Open top menu
Revelan vídeos de Luksic sobornando al gobierno peruano para instalar fabrica en reserva ecológica

Revelan vídeos de Luksic sobornando al gobierno peruano para instalar fabrica en reserva ecológica

Gamba.cl

El medio de investigación periodística Interferencia, reveló una serie de videos donde el empresario y opinólogo chileno, Andrónico Luksic, aparece sobornando al gobierno peruano para instalar una fábrica en una reserva ecológica. Cabe recordar, que este nuevo hecho de corrupción de Luksic se suma a la multimillonaria evasión de impuestos realizada mediante la compra de empresas zombi y que es el responsable directo de que Antofagasta sea la región con más tasa de incidencia de cáncer del mundo debido a la contaminación que genera en el norte de país. Parte de la investigación de Interferencia señala:

A las 18:20 horas del jueves 14 septiembre del año 2000 la historia política de Perú sufrió un brusco cambio de rumbo. A esa hora, dos congresistas opositores a Alberto Fujimori, que ya llevaba una década al mando del país, mostraron en un punto de prensa el primer “Vladivideo”. El registro casero mostraba a Álex Kouri –otro parlamentario opositor– recibiendo 15.000 dólares en efectivo de parte de Vladimiro Montesinos, el temido jefe del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) del régimen fujimorista y brazo derecho del Presidente. El pago tenía el objetivo de comprar los votos de Kouri para el oficialismo en medio de meses de tensiones políticas por la segunda reelección de Fujimori a inicios de ese año.

Tras la emisión del video, el fujimorismo se derrumbó en cosa de días. Una semana después, Montesinos voló a un asilo en Panamá y en noviembre de aquel año Fujimori aprovechó una gira internacional para refugiarse en Japón y renunciar a la presidencia vía fax.  Pero las huidas no impidieron que durante los meses posteriores fueran apareciendo incontables “Vladivideos”, llamados así en alusión al nombre del jefe del SIN, quien grababa secretamente sus encuentros sin que sus invitados lo supieran. Unos tras otros, estos videos mostraban cómo Montesinos practicaba el cohecho con políticos, jueces, empresarios y directores de medios de comunicación.

Unos meses después, ya en 2001, surgieron los Vladivideos Nº 856 y Nº 857. En dichos registros se ve al empresario chileno-croata, Andrónico Luksic Craig, sentado en la oficina de Montesinos. El encuentro secreto se realizó el viernes 6 de marzo de 1998. El objetivo de Luksic era obtener el apoyo del poderoso Vladimiro Montesinos para agilizar la batalla judicial que la firma chilena Lucchetti, perteneciente al empresario, llevaba adelante en los tribunales peruanos. En octubre de 1997, el alcalde de Lima Alberto Andrade y entonces potencial candidato presidenciable, apoyado por Grupo Romero, competidor local de Lucchetti, había paralizado las obras de construcción de la fábrica de pastas chilena. Todo indica que Montesinos le tendió una mano a Luksic. En junio de ese año la Corte Superior de Lima, presidida por Sixto Muñoz Sarmiento, rechazó la apelación de Andrade y unos meses después, en enero de 1999, la fábrica de Lucchetti comenzó a operar en Lima.

“Yo quería conversar con usted, viene mucha gente, acá y allá y hablan, es preferible hablar con la cabeza. Entre cabezas nos entendemos, ¿no?”, dijo Montesinos al recibir al empresario chileno en su oficina en marzo de 1998. Tras el conocimiento de este Vladivideo se inició en Perú un proceso judicial en contra de Luksic por el cual incluso se decretó una orden de captura internacional. Tal como contará INTERFERENCIA en otra entrega de esta serie, finalmente el actual presidente del Grupo Quiñenco se salvó después de que la Corte Suprema peruana decretara en marzo de 2006, al final de la presidencia de Alejandro Toledo, la prescripción del delito de tráfico de influencias por el cual estaba imputado.

Los videos en los cuales aparece el empresario no se encontraban disponibles para el público después de conocerse de su existencia en 2001. Los que sí se difundieron fueron los de Gonzalo Menéndez Duque, el entonces presidente del directorio de Lucchetti, donde le pide a Montesinos “una guerra corta” por el caso Lucchetti. Preocupado de que se pudieran conocer más registros de las gestiones secretas de los ejecutivos y empresarios chilenos con Vladimiro Montesinos, Luksic contrató al reconocido abogado constitucionalista peruano Aníbal Quiroga, quien presentó un Habeas Corpus que la Corte Superior de Justicia de Lima (una suerte de Corte de Apelaciones) acogió, impidiendo en mayo de 2001 la difusión de más videos como informó El Mercurio en 2001. Hasta hoy, cuando INTERFERENCIA finalmente muestra los registros íntegros de Luksic con Montesinos.

Los Vladivideos se conservan hoy en los archivos del Congreso de Perú, donde pueden ser obtenidos a través de una solicitud hecha de manera presencial y que debe ser aprobada por el poder legislativo. Nuestro medio obtuvo las filmaciones de los encuentros entre Montesinos y Luksic. Se trata en total de más de dos horas de conversaciones, que INTERFERENCIA subtituló dada la mala calidad del audio, y que pone íntegramente a disposición del público a través de nuestra cuenta de YouTube. Este es el primero de una serie de artículos que revisita el llamado caso Lucchetti, probablemente el fiasco empresarial más grande en la carrera de Luksic. Muchos de los antecedentes ya habían sido publicados en la prensa chilena y peruana. Sin embargo, INTERFERENCIA también entrega información inédita, como los videos completos del encuentro secreto entre Luksic y Montesinos, desconocidos durante más de dos décadas.

Luksic es un enemigo de la Clase Trabajadora. Un tipo sin ninguna moral que con tal de aumentar aún más su obscena fortuna contamina regiones enteras y soborna políticos para pasar por encima de la Democracia. Ni hablar que es un extremista de Derecha, donde a través de su canal promueve el fascismo todos los días. Que a este delincuente le digan “tío” y compre la opinión de la gente regalando libros y asados por twitter refleja por qué estamos tan cagados como país

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: