Inicio cultura y arte Primera edición de «España en el corazón».

Primera edición de «España en el corazón».

724
0
Compartir

El 13 de noviembre de 1937, la Editorial Ercilla publica la primera edición de «España en el corazón».
El libro se convierte de inmediato en un gran impacto, por su desgarradora poesía, llena de amor y compasión hacia los agredidos y de odio terrible hacia los franquistas, en especial a sus generales: Mola, Sanjurjo y el propio Franco.
Al año siguiente de la primera edición en Chile de «España en el Corazón», se imprime en pleno frente de batalla, cerca de Gerona, la célebre edición española de este libro, dirigida por Manuel Altolaguirre

Con esta obra de trágicos acentos y de feroz denuncia contra las crueldades de la guerra, Neruda debuta como poeta combatiente y hace de su poesía un fuego vengador contra los que la iniciaron, causando la división de España en dos bandos irreconciliables.
La edición chilena de Ercilla se agota y es varias veces reimpresa. Por otra parte, en un episodio realmente excepcional, los combatientes republicanos se las ingenian en 1938 para componer e imprimir, en medio de los azares de la guerra, la primera edición española de esta obra.
De acuerdo con un testimonio del propio Manuel Altolaguirre, fueron soldados los que intervinieron en la preparación del libro, llegando incluso a fabricar el papel en que fue impreso.
Lo limitado de la edición y las consecuencias de la guerra -que destruyó muchos ejemplares- han hecho de esta edición una joya para bibliófilos y un gran documento de valor histórico a la par que literario.

http://www.neruda.uchile.cl/hitos/hitos31.htm

 

Julio Gálvez Barraza

La Edición de «España en el Corazón»
en el monasterio de Montserrat

 

En la cronología nerudiana hay fechas que año a año pasan inadvertidas. El pasado 24 de septiembre se cumplieron 64 años de la publicación del poema «Canto a las madres de los milicianos muertos». Este es el primer poema escrito por Pablo Neruda de los que forman su libro España en el Corazón y el primero, también, en editarse de forma separada, como otros poemas que forman este libro. Pero, más importante aún que los dos datos anteriores, es su primer poema con un fuerte compromiso social.

Como todos sabemos, Neruda fue cónsul en Madrid antes y al comienzo de la guerra civil española. La convulsión política que trajo consigo el advenimiento de la República y el alzamiento del general Francisco Franco, el 18 de julio de 1936, que desembocó en una guerra fraticida que duró tres años, marcaron tan profundamente al poeta que no sólo cambió su poesía sino también su visión y su posición ante los problemas sociales y políticos que discurrían en su entorno.

Es difícil determinar cuándo se produce el cambio de actitud en Neruda. Para cualquier persona, una metamorfosis de tal magnitud no se produce por un hecho aislado ni por una gota que entre en un vaso. En su caso sí podemos apuntar algunos aspecto de esta transmutación:

En primer lugar yo pondría su carácter de hombre social, nacido del pueblo y con inquietudes políticas desde su juventud. Es decir, Neruda no se hubiese alineado con la República española y con lo que representaba si no hubiese existido en él un caldo de cultivo propicio para que germinara esta semilla. Luego hay que destacar la valiosa experiencia vivida en medio de los intelectuales españoles, que se convirtieron en la bandera de los que exigían el cambio político de la España anterior a la guerra civil. Como colofón; sucedieron dos aspectos trascendentes; uno fue el alzamiento contra la República del general Francisco Franco y el otro fue la muerte de su amigo el poeta Federico García Lorca, asesinado en Viznar, Granada, el 19 de agosto de 1936.

Esta experiencia española, por la que el poeta aprendió a instrumentalizar su poesía, marcaría el comienzo de su metamorfosis. Esa metamorfosis que todos conocemos y que el escritor Luis Enrique Délano describió tan claramente en una conferencia pronunciada en Temuco en el año 1938. El mismo Neruda en sus memorias nos la describe como una experiencia: «fundamental en mi vida. Casi todo lo que he hecho después, casi todo lo que he hecho en mi poesía y en mi vida, tiene la gravitación de mi tiempo en España…»

Y si nos atenemos a las palabras de Neruda, no es ajena la afirmación de profesor y escritor Hugo Montes, cuando dice que: «Después de Chile, el país que ocupa en la poesía de Pablo Neruda el sitio más vasto y entrañable es España».

