general que existe en la izquierda. Se preguntan: «¿Es ésa una historia verdadera?». Responden a esta pregunta de la siguiente manera: «¿Quién ha invadido directamente nuestro país? Ha sido la India. ¿Por qué no se puede escribir esta verdad en nuestra historia? ¿Es tan feo escribir esas palabras? ¿Tienen miedo o son traidores? Sí, sabemos que es feo. Hay algo real que ocurrió en este país en 1987. No se puede enterrar contando una historia cambiada, una historia añadida al carné de identidad. Entonces hubo una lucha patriótica en este país. Hay algo valioso que debería estar en el museo de Sri Lanka, pero que no está. El ejército de Sri Lanka fue traicionado por JR Jayawardene. Sólo un arma de ese ejército fue disparada contra el invasor. Fue el arma que alcanzó a Rajiv Gandhi. Esa pistola debería estar en el museo de Sri Lanka» (Lalkantha el 28.05.2013 Lankadeepa).

La cita anterior basta para mostrar el núcleo del brutal nacionalismo budista cingalés que permanece en el JVP, sea cual sea la «nueva forma» que adopte.

Es importante citar una declaración escrita por el Dr. Sumit Charminda, analista político, que cuestiona el racismo oculto del JVP. Señala (periódico Ravaya del 13.09.2020):

«Recientemente, los abogados del Movimiento Nacional Popular celebraron una conferencia de prensa sobre la 20ª enmienda constitucional. La noticia fue divulgada por el sitio web de Janata Vimukti Peramuna con el titular ‘Lanka Truth’: ‘Al eliminar el 7º Anexo relacionado con el Juramento de la 20ª Enmienda de la Constitución, se ha reforzado sutilmente la formación de un Estado separado.’ «La noticia ha sido citada por Sunil Vatagala, abogado del NPP».

Sumit Charminda, el autor del artículo, plantea la cuestión de por qué los abogados del Movimiento Nacional Popular están ansiosos por presentar una interpretación particular de la cuestión nacional. Luego se pregunta qué implica esto al considerar la reciente idea de Anura Kumara Dissanayake de abolir los consejos provinciales. Esto sugiere que la dirección del PNP no ha conseguido crear un consenso común para un enfoque pluralista de la cuestión nacional, y por tanto no se ha convertido en una parte central de la agenda de reforma democrática. Esta falta de consenso pone de manifiesto la naturaleza irresuelta de la cuestión nacional. Sin embargo, Harini Amarasuriya, diputado de la Lista Nacional del Movimiento Nacional Popular, declaró recientemente que están dispuestos a aplicar la solución 13+. Cabe destacar que el JVP ha guardado silencio sobre la declaración de Harini, lo que puede indicar una falta de claridad o de acuerdo entre los líderes del NPP sobre esta cuestión.

Al mismo tiempo, el JVP está ocultando información sobre las actividades perjudiciales de China en Sri Lanka, incluida la importante destrucción medioambiental y los desafíos económicos causados por China. Esto es coherente con el desarrollo por parte del JVP de una nueva iteración de su teoría del «expansionismo indio», que se originó durante el periodo de Wijeweera. El JVP no parece tener ningún interés en dilucidar la naturaleza clasista de la crisis ni las tensiones geopolíticas subyacentes.

Durante el conflicto, el JVP apoyó plenamente al régimen de Rajapaksa en la ejecución de la guerra y contribuyó a fomentar el racismo contra los tamiles y los musulmanes del noreste. En lugar de analizar la cuestión nacional desde un punto de vista marxista y armar a las fuerzas de izquierda, incluida la clase obrera, contra el acuerdo Indo-Lankés, el JVP incendió la sociedad cingalesa del sur con propaganda racista.

