Inicio internacional Políticos que buscan votos en Brasil distribuyen falsas “curas” contra la covid-19

Políticos que buscan votos en Brasil distribuyen falsas “curas” contra la covid-19

244
0
Compartir

Impulsados por el presidente Jair Bolsonaro, alcaldes de ciudades brasileñas están distribuyendo cloroquina e ivermectina para tratar la pandemia en medio de la campaña para las municipales del domingo 15.

Anna Beatriz Anjos, Giulia Afiune, Julia Dolce, Rafael Oliveira *

La Diaria, 7-11-2020

https://ladiaria.com.uy/

Donald Trump convirtió la hidroxicloroquina en el centro de atención en marzo como un medicamento “muy poderoso” para combatir la covid-19, y el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, su gran aliado, la adoptó rápidamente. Dos días después de la primera declaración del presidente estadounidense en favor de este medicamento, Bolsonaro anunció que el laboratorio del Ejército brasileño ampliaría su producción, y luego el Ministerio de Salud autorizó el uso de cloroquina e hidroxicloroquina en casos severos de covid-19, como terapia complementaria y bajo el criterio del médico.

En ese momento, los estudios sobre la efectividad del medicamento aún no eran concluyentes, pero la presión del presidente se intensificó. En unos meses, dos ministros de Salud fueron despedidos, en parte debido a su resistencia a incorporar este medicamento. Tras una nueva gestión, el Ministerio de Salud comenzó a autorizar la prescripción de cloroquina asociada con la azitromicina para tratar casos leves, moderados y severos de covid-19, siempre y cuando el paciente firmara un formulario de consentimiento y declarara conocer los riesgos.

Poco a poco, han salido nuevos estudios que demuestran la ineficacia de este fármaco para tratar la enfermedad, y entidades médicas y científicas respetadas de todo el mundo han abandonado el uso de la cloroquina. Entre ellos, la agencia reguladora de Estados Unidos, que revocó, el 15 de junio, la autorización de emergencia de hidroxicloroquina para pacientes con covid-19. Después, la Organización Mundial de la Salud suspendió los ensayos clínicos con este fármaco de manera definitiva.

En Brasil, entidades médicas como la Sociedad Brasileña de Enfermedades Infecciosas también se han opuesto a este fármaco.

Frente al resto del mundo, Bolsonaro siguió defendiendo y publicitando la medicina en publicaciones y presentaciones en vivo en redes sociales. En Brasil, los fabricantes de cloroquina, de los cuales algunos han declarado ser partidarios del presidente, vieron aumentar el consumo de este medicamento en 358% hasta julio.

Desde que el presidente comenzó a publicitar supuestas curas para esta enfermedad, un séquito de médicos brasileños difundió un controvertido “tratamiento temprano” de la enfermedad, que implica el uso de hidroxicloroquina y cloroquina junto con otros fármacos, como el antibiótico azitromicina.

A partir de declaraciones enviadas por lectores, Agência Pública encontró que varios municipios comenzaron a usar medicamentos ineficaces como parte de sus políticas públicas para combatir la enfermedad. En muchas ciudades, estos medicamentos también se han convertido en un instrumento dentro de la carrera por las elecciones municipales que se llevarán a cabo el 15 de noviembre, contribuyendo a la popularidad de los alcaldes que buscan la reelección.

Al investigar los protocolos adoptados en diez ciudades de ocho estados diferentes, que describen el cuadro de la situación en el país: de norte a sur, los ayuntamientos ofrecen “kits anticovid” que contienen medicamentos ineficaces, y prometen, de manera ilusoria, prevenir o curar la enfermedad, que ya ha matado a más de 150.000 brasileños. En al menos ocho de las ciudades investigadas los residentes informaron que los medicamentos se entregaron incluso sin tener un resultado de la prueba para detectar la covid-19.

