Inicio internacional Nueva ola de pandemia de coronavirus desborda a España

Nueva ola de pandemia de coronavirus desborda a España

174
0
Compartir

Una segunda ola de la nueva pandemia de coronavirus está azotando a Europa, siendo el estado español el primero en sufrirla. Ahora, se pide a los trabajadores que paguen de nuevo por la incapacidad del capitalismo para resolver la crisis sanitaria y económica.

 

Ross Saunders, Estado Español.

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

 

Desde que se levantó la cuarentena hace seis semanas, los casos diarios se han multiplicado por ocho hasta casi un tercio de millón, superando al Reino Unido. Las muertes están aumentando y varias regiones están volviendo a entrar en cuarentena  ya que los gobiernos extranjeros restringen los viajes. Horrorizadas por el daño a su tasa de ganancias, las grandes empresas luchan por mantener abiertos los lugares de trabajo, sin importar el costo en vidas.

El Comité para una Internacional de los Trabajadores (CIT) dice que los lugares de trabajo en todas partes deben permanecer cerrados hasta que el virus sea contenido, con todos los trabajadores con salario completo, mientras tanto. No debería sacrificarse ni un solo puesto de trabajo: las grandes empresas como Nissan y Airbus que amenazan con despedir trabajadores, deberían ser nacionalizadas para salvar esos puestos de trabajo de forma inmediata con una compensación sólo para los que lo necesiten.

Largas filas de personas esperando recibir alimento en un comedor social en Madrid

Alrededor de 28.000 personas han muerto ya como resultado del virus en España, con otras 16.000 personas muriendo debido a la interrupción de servicios causada por la pandemia. El número de muertos no es un desastre natural: miles de personas podrían haberse salvado si el gobierno del presidente Pedro Sánchez del llamado Partido Socialista Obrero Español (PSOE) hubiera intervenido antes y hubiera dado prioridad a los intereses de la clase trabajadora. Tan pronto como la pandemia golpeó, el CIT argumentó que a escala internacional la clase obrera debía tomar el control de la cuarentena. No podemos confiar en que los patrones den prioridad a la vida por encima de las ganancias. A medida que la segunda ola aumenta, los sindicatos y otras organizaciones de trabajadores deberían convocar conferencias de emergencia para discutir una acción independiente para tomar el control de la seguridad durante la pandemia y una lucha común para detener la destrucción de empleos.

Hay una gran rabia por las 20.000 muertes ocurridas en los asilos de ancianos en todo el estado, los niveles totalmente inadecuados de equipo de protección para los trabajadores de la salud (que han representado el 14% de las infecciones confirmadas, hasta ahora) y la escasez de camas y equipo en los hospitales.

La ira se deriva no sólo de la experiencia de los últimos meses, sino de la última década de austeridad y políticas capitalistas. La semana pasada, veinte expertos españoles en salud escribieron a la revista médica Lancet denunciando “una década de austeridad que ha agotado el personal sanitario y reducido las capacidades de la sanidad pública y del sistema sanitario” y pidiendo que se investigue la conducta del gobierno. La masacre en las residencias de ancianos se debió en parte a que tres cuartas partes de ellas son de propiedad privada, muchas de ellas de enormes empresas con fines de lucro que habitualmente recortan el personal de sus residencias y hacen recortes en materia de salud y seguridad.

La economía está al borde de una crisis de proporciones sin precedentes. El PIB ha caído en una cuarta parte, hasta ahora, a niveles no vistos desde el siglo XIX. Según algunas estimaciones, la brutal Guerra Civil Española tuvo menos impacto en la economía en 1936. Hoy en día, la industria automovilística y la importante industria turística, que representa el 13% de los puestos de trabajo, se ven especialmente afectadas. La cuarentena para los veraneantes anunciada por el gobierno británico podría costar al turismo español 10 mil millones de euros, según la asociación de turismo CEHAT. Alemania y otros estados también han impuesto restricciones de viaje en relación con España.

Entre marzo y junio se perdieron 1 millón de puestos de trabajo, pero la cifra total será mucho mayor si no se toman medidas decisivas, ya que el desempleo alcanza el 25% y el doble para los jóvenes, según las estimaciones.

Las medidas de apoyo a los ingresos del gobierno del PSOE-Unidas Podemos, son presentadas en el extranjero como progresistas, pero en realidad son desesperadamente inadecuadas. La gran mayoría de la financiación se está entregando sin condiciones a las grandes empresas que malgastarán el dinero en los salarios inflados de los ejecutivos. Mientras tanto, los casi 4 millones de trabajadores – muchos de ellos ya mal pagados – del programa de suspensión de empleo (ERTE) han perdido el 30% de su salario y 2,5 millones de trabajadores autónomos no han recibido ninguna ayuda del gobierno. El tan cacareado régimen de “ingresos mínimos” es un adelanto, pero sólo porque el sistema de seguridad social estaba hecho jirones. En realidad, el plan no es un programa de “Ingreso Básico Universal” sino que está mucho más cerca del sistema de prestaciones que la mayoría de los países europeos ya tienen en vigor. España tenía el doble de la tasa media europea de “pobreza severa”, incluso antes de la pandemia y ninguno de los programas del gobierno va a ser suficiente para evitar que esto empeore. La prohibición de despidos está llena de vacíos. Ningún trabajador debe perder ningún ingreso durante la pandemia: los patrones deben pagar para mantener los ingresos.

