Inicio Banca Quiebras bancarias y regulación

Quiebras bancarias y regulación

297
0

Michael Roberts

21 de marzo

Los mercados bursátiles vuelven a subir hoy. Parece que los inversores financieros piensan que las autoridades monetarias y los supervisores bancarios tienen la crisis bancaria bajo control. Podría ser una ilusión.

La crisis bancaria de 2023 aún no ha terminado. El banco tecnológico californiano Silicon Valley (SVB), que quebró la semana pasada, ha sido intervenido por las autoridades bancarias estadounidenses, al igual que el banco de criptomonedas Signature. El First Republic Bank, utilizado por empresas locales y ricos neoyorquinos, ha obtenido liquidez de un grupo de grandes bancos, pero sigue tambaleándose al borde del abismo, mientras los depositantes huyen.

Y en Europa, uno de los mayores y más antiguos bancos, Credit Suisse, ha sido eliminado después de 167 años. En un matrimonio forzoso, su rival suizo UBS ha adquirido CS por sólo 3.200 millones de dólares, una fracción de su valor contable. Las autoridades suizas forzaron esta operación para garantizar que los accionistas de CS conservaran la mayor parte de su inversión en acciones, pero los titulares de bonos de CS han sido eliminados por valor de 17.000 millones de dólares, una medida sin precedentes. Además, el Banco Nacional Suizo proporcionará 100.000 millones de dólares en liquidez para cubrir la retirada de depósitos, como incentivo para UBS, mientras que miles de trabajadores de la banca de bajo nivel perderán sus empleos. El Gobierno insiste en que ésta es la única solución: de lo contrario, habría que nacionalizar CS, ¡y eso no puede ser! Así pues, el fuerte (UBS) se ha tragado al débil (CS).

Algunos dicen que todo esto se ha hecho sin un rescate que utilizaría dinero y créditos públicos. Pero eso es mentira. La provisión de liquidez por parte de las autoridades suizas es enorme y la Reserva Federal de EE.UU. ha creado un Programa de Financiación Bancaria a Plazo que permite a los bancos que se enfrentan a la retirada de sus depósitos pedir prestado durante un año utilizando como garantía los bonos del Estado o hipotecarios que poseen, a la «par» (es decir, al precio que pagaron por ellos), no a lo que valen hoy en el mercado de bonos. Así pues, el Estado asume el riesgo de impago. Además, las autoridades estadounidenses han garantizado todos los depósitos bancarios, no sólo hasta el umbral anterior de 250.000 dólares. Así, los más pudientes no perderán su dinero, ya que el gobierno cubrirá con dinero público cualquier quiebra bancaria.

Se trata ya de una crisis de gran envergadura, rápidamente comparable al colapso de 2008, y no está teniendo lugar en los bancos especulativos de «inversión» como en 2008, sino en los bancos normales de los depositantes.

Hay muchos otros bancos estadounidenses que se enfrentan a los mismos problemas de «liquidez», es decir, que no pueden hacer frente a las retiradas de los depositantes si se produce una avalancha de depósitos. Un reciente informe de la Federal Deposit Insurance Corporation muestra que SVB no es el único que tiene enormes «pérdidas no realizadas» en sus libros (la diferencia entre el precio del bono comprado y el precio actual en el mercado). De hecho, el 10% de los bancos tienen pérdidas no reconocidas mayores que las de SVB. SVB tampoco era el banco peor capitalizado (fondos propios), ya que el 10% de los bancos tienen una capitalización inferior a la de SVB. El total de pérdidas no realizadas en los libros de todos los bancos es actualmente de 620.000 millones de dólares, o el 2,7% del PIB estadounidense. Si estas pérdidas se materializan, los bancos y la economía se verán muy afectados.

Según un estudio reciente, el valor de mercado de los activos del sistema bancario es inferior en 2 billones de dólares al valor contable de los activos cuando se contabilizan las carteras de préstamos mantenidas hasta su vencimiento. Esto se debe a que los precios de mercado de los activos bancarios han disminuido una media del 10% en todos los bancos, y el 5º percentil inferior ha experimentado un descenso del 20%. Peor aún, si la Reserva Federal sigue subiendo los tipos de interés, los precios de los bonos caerán aún más y las pérdidas no realizadas aumentarán, con lo que más bancos se enfrentarán a una «falta de liquidez». No es de extrañar que los bancos estadounidenses estén absorbiendo financiación de la Fed a través de su llamada «ventanilla de descuento» y de la provisión del Federal Home Loans Bank.

Son los bancos regionales más pequeños y débiles los que son vulnerables a las retiradas de los depositantes. El índice bursátil de los bancos regionales se ha desplomado.

Y el problema de las pérdidas no realizadas tampoco se limita a los bancos regionales estadounidenses. Por ejemplo, el valor de mercado de la cartera de bonos mantenidos hasta su vencimiento de Bank of America disminuyó un 16% en 2022. Es el mismo tamaño que la pérdida no realizada en Silicon Valley Bank y no mucho menos que el 22% de First Republic, según JP Morgan.

Todo esto son malas noticias para la economía de EE.UU. porque los bancos regionales han realizado una mayor parte de los préstamos de EE.UU. a «Main Street» en las últimas décadas. Según los economistas de Goldman Sachs, los bancos con menos de 250.000 millones de dólares en activos conceden alrededor del 80% de los préstamos inmobiliarios comerciales, el 60% de los préstamos inmobiliarios residenciales y la mitad de los préstamos comerciales e industriales. Si sufren tensiones, no prestarán tanto y la economía estadounidense crecerá más despacio de lo que se pensaba.

Los economistas de Goldman Sachs consideran que la crisis ya ha reducido las estimaciones de crecimiento del PIB real en 0,3 puntos porcentuales, hasta el 1,2%, para este año. Torsten Slok, economista jefe de Apollo Global Management, estima que los bancos que poseen aproximadamente el 40% de todos los activos financieros del sector podrían retraerse, lo que provocaría una fuerte recesión este año. Slok estima que la combinación de condiciones financieras y normas de préstamo más estrictas tras las recientes quiebras bancarias ha elevado de hecho el tipo de los fondos federales -el tipo al que los bancos se prestan entre sí- en 1,5 puntos porcentuales desde su actual rango objetivo de entre el 4,50-4,75%. La crisis bancaria y el mercado de bonos están haciendo el trabajo de la Reserva Federal para llevar a la economía a una depresión.

¿Qué se puede hacer? Se ofrecen varias soluciones para detener el «contagio» de las quiebras bancarias y mitigarlas en el futuro. Martin Wolf, del FT, señala que las quiebras bancarias son inevitables y no pueden evitarse. «Los bancos están diseñados para quebrar. Los gobiernos quieren que sean lugares seguros para que el público guarde su dinero y, al mismo tiempo, asuman riesgos en busca de beneficios. Son al mismo tiempo servicios públicos regulados y empresas que asumen riesgos. Los incentivos para los directivos les inclinan a asumir riesgos, al igual que los incentivos para los Estados les inclinan a salvar la empresa cuando la asunción de riesgos la hace saltar por los aires. El resultado es una costosa inestabilidad».

¡Es bueno saberlo! Marx lo explicó mejor. El capitalismo es una economía monetaria. En el capitalismo, la producción no es para el consumo directo en el punto de uso. La producción de mercancías está destinada a la venta en un mercado para ser cambiada por dinero. Y el dinero es necesario para comprar mercancías. Pero el dinero y las mercancías no son lo mismo, por lo que la circulación de dinero y mercancías está intrínsecamente sujeta a ruptura. Es una falacia (contraria a la ley de Say) que la producción de mercancías garantice una demanda igual para su compra. En cualquier momento, los poseedores de efectivo pueden decidir no comprar mercancías a los precios vigentes y, en su lugar, «atesorar» el efectivo. Entonces, los vendedores de mercancías deben bajar los precios o incluso quebrar: «al dividirse la mercancía en mercancía y dinero, y al independizarse el valor de una mercancía en forma de dinero, el intercambio directo de productos se divide en los procesos de venta y compra, que son internamente dependientes entre sí y externamente independientes entre sí. Y aquí se plantea, al mismo tiempo, la posibilidad más general y más abstracta de crisis». Muchas cosas pueden desencadenar esta ruptura en el intercambio de dinero y mercancías, o de dinero por activos financieros como bonos o acciones («capital ficticio», lo llamaba Marx). Y puede ocurrir de repente.

¿Qué hacer? La primera solución que se ofrece es dejar que prevalezca el mercado. Los bancos que tengan problemas y no puedan pagar a sus depositantes y acreedores deben ser liquidados. Esta solución no cuenta con el apoyo de los gobiernos, que temen la reacción política, ni de los economistas, que temen que la liquidación provoque una caída en picado y una depresión, como en los años treinta.

Así que la solución alternativa es una «regulación» más estricta. La regulación puede adoptar muchas formas. La más habitual es obligar a los bancos a tener más capital propio en relación con sus préstamos e inversiones; otra es reducir la cantidad de préstamos que piden para invertir especulativamente. Así que hay una gran parafernalia de normas bancarias, la última de las cuales es la de Basilea 3, introducida tras el crack financiero mundial de 2008.

Aquí hay tres cosas: en primer lugar, la regulación no funciona porque las quiebras continúan incluso en los bancos que cumplen las normas (por ejemplo, Credit Suisse); en segundo lugar, muchos bancos eluden las normas y tratan de engañar a los reguladores; y en tercer lugar, los gobiernos capitalistas están continuamente bajo presión para relajar las normas que dificultan la inversión o el préstamo y reducen la rentabilidad, no sólo en el sector financiero, sino también para los prestatarios en los sectores productivos.