La gestación del primer poema, de los que después formarían el libro España en el Corazón tuvo lugar en los primeros días de septiembre de 1936, a sólo unas semanas de la muerte de García Lorca. Es interesante conocer esta historia de primera mano y la cuenta Luis Enrique Délano, quién era su más cercano colaborador en el consulado de Chile en Madrid. En su libro Sobre todo Madrid, Délano dice textualmente:

«Un día alguien, no recuerdo bien quién, le dijo a Neruda: ¿Cuándo vas a escribir algo para «El mono azul»?

Pablo respondió vagamente. Pero sin duda ya la idea lo estaba trabajando por dentro. Y no podía ser de otra manera; el estímulo de la guerra era algo demasiado fuerte para un poeta como él.

Un día de septiembre, cuando llegué a la oficina, Pablo me pasó una hoja de papel escrita a máquina, con algunas correcciones a tinta, y empecé a leer, con una mezcla de asombro y emoción:

No han muerto! Están en medio de la pólvora,

de pie, como mechas ardiendo.

Sus sombras se han unido

en la pradera de color de cobre

como una cortina de viento blindado,

como una barrera de color de furia,

como el mismo invisible pecho del cielo…

Era el primer fruto de una transformación que venía produciéndose, que no llegó de golpe ni fue producto exclusivo de la guerra, sino de todo un proceso al que yo venía asistiendo como testigo.

-Es mi primera poesía proletaria.- me dijo Pablo.»

El mismo Délano sacó las copias a máquina y llevó el poema a la revista El Mono Azul, de la que era director el poeta Rafael Alberti. Esta revista, editada por la Alianza de Intelectuales para la Defensa de la Cultura, fue creada para levantar la moral a los soldados de la República y cantar en ella las gesta del pueblo en armas. No está demás decir que Alberti fue el elemento aglutinador para la mayoría de los escritores jóvenes de la España de 1930. También lo fue para los escritores latinoamericanos que residían en España.

Luis Enrique Délano nos dice que al llevar las copias a la revista, le consta que en ellas iba el nombre del autor del poema, pero que luego éste fue publicado de forma anónima. Y también nos explica por qué: «Me parece que fue Rafael Alberti quién dio la explicación: pensaron que el gobierno reaccionario de Chile podía tomar represalias contra un funcionario del servicio consular que tan decididamente se mostraba del lado de la República. Querían mucho a Pablo como para no cuidarlo».

Y así, sin paternidad, en la página 2 del Nº 5 de la Revista El Mono Azul, un día 24 de septiembre de 1936, salió publicado el primer poema escrito por Neruda, de los que forman el libro España en el corazón, marcando de este modo el tránsito en la poesía nerudiana, el comienzo de una etapa grande y fecunda que pasó del recogimiento intimista de Residencia en la tierra al exultante universo colectivo del Canto General.

Varios de los poemas que forman el libro de España también vieron la luz de forma separada, en diferentes revistas y publicaciones, aunque no ya de forma anónima.

De Pablo Neruda se han dicho y se van a decir muchas cosas, pero seguramente nadie pueda decir de él que era una persona que escondía la cara o que no se definía. Esto lo demostró muchas veces. Una de ellas, un ejemplo de coherencia con su conciencia y con su poesía, sucedió a los pocos días de publicarse en la revista El Mono Azul su «Canto a las madres de los milicianos muertos». En un acto organizado por la Alianza de Intelectuales y la Federación Universitaria Hispanoamericana, celebrado en la ciudad de Cuenca, el 12 de octubre de 1936, en el llamado Día de la Raza, Neruda dio lectura públicamente a su nuevo Canto. Este acto tenía por objeto demostrar la adhesión de la intelectualidad latinoamericana a la causa de la República Española. Por lo demás, el significado del acto quedó claro para todos.

No hay datos fidedignos que nos permitan probarlo, pero me atrevería a aventurar que fue su participación en este acto público, el detonante que le costó su cargo de cónsul en Madrid.

A partir de esta lectura y de esta publicación, los poemas de España en el corazón fluyeron y se publicaron sin freno. En el mes de noviembre de 1936, en el Nº 1 de la publicación Los poetas del Mundo defienden al pueblo español, revista editada por Neruda y Nancy Cunnard, se publica el poema «Canto sobre unas ruinas». Luego, en el mes de julio del año siguiente, la revista El Mono Azul edita otro poema de Neruda con el nombre de «Es Así», un adelanto del poema «Explico algunas cosas», quizá el más conocido del libro España en el corazón. En el mes de noviembre de 1937, con Neruda ya de regreso a Chile, ediciones Ercilla publica, por vez primera, el libro completo y hace una segunda edición en enero del año siguiente. En julio de 1938 se edita en Francia, con prólogo de Louis Aragón.