 

“Recuperación del coronavirus”

La llamada financiación de la Unión Europea para la “recuperación del coronavirus” tampoco cubrirá el vacío. El acuerdo está muy lejos del “Plan Marshall” con el que Sánchez lo ha comparado, y viene con condiciones que promueven políticas de libre mercado fallidas que hacen que la protección de los empleos y los salarios sean más difíciles. El “freno de emergencia” concedido a los políticos capitalistas de los estados del norte aumentará las tensiones entre los estados, ya que los gobiernos extranjeros interfieren en los planes presupuestarios de estados como España que están recibiendo ayuda.

Incluso antes de que la pandemia golpeara, era una fantasía que sobre una base capitalista España podría superar sus deudas, reconstruir su economía y resolver sus problemas económicos subyacentes. Ahora, con la amenaza de un colapso económico, se deben implementar urgentemente políticas socialistas audaces. Estas incluyen el rechazo de la deuda inmanejable y la nacionalización del sistema financiero y de las grandes empresas bajo el control democrático de la clase trabajadora y sin pagar ni un centavo de compensación a los grandes accionistas.

Poderosos movimientos podrían crecer muy rápidamente para desafiar al capitalismo y al establishment.  El “caceroleo” que se celebraba todas las noches en cada balcón durante el encierro, frecuentemente pasaba de elogiar a los trabajadores de servicios críticos  a criticar el manejo de la pandemia por parte del gobierno. Este estado de ánimo se ha extendido a la huelga realizada por los médicos de Valencia contra las largas e intolerables horas de trabajo.

Y los trabajadores de Nissan se han anotado una victoria significativa al forzar a la compañía a cancelar los planes de cerrar su fábrica en Barcelona a finales de este año, salvando 3.000 puestos de trabajo directamente y otros 20.000 que dependen de ellos. El cierre de la fábrica habría supuesto un recorte estimado del 2% del PIB de Cataluña, pero una huelga de tres meses coordinada entre varias federaciones sindicales, entre ellas la UGT y CCOO, obligó a la empresa a retirarse por ahora. Los trabajadores saben que tendrán que continuar la campaña siempre y cuando la patronal vuelva a la ofensiva y la mejor manera de prepararse para ello es construir un movimiento general, vinculando a los trabajadores que se enfrentan a la pérdida de puestos de trabajo y a los recortes salariales en las huelgas masivas y generales.

El CIT ha informado previamente sobre la prolongada crisis política en el estado español, que dos elecciones generales del año pasado no lograron resolver. La política se ha fragmentado porque, ahora que el PSOE ha sido decisivamente conquistado por los intereses de las grandes empresas, no hay ninguna fuerza que pueda captar el apoyo entusiasta de la clase trabajadora.  El nuevo partido de izquierda Podemos parece haber perdido su oportunidad de ganar a los trabajadores con un claro y audaz desafío al establishment capitalista, perdiendo todos sus escaños en Galicia y la mitad de sus escaños en el País Vasco, en las últimas elecciones. 

Pablo Iglesias, lider de Podemos y actual Ministro de Derechos Sociales

Todas las instituciones del sistema capitalista están perdiendo apoyo, incluyendo la corrupta monarquía española. Pero en lugar de diferenciarse audazmente de esta podredumbre, los líderes de Podemos han estado desesperados por ser absorbidos por ella, rogando al PSOE que le permita unirse a ellos en un gobierno de coalición desde 2016. La nueva pandemia de coronavirus ha marcado una nueva etapa en la degeneración de los nuevos partidos de izquierda a nivel internacional, con Die Linke en Alemania y el Bloque de Izquierda en Portugal, por ejemplo, apoyando a sus gobiernos capitalistas.

 

Juzgado por los trabajadores

Podemos será juzgado correctamente por los trabajadores para compartir la culpa del fiasco del reciente giro en U de Sánchez en relación a la eliminación de las leyes laborales antiobreras. Las leyes fueron introducidas por el anterior gobierno del Partido Popular (PP) bajo instrucciones de la Unión Europea, en 2012, y restringen la negociación nacional por parte de los sindicatos y aumentan la inseguridad laboral. A pesar de que se comprometió a eliminar las leyes en su totalidad, Sánchez cedió rápidamente a la presión de las grandes fuerzas empresariales que dominan su partido y, en cambio, sólo se están planeando modificaciones menores a las leyes. Sánchez culpa a su falta de mayoría parlamentaria pero una verdadera fuerza socialista miraría más allá del parlamento a las calles, los lugares de trabajo y las comunidades. Presentaría en el parlamento un audaz programa socialista para acabar con la miseria de la austeridad, y desafiaría a los demás partidos a votar en contra ante la amenaza de despertar la ira de la clase obrera. En lugar de romper su programa a cambio de algunos puestos ministeriales, Podemos debería haber tomado este camino.

En este momento, parece poco probable que Podemos pueda afirmar de forma creíble que representa un desafío para el establishment capitalista, y los trabajadores tendrán que buscar en otra parte y construir una nueva alternativa una vez termine la pandemia. En vista a la extrema agitación política que se avecina, esa alternativa podría ser construida rápidamente y convertirse en una fuerza que desafíe al poder.

La tarea es urgente: el partido de extrema derecha, Vox, está esperando entre bastidores, planeando un voto de censura a Sánchez en septiembre. Es urgente construir una alternativa socialista real y revolucionaria al podrido sistema capitalista. ¡Únete al CIT  y ayúdanos a construir esa fuerza!

Nota: Para más análisis e información, tanto a nivel nacional como internacional, visita nuestra página  http://socialismorevolucionario.cl/

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.