Inicio Uncategorized Presidente de Perú Castillo arrestado – se profundiza la crisis política

Presidente de Perú Castillo arrestado – se profundiza la crisis política

55
0
Pedro Castillo, candidato presidencial por el partido Perú Libre.

Por Tony Saunois, Comité por una Internacional de Trabajadores, CIT.

Perú se sumergió en una crisis política y social más profunda luego del arresto del ex presidente, Pedro Castillo, y la votación del Congreso para destituirlo de su cargo. A esto siguió Castillo declarando su intención de suspender el Congreso y formar un gobierno de “excepción”. Su arresto y juicio político fue llevado a cabo por fuerzas reaccionarias a las que el CIT se opone firmemente.

Estos dramáticos hechos forman parte de las convulsiones políticas y sociales que azotan a América Latina y de la segunda “ola rosa” que ha barrido el continente con la elección de una serie de presidentes de “izquierda radical” en Chile, Colombia y Perú. Sin embargo, una vez en el poder, estos nuevos gobiernos de «izquierda» han buscado rápidamente un compromiso con el capitalismo y se han movido rápidamente hacia la derecha y no han logrado promulgar políticas radicales de izquierda o socialistas que invaden el capitalismo.

Castillo no fue la excepción. Elegido por una estrecha mayoría en 2021, por el partido socialista Perú Libre, que se declara marxista/leninista, rápidamente trató de comprometerse con un sector de la clase dominante en Perú. Perú Libre le exigió dejar el partido, lo que hizo poco después de las elecciones, por abandonar sus principios e implementar políticas neoliberales. Su gobierno estuvo en crisis desde el principio. Desde que ganó las elecciones, no menos de ochenta ministros y cinco primeros ministros han renunciado o han sido reemplazados. Esta es una continuación de la agitación política que ha sacudido a Perú en los últimos años. Ha tenido seis presidentes desde 2018, de los cuales solo dos han sido elegidos.

 

Golpe a la clase dominante

 

Castillo ganó las elecciones por un estrecho margen, con el 50,277% de los votos. Su victoria fue un duro golpe para la clase dominante, que se unió al apoyo de Keiko Fujimori, la candidata de la corrupción y la reacción. Su partido defiende la dictadura de su padre, Alberto Fujimori (quien gobernó entre 1990 y 2000). Está en prisión por crímenes contra la humanidad. Sin embargo, después de haber infligido este golpe a la clase dominante, Castillo inmediatamente intentó hacer las paces con sectores de la clase dominante. Durante la segunda vuelta de la campaña electoral defendió el papel del sector privado y se comprometió a gobernar “responsablemente” y moderado. Se opuso al aborto, al matrimonio entre personas del mismo sexo y a la educación sexual. Sostuvo que es progresista y no “socialista” o “comunista”. Era un líder del sindicato de maestros y era visto como un representante de los pobres y oprimidos. Perú Libre lo postuló como líder del partido, luego de que el anterior candidato, Vladimir Cerrón, enfrentara dudosos cargos de corrupción. Sin embargo, la élite gobernante nunca aceptó a Castillo y ha tratado de sacarlo del poder desde su victoria electoral. No confiarían en Castillo y temían lo que representaba su elección. Dos veces han intentado acusar a Castillo.

 

Castillio anunció que cerraría el Congreso horas antes de un tercer intento de juicio político. Esto debía votarse por motivos de «incapacidad moral» debido a acusaciones de corrupción. Aún no se ha probado si Castillo ha estado involucrado en actos de corrupción; sin embargo, la corrupción es endémica dentro del establecimiento político. ¡El jefe de personal de Castillo huyó después de que se encontraran 20.000 dólares estadounidenses en efectivo en el baño de su oficina! La élite gobernante ha promulgado un golpe para destituir a Castillo, en quien no confiaban.

 

El Congreso en Perú es totalmente antidemocrático, plagado de reacción y corrupción. Según una encuesta, ¡tiene un índice de aprobación del 8%! Si Castillo hubiera intentado llevar a cabo un programa para romper con el capitalismo, movilizado a la clase trabajadora y a los pobres y construido comités de lucha elegidos democráticamente sobre los cuales se podría basar un gobierno socialista democrático y convocar elecciones a una asamblea constituyente revolucionaria tomando medidas para disolver el Congreso hubiera sido correcto. Este tema surgió en Chile en 1973 cuando la demanda de disolver el congreso controlado por los capitalistas que bloqueaba las propuestas del presidente Salvador Allende. Sin embargo, en Chile, en ese momento, había una alternativa democrática en los comités electos de los industriales Cordones con sede en las fábricas,

 

Sin embargo, esto no existió en Perú, y Castillo fracasó en intentar construir organizaciones similares e implementar un programa para romper con el capitalismo. Amenazado con un juicio político, actuó solo, y el ejército, el poder judicial, su gabinete dividido y otros se negaron a respaldarlo y apoyaron su arresto y juicio político. La vicepresidenta, Dina Boluarte, un par de manos seguras “moderadas” para la clase dominante, lo ha reemplazado en lo que equivale a llevar a cabo un contragolpe. Sin embargo, su gobierno no marcará el comienzo de un período de estabilidad o progreso en el Perú. Seguirán más crisis y trastornos. Se han producido algunas protestas oponiéndose al congreso y apoyando a Castillo, pero en este momento parecen limitadas.

Durante las convulsiones futuras habrá que sacar las lecciones del fracaso del gobierno de Castillo y la necesidad de un programa, partido y construcción de organizaciones de masas para romper con el capitalismo.

Artículo anteriorErrico Malatesta. Pensamiento y acción revolucionaria
Artículo siguientePerú – suspenden los derechos constitucionales

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.