Inicio nacional POR QUÉ LUCHA LA CORRIENTE SINDICAL OBRERA

POR QUÉ LUCHA LA CORRIENTE SINDICAL OBRERA

277
0
Compartir

1. Producto de la profundización de la crisis capitalista en el país, el deterioro económico y la política criminal anti-obrera del gobierno de Piñera, el 18 de octubre, los trabajadores y el pueblo de Chile salieron a las calles exigiendo, vía Asamblea Constituyente, el fin del modelo pinochetista instaurado a sangre y fuego por la dictadura y profundizado por los gobiernos centroizquierdistas.

2. Desde aquella fecha hasta fines de marzo, el movimiento de masas copó las calles, se levantaron asambleas territoriales, y se realizaron una serie de paros y huelgas nacionales que tuvieron su peak el 12 de noviembre.

3. Amenazado por la huelga general, el gobierno pacta con los partidos centroizquierdistas del régimen el llamado Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución. Un acuerdo tramposo que buscaba sacar a las masas de las calles prometiendo un proceso constituyente que, de realizarse bajo los términos en los que se elaboró, no sería sino una nueva adaptación constitucional del régimen.

4. La medida tuvo efectos relativos. Una parte del movimiento de masas se mantuvo en las calles, exigiendo la salida de Piñera y la realización de una asamblea constituyente libre y soberana apoyada en las asambleas territoriales. La otra, en consideración a las supuestas perspectivas que abría el proceso constituyente del gobierno, comenzó a organizarse para participar en él.

5. La crisis capitalista, que se venía desarrollando bajo estos términos, toma nuevos ribetes desde el mes de marzo con la propagación del coronavirus en Chile y el mundo. Siguiendo la tónica de Trump y Bolsonaro, el gobierno se negó a promulgar medidas sanitarias efectivas para el control del virus. Los primeros contagiados aparecen entre alarmantes cifras a nivel mundial. Los trabajadores se ponen en alerta, y el 17 de marzo, a lo largo y ancho del país, paralizan faenas y centros de trabajo exigiendo cuarentena y medidas sanitarias efectivas.

6. Frente a la posibilidad de la propagación de la protesta, que se trasladó de las calles a los centros de trabajo, al día siguiente decreta Estado Excepcional de Catástrofe. En dos semanas, este estado se convierte en toque de queda a nivel nacional, y muy a regañadientes, a en cuarentena sanitaria en 7 comunas.

7. Quieren salvar la economía a costas de nuestras vidas y resguardar las ganancias de las empresas en cuarentena, cargando sobre los hombros de los trabajadores el peso de la crisis, vía Dictamen de la dirección del trabajo, y la Ley de “Protección del Empleo”, permitiendo a los empresarios suspender el pago de salarios a los trabajadores, por 3 meses. Con esta criminal medida van más de 800 mil trabajadores afectados.

8.Las empresas que se han acogido a esta medida son las más grandes como Ripley, Hites, Paris, muchas más quienes han tenido millonarias utilidades. Estas empresas se acogen a la ley de “Protección al Empleo” debido a que el estado entregara millonarios subsidios, es decir una ley que protege y el bolsillo de los empresarios.

9. Junto a esto, se discute hoy en el parlamento una ley que busca postergar las negociaciones colectivas y elecciones sindicales mientras dure el estado de catástrofe. Queda muy en claro la decisión de este gobierno de no basilar en atacar una y otra hasta los más mínimos y elementales derechos de la clase trabajadora. El único interés es salvar la economía en desmedro de nuestras vidas.

10. En este escenario se vuelve imprescindible que las organizaciones sindicales y las organizaciones de trabajadores se organicen detrás de un programa que defienda la vida de los trabajadores.
La vida, nuestras vidas, que el capitalismo, en su fase actual no es capaz de resguardar, y que pretende destruir poniendo en funcionamiento la actividad económica.

Es contra este verdadero genocidio, que ya se ha hecho presente en otros países que, como Corriente Sindical clasista, exigimos:

1) Cuarentena total para los trabajadores y trabajadoras. Mantención exclusiva de los servicios básicos y de abastecimiento.
2) Que los grandes capitalistas aseguren el sueldo a sus trabajadores y el estado subvencione a quienes trabajan para las medianas y pequeñas empresas.
3) Estatización bajo control de los trabajadores de las empresas que cierren.
4) Estatización del sistema privado de salud.
5) Derogación inmediata de la Ley de protección al empleo que permite suspender contratos; Anulación inmediata del dictamen 1283/006;
6) Apertura los libros de las empresas que se acojan a la Ley de Protección al Empleo para demostrar el verdadero impacto económico de la pandemia.
7) Reducción de la jornada para aumentar los puestos de trabajo, sin reducir salarios.
8) Protocolos de salud e higiene para los centros de trabajados elaborados por los mismos trabajadores, en sus asambleas.
9) Congreso de Trabajadores para deliberar un plan de lucha para enfrentar la crisis.
10) Creación de Comités de Emergencia en los lugares donde no hayan sindicatos.
11) Comités de Abastecimiento en las poblaciones para asegurarnos la alimentación.
12) Comités de Cesantes en las poblaciones para luchar por un trabajo digno.

Hacemos un llamado a todas y todos los dirigentes honestos a unirse, organizarse y luchar para defender los intereses de los trabajadores en medio de esta terrible crisis económica, política y sanitaria que afecta al país

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.