Cuando la rentabilidad del capital en las principales economías se desplomó durante la década de 1970, una de las políticas de los gobiernos neoliberales de la década de 1980 fue hacer una «hoguera» de regulaciones, no sólo en las finanzas sino también en el medio ambiente, en los mercados de productos y en los derechos laborales. En las tres décadas que precedieron a la crisis financiera mundial de 2007-8, las normativas fueron barridas: incluidas las barreras entre la banca comercial y la de inversión; y permitiendo a los bancos endeudarse enormemente y emitir todo tipo de «instrumentos financieros de destrucción masiva» (Warren Buffet).

De hecho, tras el «big bang» de Margaret Thatcher en la década de 1980, que creó una «batalla campal» en la banca, fueron los gobiernos socialdemócratas los que presidieron la «desregulación»: Clinton en Estados Unidos y Blair en el Reino Unido. En 2004, el canciller Gordon Brown inauguró la nueva oficina de Lehman Bros en Canary Wharf, diciendo: «Lehman Brothers es una gran empresa que puede mirar hacia atrás con orgullo y hacia delante con esperanza». El ministro de la City de la época era Ed Balls, que adoptó con entusiasmo lo que denominó «regulación ligera» de las actividades bancarias en la City de Londres, porque los bancos y las instituciones financieras eran los héroes, vitales para la prosperidad de Gran Bretaña. En lugar de ello, la eventual quiebra del sector financiero británico costó a la economía algo así como el 7% del PIB, un enorme aumento de la deuda del sector público y un crecimiento permanentemente bajo desde entonces.

La desregulación convirtió el sistema bancario moderno en una serie de gigantescos gestores de «fondos de cobertura» que especulan con activos financieros o actúan como conductos para los paraísos fiscales del 1% más rico y las multinacionales. Puede que sea cierto que los bancos internacionales están mejor capitalizados y menos apalancados con deudas incobrables tras la aplicación gradual de los acuerdos de capital y liquidez de Basilea III y la adopción generalizada de las «pruebas de resistencia», pero incluso eso puede ponerse en duda. Como admite el FMI «en muchos países, los riesgos sistémicos asociados a las nuevas formas de banca en la sombra y financiación basada en el mercado fuera del perímetro de regulación prudencial, como los gestores de activos, pueden estar acumulándose y podrían provocar nuevos efectos indirectos sobre los bancos».

En general, la izquierda parece incapaz de aportar ninguna solución, salvo más regulación. Por ejemplo, el economista liberal Joseph Stiglitz. Cuando se produjo el crack financiero mundial, Stiglitz propuso que los futuros colapsos podrían evitarse dando más poder a los «reguladores incorruptibles», que son lo suficientemente inteligentes como para hacer lo correcto: «Una regulación eficaz requiere reguladores que crean en ella», escribió. «Deben ser elegidos entre quienes podrían verse perjudicados por un fallo de la regulación, no entre quienes se benefician de ella». ¿Dónde pueden encontrarse estos asesores imparciales? Su respuesta: «Sindicatos, organizaciones no gubernamentales (ONG) y universidades».

Pero todas las agencias reguladoras que fracasaron en 2008 y están fracasando ahora estaban bien dotadas de economistas que presumían de credenciales de este tipo, y aun así se las arreglan para hacer las cosas mal. En un libro de 2011, Engineering the Financial Crisis: Systemic Risk and the Failure of Regulation, Jeffrey Friedman y Wladimir Kraus rebatían la afirmación de Stiglitz de que las regulaciones podrían haber evitado el desastre si las hubieran aplicado las personas adecuadas. Friedman y Kraus observan «Prácticamente todo el personal encargado de tomar decisiones en la Reserva Federal, la FDIC, etc., son… economistas con formación universitaria». Los autores sostienen que el error de Stiglitz es «minimizar sistemáticamente la posibilidad del error humano, es decir, negar que los seres humanos (o al menos los seres humanos incorruptos como él) sean falibles».

David Kane, del New Institute for Economic Thinking, señala que los bancos han logrado evitar la mayoría de los intentos de regularlos desde el crack mundial, ya que «los instrumentos asignados a esta tarea son demasiado débiles para funcionar durante mucho tiempo». Con la connivencia de los reguladores, los megabancos estadounidenses ya están restableciendo su capacidad de utilizar los dividendos y la recompra de acciones para reconstruir su apalancamiento hasta niveles peligrosos». Kane señala que «los principales reguladores parecen creer que una parte importante de su trabajo consiste en convencer a los contribuyentes de que el próximo crash puede contenerse dentro del sector financiero y no se permitirá que perjudique a los ciudadanos de a pie de la forma en que lo han hecho las crisis anteriores.» Pero «estas afirmaciones optimistas son mentira».