En año electoral los medicamentos entran en disputa

Pero ¿por qué distribuir medicamentos que no funcionan? Varios expertos señalan el uso político de la falsa “cura” en el contexto de la carrera por las elecciones municipales del 15 de noviembre.

“El uso político de medicamentos y vacunas es muy evidente ahora durante la pandemia”, dice Natália Pasternak, doctora en microbiología de la Universidad de San Pablo y presidenta del Instituto Questão de Ciência. “Es muy fácil para ti conseguir votos y la simpatía de la gente así: ‘Mirá cómo cuido a la población de mi ciudad, estoy repartiendo un botiquín gratis’”.

Esto es lo que está sucediendo en Natal, capital de Rio Grande do Norte, según Daniel Menezes, profesor del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Federal de Rio Grande do Norte. En busca de la reelección en 2020, el alcalde Álvaro Dias creó al menos tres centros de distribución de medicamentos y sostiene que la ivermectina “es eficaz para prevenir el coronavirus”. La fiscalía de ese estado está investigando esas declaraciones como posible propaganda electoral irregular. “Mi hipótesis es que él, utilizando una investigación cualitativa, logró mapear muy bien el sentimiento de la población. ¿La gente quiere medicinas? Entonces le daré medicina’”, dice Menezes.

En Paranaguá, en el estado de Paraná, el alcalde, Marcelo Roque, que también se presenta a la reelección este año, anunció en julio, en publicaciones en sus redes sociales, la “distribución masiva” de cajas con tabletas de ivermectina para “inmunizar a la población”. La distribución de medicamentos se realizó en un gimnasio, en una tienda e incluso en las escuelas municipales, y cada etapa fue documentada detalladamente en las redes sociales del político.

“Aquí estamos superando el virus chino”, dice el tuit fijado en el perfil de Everton Sodário, alcalde de la pequeña Mirandópolis, en el estado de San Pablo. Candidato a la reelección en una ciudad donde 68,3% de los habitantes votó por Bolsonaro como presidente, el alcalde, que se ha presentado como el “Bolsonaro caipira” (del interior de San Pablo), sigue las indicaciones del presidente al pie de la letra. Anima a la población a romper el aislamiento y distribuye el “kit covid” con hidroxicloroquina, azitromicina, ivermectina, zinc y vitaminas C y D. La compra de los medicamentos por parte de la ciudad recibió un tuit de apoyo del congresista Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente.

Los incendios del Pantanal empeoran la situación sanitaria, y el alcalde promete una falsa cura

En Cáceres, en el estado de Mato Grosso, el denso humo de la quema del Pantanal ha agravado el avance de la pandemia, por lo que la ciudad también decidió apelar a fuerzas superiores. Dentro de los sobres con dos cápsulas de ivermectina distribuidas a la población también había un mensaje religioso: “Esta lucha es del Señor Jesús. Juntos derrotaremos a la covid-19 – SMS Cáceres”. En un video publicado en la página de Facebook del ayuntamiento, el 21 de julio, el alcalde Francis Maris invitó a cualquier persona que aún no hubiera tomado el medicamento “como prevención del coronavirus” a retirarlo en el centro de convenciones de la ciudad.

A su vez, en una publicación de Facebook en que anuncia su regreso al trabajo después de recuperarse de la covid-19, Eduardo Toshyia Tsuru, el alcalde de Vilhena, un municipio del estado de Rondônia, en la Amazonía brasileña, dijo: “Creemos que es importante comenzar a tomar el kit de cloroquina, ivermectina y azitromicina unos cinco días después de presentarse los primeros síntomas, para curar la enfermedad o prevenir que se agrave”. La publicación tuvo más de 500 me gusta y un centenar de comentarios positivos.

En Porto Feliz, en el estado de San Pablo, el protocolo local incluso decía que la ciudad brindaría apoyo legal sólo a los médicos que prescribieran medicamentos ineficaces; la sección se eliminó más tarde. El documento fue firmado por el alcalde, Dr. Cássio Prado, que es cirujano y médico intensivista, y fue uno de los primeros en adoptar la combinación de hidroxicloroquina, azitromicina e ivermectina en Brasil y se hizo famoso como el muchacho del cartel del “tratamiento temprano”.