A mediados de la década de 1960, el JVP empezó criticando duramente la entrada de la vieja izquierda en el gobierno de coalición capitalista en 1964. Pero, por otro lado, el JVP engañó a sus propios seguidores cuando entró en el gobierno de coalición, ya que ayudó a llevar a Mahinda Rajapaksa al poder en 2004. Afirmaron que no se trataba de una coalición, sino de un acuerdo gubernamental provisional. En aquel momento, en la dirección del JVP se discutió mucho sobre cómo entrar en gobiernos de coalición. El documento interno presentado por Somawansa Amarasinghe, que era el líder del partido en aquel momento, para el debate que se celebró dentro del partido antes de las elecciones presidenciales de 2005, decía lo siguiente: «En este momento, nuestro partido tiene más ventajas que inconvenientes con la formación de un gobierno de coalición con el Frente Unido del Pueblo. El camino de nuestro partido hacia el poder puede acelerarse gracias a estas ventajas. Ahora existe una situación en la que nuestro partido puede mantenerse sin socavar a la clase capitalista en un gobierno de coalición. Por otra parte, nuestro partido tiene la capacidad de someter al Partido de la Libertad de Sri Lanka a un cierto nivel e incluso liderar ese partido.» (Documento interno de Somawansa Amarasinghe – Nº 14)

Este supuesto «análisis marxista» del JVP no difiere en nada del erróneo análisis teórico realizado por los dirigentes del antiguo Lanka Sama Samaja Party (LSSP) y del Partido Comunista en los años sesenta y setenta para justificar su adhesión a gobiernos de coalición con el Sri Lanka Freedom Party. Esto demuestra que el Janata Vimukti Peramuna, al igual que los antiguos partidos de «izquierda» tradicionales, nunca fue un partido marxista. Es importante comprender cómo el JVP y el Movimiento Nacional Popular se están convirtiendo rápidamente en partidos capitalistas alternativos, abandonando todas las políticas del socialismo. El Samagi Jana Balawega del líder de la oposición Sajith Premadasa declara que la seguridad del país será entregada al ex comandante del ejército Sarath Ponseka en su futuro gobierno. Anura Kumara Dissanayake, del Movimiento Nacional Popular, competidor de Sajith, anunció recientemente, tras una discusión con militares retirados, que se nombraría a un militar retirado para la seguridad del país bajo su gobierno. Esto muestra claramente la dirección que están tomando.

Aunque no es fácilmente comparable, observar el ascenso y la caída de Podemos, una fuerza de izquierda radical en España, también puede ayudar a entender el declive del JVP. En 2014, cuando se formó Podemos, comenzó una grave crisis política en España, junto con la fragmentación de los partidos tradicionales. El movimiento independentista de 2017 en Cataluña, una comunidad autónoma del Estado español, fue una «prueba de fuego» de las políticas y la visión de Podemos. No aceptaban el derecho de autodeterminación del pueblo catalán y su posición firme era que debía alcanzarse una solución de acuerdo con la voluntad de ambas partes. Esta posición también fue perjudicial para el futuro de ese partido.

Los ciudadanos de países como Sri Lanka tienen mucho que aprender del ascenso y la caída de Podemos. Podemos aprender del movimiento Podemos que abandonar tus propios principios y adoptar políticas procapitalistas con el objetivo de ganar más popularidad nunca conducirá al éxito.

Se puede concluir de sus propias declaraciones que el Movimiento Nacional Popular y el Janata Vimukthi Peramuna no son una alternativa al sistema capitalista existente en ningún sentido y que se han convertido en los defensores del sistema capitalista socioeconómica y políticamente. Es evidente que el JVP ha transigido con los imperialistas para impulsar una política neoliberal. Así se desprende también de las conversaciones mantenidas por los dirigentes de ese partido con los embajadores estadounidense y británico. Comprendiendo esta realidad, hay que insistir en que no hay más atajos que luchar por el derrocamiento del sistema capitalista y construir un poder alternativo socialista sin dejarse engañar por los discursos radicales del JVP frente a la crisis de la crisis capitalista en Sri Lanka.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.