Inicio internacional Perú – La estrategia de la oposición

Perú – La estrategia de la oposición

257
0
Compartir

Milcíades Ruiz, Perú

Lo que viene sucediendo en el escenario político actual, se veía venir. Las fuerzas retrógradas de la minoría nacional no aceptaban su derrota electoral por un desconocido político que la mayoría eleccionaria prefirió. Trataron por todos los medios de invalidar la voluntad popular. Al no lograrlo, persisten en sus propósitos de sabotear esa decisión mayoritaria. Para este fin. no interesa la validez de los medios a utilizar, incluso los vedados. Pero, esto podría ser contraproducente por lo siguiente.

referéndum

Un plan de contrainsurgencia está en marcha. Al mismo, se han unido todos los que temen perder la estructura mafiosa sobre la que descansan sus poderes. Esta es la “madre del cordero”. En esta complicidad nacional e internacional, no importa si los argumentos son válidos, subjetivos o falsos. Por encima de la razón está el voto de los complotados, que tienen mayoría en el Parlamento.

Pecaríamos de ingenuos no darnos cuenta de la correlación de fuerzas en este combate formal. Por eso resulta sorprendente que, los mandos políticos insurgentes no hayan preparado sus defensas adecuadamente para resistir la ofensiva enemiga. Por el contrario, le dan motivos para sus ataques. Las inocentadas frente al adversario pueden ser fatales, porque este, no tendrá compasión de los débiles. Lo estamos viendo en los primeros movimientos. El alza del dólar no es una casualidad.

De nada sirve tener argumentos legítimos a favor de la razón. Podemos tener la fuerza de la razón, pero no la razón de la fuerza. En la misma línea que procede EE UU contra Cuba, la minoría nacional en torno a los grupos de poder desarrollarán su estrategia de sabotear, bloquear y agredir a la nueva administración para destruir su gestión. Cuenta con un poderoso aliado que es la prensa parásita que vive de los grupos de poder. No es un servicio gratuito. No es por la libre expresión. Es por el dinero.

Aunque no se quiera ver esto, como una guerra no declarada, la verdad es que la estamos viviendo. No tener consciencia de esto y creer que los enemigos actúan por amor a la santa democracia podría ser un grave error. Todo es falso. Hay que tomar los hechos como son, y no como aparentan. La repartición de las Comisiones parlamentarias estratégicas bajo comandos de la oposición revela el claro propósito de esta. La campaña de interpelación, a los flamantes ministros, tienen el mismo propósito.

Si la nueva administración no entiende lo que está pasando y no actúa a tiempo, reconociendo esta realidad, pagará las consecuencias. La oposición va a sufragar la salida de gente a la calle para generar caos. Pero el abuso de poder genera su contrario. El rechazo a las malas maniobras se acrecentará y se radicalizará. Los ataques obligan a tomar medidas de defensa legítima al no haber otra alternativa. O luchas, o te das por vencido. Las lamentaciones no resuelven lo que ya pasó.

Guardando las distancias y diferencias, el Gral. Juan Velasco Alvarado, era opuesto a organizar la base social para la defensa de la revolución de su gobierno. Fiel a su opción de no partido, no tuvo una defensa organizada cuando fue depuesto. De eso se aprovecharon sus enemigos para atacarlo, con movilizaciones opositoras financiadas desde el exterior como las de Guaidó en Venezuela. Pero allí, una movida en el tablero instalando la asamblea constituyente evitó la caída.

Es previsible que las movilizaciones opositoras, están en la agenda de esa minoría que quiere destruir lo que la mayoría del pueblo ha dispuesto. Crear dificultades económicas para subvertir es parte de la maniobra. Si la mayoría nacional no defiende lo que ha dispuesto, la minoría acabará con sus esperanzas. Otra vez, la amplia mayoría nacional será depuesta por una minúscula minoría. En esta disyuntiva, dar muestras de debilidad y no de fortaleza para gobernar, elevará los ánimos contrarios. Retroceder puede ser el inicio de la derrota.

Las bancadas opositoras en el Parlamento, abusando de su posición coyuntural va interpelar a los ministros para bloquear y provocar la caída del gabinete antes de presentar su plan de trabajo. A todas luces, es una sucia maniobra. Es atribución del presidente designar al gabinete. Es inadmisible que esta atribución tenga que compartirla con la oposición. Es írrito proceder contra el derecho. Pero en vista de que el presidente no accede a las exigencias opositoras, entonces buscan sabotearlo de otra manera.