Incluso el FMI lo admite en voz baja: «A medida que el sistema financiero sigue evolucionando y surgen nuevas amenazas para la estabilidad financiera, los reguladores y supervisores deben permanecer atentos a los riesgos… ningún marco regulador puede reducir a cero la probabilidad de una crisis, por lo que los reguladores deben seguir siendo humildes». Los recientes acontecimientos documentados en el capítulo muestran que los riesgos pueden migrar a nuevas áreas, y los reguladores y supervisores deben permanecer atentos a esta evolución.»

Otra solución que se ofrece es el llamado Plan Chicago, promovido por Martin Wolf y algunos poskeynesianos de izquierdas. Originalmente fue una idea de un grupo de economistas de la Universidad de Chicago en los años 30 que respondieron a la Depresión abogando por cortar el vínculo de los bancos comerciales entre el suministro de crédito al sector privado y la creación de dinero. Los bancos privados perderían el poder de crear depósitos mediante la concesión de préstamos, ya que todos los depósitos tendrían que estar respaldados por deuda del sector público o por los beneficios de los bancos. En efecto, los préstamos estarían controlados directamente por el gobierno. «El control del crecimiento del crédito sería mucho más sencillo porque los bancos ya no podrían, como hoy, generar su propia financiación, depósitos, en el acto de prestar, un privilegio extraordinario del que no disfruta ningún otro tipo de negocio», dice un documento del FMI sobre el plan. «Más bien, los bancos se convertirían en lo que muchos creen erróneamente que son hoy, puros intermediarios que dependen de la obtención de financiación externa antes de poder prestar». Y esa financiación externa sería el gobierno. Los bancos seguirían siendo de propiedad privada, pero no podrían prestar. Irónicamente, para existir tendrían que convertirse en operaciones de inversión especulativa pura y dura, como los fondos de cobertura, para obtener beneficios. Eso podría crear aún más inestabilidad en el sistema bancario que antes. El Plan de Chicago sólo funcionaría si los bancos pasaran a ser de propiedad pública y formaran parte de un plan general de financiación e inversión. Pero si eso ocurriera, no habría necesidad de un Plan Chicago.

Lo que nunca se propone es convertir la banca moderna en un servicio público, al igual que la sanidad, la educación, el transporte, etc. Si los bancos fueran un servicio público, podrían mantener los depósitos de los hogares y las empresas y luego prestarlos para invertirlos en la industria y los servicios o incluso al gobierno. Sería como un club nacional de crédito. Podríamos hacer que el sistema bancario estatal fuera democrático y responsable ante el público. Eso significa consejos elegidos directamente, límites salariales para los altos directivos y también participación local. Ya en 2012, presenté una idea de este tipo al Instituto de Estudios Laborales de Eslovenia, como se estructura a continuación.

No esperes nada parecido de ningún partido de izquierdas, y mucho menos de los gobiernos.

Esta semana la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra se reúnen para decidir si siguen subiendo los tipos de interés para «luchar contra la inflación». Como ahora sabemos, esta política está provocando inestabilidad y quiebras bancarias, además de reducir el crecimiento. Mientras tanto, la inflación (subyacente) se mantiene «pegajosa» por encima del 5-6% anual en las principales economías. En su última reunión, el Banco Central Europeo volvió a subir los tipos de interés, argumentando que «no hay compromiso» entre la lucha contra la inflación mediante el aumento de los tipos de interés y la inestabilidad financiera. Sin embargo, esto ya ha demostrado ser falso.

El BCE afirma que los bancos europeos son «resistentes» y están en mejor forma que incluso los bancos estadounidenses. Los préstamos bancarios en la zona euro se están contrayendo rápidamente: entre enero y febrero se redujeron en 61.000 millones de euros, el mayor descenso mensual desde 2013. Y el BCE admitió en su encuesta trimestral de prestamistas que los bancos han endurecido sus criterios de concesión de préstamos a las empresas en la mayor medida desde la crisis de deuda soberana de la región en 2011. La demanda de hipotecas cayó al ritmo más rápido registrado.

¿Seguirán la Reserva Federal, el BCE y el Banco de Inglaterra endureciendo sus políticas hasta que más bancos quiebren y las economías entren en recesión? ¿O harán una pausa o revertirán la política para evitar un colapso financiero? Muchas instituciones financieras piden a gritos una pausa y los mercados suben ante la perspectiva. Pero como observó un miembro de la Fed al apoyar una nueva subida de tipos de un cuarto de punto, es necesario «preservar la credibilidad que Powell en la Fed se había esforzado mucho por restaurar durante el año pasado», dijo. «No creo que él quiera dejar escapar eso en este momento». Esta Fed no está para vueltas… ¿o sí?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.