La publicación del libro en España ya adquiere un carácter de leyenda. En los años de la guerra civil, la Generalitat de Cataluña, encargó la administración del Monasterio de Montserrat al Diputado republicano Carles Gerhard. En este viejo monasterio funcionaba, y aún funciona, un taller tipográfico que data del año 1499 y que, durante el conflicto bélico, pasó a denominarse «Imprenta Soldados de la República» del Ejército del Este, de la que era editor el poeta Manuel Altolaguirre. En esta imprenta monástica, en la colección «Ediciones Literarias del Comisariado», se imprimieron tres libros de poesía; Dos ediciones de España en el Corazón de Pablo Neruda; España aparta de mí este cáliz del poeta peruano César Vallejo, con prólogo de Juan Larrea y dibujos de Pablo Picasso y Cancionero menor para los combatientes del poeta español Emilio Prados.

La primera edición de España en el Corazón, en noviembre de 1938, de corta tirada, se repartió entre las autoridades políticas y militares de la República y la segunda edición, en enero de 1939, no alcanzó a encuadernarse, o sea las páginas del libro quedaron en rama. La imprenta republicana terminó sus funciones con la llegada de los soldados franquistas al Monasterio a principios de febrero de 1939. Los nacionales destruyeron los libros republicanos, entre ellos la segunda edición de España en el Corazón.

El poeta y editor Manuel Altolaguirre, el mismo que sólo un par de años antes editaba en Madrid la revista Caballo Verde para la poesía, dirigida por Neruda, cuenta en una carta que el papel se fabricó en el pueblo de Orpi, en una fabrica de papel abandonada, y continua diciendo:

«El día que se fabrico el papel del libro de Pablo fueron soldados los que trabajaron en el molino. No sólo se utilizaron las materias primas (algodón y trapos) que facilitó el Comisariado, sino que los soldados echaron en la pasta ropas y vendajes, trofeos de guerra, una bandera enemiga y la camisa de un prisionero moro.»

Muchas veces la labor del investigador choca con la fuerza de los mitos. Es desagradable para muchos interlocutores escuchar las desmitificaciones. En una entrevista que hice, en el mes de julio del año 1999, al señor Jordi Torra, Jefe de la sección Reserva de la Biblioteca de la Universidad Autónoma de Barcelona, y en cuya sección se guarda un ejemplar de este libro, entre otras cosas me dijo:

«Lo que cuenta Altolaguirre, de cómo se fabricó el papel y de su composición, ya parece un poco mito. Nosotros hemos recorrido toda la región y no hay rastros de algún pueblo en que hubiera un molino para elaborarlo.»

En cualquier caso, la composición del papel o la fabricación del mismo, no es significativo frente a la grandeza y contenido del libro en sí. «Creo, -nos dice Neruda con toda razón-, que pocos libros, en la historia extraña de tantos libros, hayan tenido tan curiosa gestación y destino.»

De los pocos ejemplares del libro España en el corazón, editado por Altolaguirre en el monasterio de Montserrat, uno de ellos lo podemos admirar en la Biblioteca Central de la Universidad de Chile, en Santiago, el otro, en la mencionada Biblioteca de la Universidad de Barcelona y, según las memorias de Neruda, existe un ejemplar en Washington, en la biblioteca del Congreso, «colocado en una vitrina como uno de los libros más raros de nuestro tiempo».

Por último, decir que en el Museo de Historia de Cataluña, con motivo de conmemorarse los quinientos años de la impresión del primer libro en Montserrat, entre los días 29 de abril y 12 de septiembre de 1999, se realizó en Barcelona una exposición denominada «Montserrat, Cinc-cents anys de publicacions, 1499-1999», en la que se exponían las obras más significativas de este largo período editorial. Entre los libros expuestos se encontraba un ejemplar de tan aventurado libro. En su portada se leía: España en el Corazón Himno a las Glorias del Pueblo en la Guerra, por Pablo Neruda. Ejército del Este. Ediciones Literarias del Comisariado. MCMXXXVIII. Al verlo, pensé en Neruda; también, como el ejemplar expuesto en la Biblioteca del Congreso, en Washington, estaba colocado en una vitrina como uno de los libros más raros de nuestro tiempo.

http://www.neruda.uchile.cl/trenpoesia/textos/galvez.html

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.