Inicio Análisis y Perspectivas Se abre una nueva era de convulsión capitalista y de agitación social...

Se abre una nueva era de convulsión capitalista y de agitación social – Sólo una alternativa socialista ofrece un camino a seguir

57
0
Compartir

Declaración del Secretariado Internacional del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

15 de Mayo de 2020

   La crisis del coronavirus ha entrado en una nueva fase, en la salud, la economía y las relaciones geopolíticas. Ha confirmado las principales tendencias esbozadas en declaraciones anteriores producidas por el CIT. Una nueva era de agitación capitalista y trastornos sociales que no se había visto desde los años 30. Dramáticos giros y vueltas en la situación mundial así como dentro de los países se están desarrollando a la velocidad del rayo.

El resultado exacto de algunos de estos acontecimientos en esta etapa sigue siendo incierto. Sin embargo, es evidente que el capitalismo, que es más oligárquico hoy en día, ha sido expuesto como un sistema que ahora es incapaz de desarrollar la sociedad o las fuerzas productivas en una dirección positiva. Es un sistema social que se está desangrando, arrastrando a la sociedad a un pantano. Una alternativa socialista revolucionaria ofrece la única forma de avanzar para la humanidad en esta era.

   América Latina, Asia y África se enfrentan a un mar de miseria humana a medida que se desarrolla la crisis económica y sanitaria. Muchos gobiernos de Europa y Estados Unidos, después de China, Corea del Sur y algunos otros países asiáticos, han actuado para aliviar o levantar el «cierre de emergencia». Se arriesgan a que una «segunda oleada» del virus golpee, al menos a nivel regional o local, como ilustran las situaciones de Singapur, Corea del Sur, Alemania y posiblemente China, con consecuencias potencialmente devastadoras. El sistema capitalista necesita a la clase obrera en el trabajo produciendo bienes, y también la existencia de un mercado para funcionar. La sed de ganancias es su motivo principal. Aunque la especulación, como el actual rebote de algunas bolsas de valores, puede beneficiar a unos pocos durante un tiempo, no produce un valor real. De ahí el impulso de «reiniciar» las economías. Las nuevas medidas de «apertura» ponen en riesgo miles de vidas, lo cual no es la preocupación del capitalismo. Esta y las anteriores medidas ineptas tomadas por los gobernantes capitalistas son suficientes para acusar al sistema y a sus líderes. La falta de equipos de protección personal y de condiciones de trabajo seguras en las industrias y servicios que se han reabierto es probable que sea uno de los focos de atención que desencadene protestas y huelgas en muchos países.

 Las medidas para reabrir algunos sectores de la economía han provocado un elemento de fractura de la estructura política en algunos países. En los EE.UU., se han desarrollado enfrentamientos entre algunos estados y el gobierno federal y/o entre los gobernadores de los estados y los alcaldes de las ciudades. Merkel en Alemania se enfrentó a una presión abierta de los estados federales y al final les permitió cierto margen para decidir muchos detalles del levantamiento del bloqueo. En Gran Bretaña, los gobiernos descentralizados de Escocia, Gales e Irlanda del Norte han chocado con las acciones erráticas e irresponsables de Boris Johnson.

   La reapertura parcial de la economía no va a evitar una crisis económica, social y política sin precedentes. Aunque los datos son poco fiables y no son 100% exactos, todo indica que se trata de una crisis sin precedentes desde los años 30.

En anteriores recesiones o caídas capitalistas, la crisis ha tendido a centrarse en determinados sectores de la economía: manufactura, vivienda, finanzas, etc., en diferentes momentos. Esta crisis ha afectado a muchos sectores de la economía de forma simultánea y global. Todos los continentes y países han sido devastados por ella. Se prevé que el Producto Interno Bruto (PIB) de los Estados Unidos caiga un 10% en el segundo trimestre, mientras que otras estimaciones apuntan a una caída aún más pronunciada. China registró una contracción de casi el 7% en el primer trimestre, según las cifras oficiales. Las recesiones que afectan a las dos economías más poderosas por sí solas tendrían normalmente consecuencias devastadoras. Sin embargo, el tercer bloque económico imperialista más grande, Europa, también ha sido absorbido por este colapso global sincronizado.