Los ciudadanos necesitados se quedan sin medicamentos

La medida impidió que la hidroxicloroquina llegara a quienes de verdad la necesitaban en la ciudad, como fue el caso del ama de casa Sueli Souza Santos, quien presentaba una enfermedad autoinmune. “Cuando empezó la pandemia, nos la cancelaron, incluso en las farmacias a las que no teníamos acceso. Según ellos, ahora sólo podían enviar a hospitales. Y en mi caso, como paciente autoinmune, me quedé sin el medicamento porque no había en la farmacia para comprarlo”, dijo a Agência Pública. Estuvo hasta 40 días sin el tratamiento necesario por no encontrar el medicamento. “Duele todo el cuerpo, te da fiebre y te quedás en la cama porque el dolor es demasiado fuerte”.

El anuncio de hidroxicloroquina también llevó a la gente común de todo el país a exigir este medicamento al gobierno. Así ocurrió en Palmeiras de Goiás, en el estado de Goiás, y en Joinville, en el estado de Santa Catarina.

En la ciudad de Santa Catarina, la presión popular y la preocupación por la automedicación llevaron a la ciudad a crear un “centro de tratamiento temprano” con el objetivo de acercar a “las personas que quieren recetar y las que quieran recibir” cloroquina, porque, según la secretaria de Salud de la ciudad, hubo “conflictos” entre parte de la población que quería tomar el medicamento y los médicos que se negaban a recetarlo. “Llegamos al absurdo de crear un lugar para recetar, aunque sea supervisado, un fármaco que tiene niveles de toxicidad, porque la gente quiere tomarlo, en lugar de explicarles adecuadamente los riesgos e ineficacia del medicamento”, criticó el médico Fábio Gaudenzi, presidente de la Sociedad Catarinense de Infectología.

El equipo de Agência Pública encontró algunos casos en que los funcionarios de la ciudad justificaron sus controvertidos protocolos argumentando que era necesario hacer algo para combatir el avance del coronavirus, incluso si los medicamentos disponibles no eran el arma ideal. “Los que estamos en primera línea tenemos a nuestro paciente al frente, que se enferma”, dice Leonel Nulman Szterling, director clínico del Hospital de Clínicas de São Sebastião.

Entre los casos investigados también hay informes de profesionales de la salud de primera línea y pacientes que se sintieron presionados para usar cloroquina y otros medicamentos que han demostrado ser ineficaces contra la covid-19.

“Bolsitas de ilusión”

“A esta distribución la llamo bolsitas de ilusión. Nada tiene sentido en estos kits anticovid”, dice Margareth Dalcolmo, neumóloga, profesora e investigadora de la Fundación Oswaldo Cruz, una de las instituciones de salud pública más reconocidas del mundo. “Es muy absurdo distribuir estos fármacos a nivel político en un momento electoral. El uso es demagógico y político”, resume.

Tanto la Organización Mundial de la Salud como la comunidad científica internacional ya han declarado hasta el cansancio que no existe evidencia científica de que la cloroquina, hidroxicloroquina e ivermectina funcionen para la covid-19. En todo el mundo se desaconseja el uso de estos medicamentos.

Además de los graves efectos secundarios de la cloroquina para los pacientes cardíacos, los expertos advierten del “daño social” de tomar ivermectina, un fármaco distribuido en al menos seis de las diez ciudades retratadas en esta serie. “Puede generar una falsa sensación de seguridad. Las personas pueden pensar que están protegidas por este kit, y que ya no necesitan usar mascarilla; pueden visitar a los padres ancianos, sumarse a las aglomeraciones, ya no necesitan tener cuidado con la distancia social”, advierte Pasternak.

* Este artículo fue publicado dem Agência Pública: https://apublica/org/

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.