También es atribución de la nueva administración, determinar la política exterior de su gobierno. Si modifica su orientación en uso de sus atribuciones, está en lo correcto. Interpelar por ello al canciller Dr. Héctor Béjar Rivera, también es írrito. La oposición, no es la que dicta la política exterior de la nueva administración y no puede imponer que la nueva diplomacia mantenga el “Grupo de Lima” cuando ya estamos en otra gestión gubernativa.

Lo mismo podríamos decir de la nueva política de integración regional que ha delineado el ejecutivo. Es su derecho, como lo hicieron gobiernos anteriores. Es legítimo su ideal bicentenario de integración que la cancillería rescata en un nuevo enfoque de las condiciones imperantes en el ámbito internacional. Es de pleno derecho y no se puede ir contra las facultades legales de la nueva gestión gubernamental. Siendo legítima la nueva postura de la cancillería, todo lo que la oposición reclame sin respetar el estado de derecho vigente, carece de asidero.

Los contrainsurgentes, al no tener razones jurídicas válidas para censurar al canciller, buscan otros argumentos políticos para justificar la sinrazón. Decir que le Dr. Héctor Béjar, ha sido guerrillero, no es un demérito, como tampoco es menos poeta Javier Heraud, por haberlo sido. Tampoco fue impedimento para que Mujica asuma la presidencia de Uruguay. Por el contrario, es un sacrificio que ennoblece a quienes entregan hasta la vida por sus ideales, no por interés personal, ni por dinero. Los que no conocen la vida de un guerrillero que lucha por su patria, no saben de la heroicidad de este sacrificio.

Los retrógrados de la oposición, ignorantes de la historia del bicentenario, deberían saber, la enorme ayuda que prestaron los guerrilleros a la expedición libertadora y a la independencia del Perú. Eran terror de las tropas realistas, no solo por las emboscadas, capturas, y abatimiento de tropas enemigas, sino también, su valiosa ayuda a las tropas patriotas en el abastecimiento logístico y víveres, correos de guerra como chasquis, etc. Tuvieron muchos más combates que los libertadores. En mérito a ello, el Gral. San Martín, expidió el siguiente decreto:

El valor y la constancia con que han contribuido las partidas de guerrillas a establecer la libertad del Perú, siguiendo el ejemplo del ejército, las hace dignas de la consideración del Gobierno; y por lo tanto he resuelto concederles las distinciones siguientes:

1°—Todos los oficiales y soldados de las partidas de guerrillas, llevarán una medalla al lado izquierdo del pecho, con esta inscripción en el centro del anverso: el valor es mi divisa; y en el reverso un sol en el centro, y al exergo esta inscripción: a las partidas de guerrillas; la cinta de que penda la medalla será bicolor, blanca y encarnada. La medalla de los oficiales será de oro, y de plata la de los soldados.

2°—Todos los individuos de las partidas de guerrilla quedan exceptuados del servicio veterano, a cuyo efecto se les dará una papeleta impresa y firmada por mí, que les sirva de resguardo.

3°—Serán atendidos en sus solicitudes, con preferencia para los destinos y gracias que pretendan.

4°—Perderán el derecho a estas gracias, los que desmientan con su conducta el amor a la disciplina y al orden que hasta aquí han acreditado.

Imprímase y publíquese. —  Dado en Lima a 1° de octubre de 1821

San Martín. —  B. Monteagudo.

Así pues, los opositores de la decisión de la mayoría electoral, podrán derramar toda la bilis que quieran despotricando contra los ministros y las decisiones del Ejecutivo, pero no tienen derecho a desconocer la voluntad mayoritaria del electorado. Lo que derive de esta decisión electoral, corresponde a esa voluntad. Puede haber errores y desatinos, como en cualquier nuevo gobierno, pero eso no debe ser motivo para anular la decisión mayoritaria que por derecho legítimo ha dispuesto el electorado.

La mayoría de ese electorado que tomó esta decisión histórica no es de izquierda, ni es comunista, ni es terrorista. Oponerse a la nueva administración, tramando argucias deshonestas, es oponerse a esa mayoría electoral. Persistir en la política sucia que llevó al electorado a rechazar a los políticos tradicionales, generará mayor rechazo. La victimización de la nueva administración fortalecerá a esta. Héctor Béjar saldrá fortalecido de su interpelación, cualquiera sea el resultado. ¿No les parece?

Agosto 14- 2021

Otra información en https://republicaequitativa.wordpress.com/

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.