   La economía alemana se contrajo un 1,9% en el primer trimestre de 2020 y se espera que se contraiga un 12,2% más en el segundo trimestre. La casa de máquinas de las economías europeas está destinada a contraerse por lo menos un 6,6% en total en 2020. En Gran Bretaña, el Banco de Inglaterra espera que la economía se contraiga un 14%, la recesión más profunda de los últimos 300 años. La última vez que se produjo un descenso anual de este tipo fue en 1709, ya que la economía fue destrozada por la «Gran Helada» que golpeó a Europa en ese momento.

   Como hemos explicado en declaraciones anteriores, esto llevará a un tsunami de despidos y a un aumento vertiginoso de los niveles de desempleo. En una semana, más de 3 millones de trabajadores en los Estados Unidos solicitaron beneficios de desempleo; 33 millones de trabajadores de EE.UU. firmaron en un período de siete semanas. Muchos comentaristas piensan que el nivel real de desempleo allí ya ha alcanzado el 20%.

   El crecimiento explosivo del desempleo a nivel mundial es tal que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) prevé que en el sector no estructurado más de 1.600 millones de trabajadores se ven amenazados por la pérdida de sus medios de subsistencia. Esta cifra corresponde a una fuerza de trabajo mundial total de 3.300 millones. En otras palabras, el 50% de la fuerza de trabajo mundial estará desempleada. Las consecuencias sociales de estos acontecimientos provocarán una revolución y una contrarrevolución a medida que se desarrolle la crisis.

   Como hemos explicado en declaraciones anteriores, la clase capitalista, al enfrentarse a estos acontecimientos, se ha visto obligada a arrojar todo a esta crisis en un intento de evitar un colapso total. El capitalismo neoliberal de libre mercado y laissez-faire con una mínima intervención del Estado fue abandonado en un abrir y cerrar de ojos. Se introdujeron paquetes de emergencia masivos a medida que el estado se vio obligado a actuar.

   Aunque hay diferencias importantes, el principal punto de referencia histórico de la crisis actual es la Gran Depresión de los años 30. La depresión que enfrentó el capitalismo en esa etapa fue superada por una guerra que reconfiguró las relaciones mundiales. La destrucción de las fuerzas productivas que se produjo en los años 30 fue superada por un aumento masivo de la producción de armamento y de los sectores relacionados de la economía, y el «New Deal» de los Estados Unidos dio un impulso a su economía.  La adopción, después de 1945, de las políticas keynesianas y del Plan Marshall contribuyó a la recuperación capitalista en Europa y abrió el camino al auge del capitalismo de la posguerra. En esta crisis no se está produciendo nada de eso. Esta crisis se desarrolla en un contexto histórico totalmente diferente al que existía en los años 30 y durante el boom capitalista posterior a 1945. 

   El Estado se ha visto obligado a intervenir para intentar gestionar la crisis y evitar el colapso total. Sin embargo, estas son medidas para tratar de gestionar la crisis y no la resolverán. Han seguido el consejo que Keynes dio a Roosevelt en una carta abierta publicada en el New York Times en diciembre de 1933 cuando escribió: «Se ha hecho usted el fideicomisario de aquellos que en todos los países tratan de reparar los males de nuestra condición mediante un experimento razonado en el marco del sistema social existente. Si fallas, el cambio racional será gravemente perjudicado en todo el mundo, dejando que la ortodoxia y la revolución lo combatan.»

Las políticas keynesianas puestas a prueba

   Ahora estas políticas «keynesianas» serán puestas a prueba. Las intervenciones estatales que han tenido lugar en los países capitalistas avanzados han apuntalado a las empresas mediante el despido de grandes sectores de la fuerza de trabajo y otras medidas como la concesión de préstamos masivos a las empresas. Esto ha evitado que se produzca un colapso total mediante un inflado masivo de la burbuja de la deuda, lo que provocará presiones deflacionarias a corto plazo. En algún momento, esta burbuja inevitablemente explotará. El capitalismo se ha visto masivamente obstaculizado al enfrentarse a esta conflagración por las tendencias desglobalizadoras que se aceleraron en el período previo a esta crisis con el crecimiento de las políticas proteccionistas nacionalistas. Estas políticas se han reforzado en el transcurso de la convulsión global de los últimos meses…

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.