Inicio Análisis y Perspectivas Chile – No hay razones para deprimirse con el resultado electoral

Chile – No hay razones para deprimirse con el resultado electoral

761
0

por Ximena Goecke S. y Patricio Guzmán S.

No hay que deprimirse con el resultado electoral. No valía la pena un proceso constitucional pre-formateado y estrecho. Tenemos dos tareas: rechazar este ensayo constitucional y conformar una fuerza capaz de promover un proceso constitucional con participación popular, que funcione. Merecemos algo mucho mejor.

La suma de la abtención y el voto nulo y blanco expresan el rechazo a un verdadero golpe constitucional de las fuerzas políticas institucionales del Congreso, que formularon nuevo proceso constituyente fraudulento expropiado de la soberanía popular con mecanismos como la aprobación de «12 bordes constitucionales» que deberán formar parte obligatoria de la nueva Constitución, otro mecanismo fue la elección de consejeros como para el Senado lo que castiga a las regiones más pobladas, una redacción del texto constitucional en manos una comisión de expertos nombrados a dedo por el Congreso, con reglas como mayorias del 60% en el Consejo para cambiar cualquier cosas propuesta por los «expertos», y una Comisión de Admisibilidad también nombrados por el Congreso que tiene que aceptar cualquier propuesta del Consejo Constitucional. Todo esto muestra un verdadero pánico a la expresión de la soberanía popular de la burguesía y la casta política chilena. Este nuevo proceso constituyente con su Consejo Constitucional está en las antipodas de una Asamblea Constituyente libre y soberana.

Dando cuenta de la victoria del ultraderechista y pinchetista partido Republicano la noche de la elección de Consejeros Constitucionales, una comunicadora de un canal de televisión hablaba del triunfo de la «centro derecha», en un esfuerzo claro por lavar la imagen de la ultraderecha chilena, que obtuvo un 35,42%. De los votos «validamente emitidos» que dejan fuera del universo del conteo de porcentajes los sufragios blancos y nulos. La coalición oficialista Unidad por CHile del FA, PC y PS 28,57% obtuvo de los votos.

Como el acuerdo alcanzado en el Congreso se castigaba la elección de Consejeros Constitucionales de las regiones más pobladas en favor de las menos habitadas consideradas más conservadoras, así las cosas estos porcentajes se multiplicaron en favor de la extrama derecha en la elección de cosejeros.

Nulo, blancos y abstención también son grandes ganadores

En un proceso de voto obligatorio bajo amenaza de multas que sin embargo nunca alcanzó popularidad ni movilización ciudadana, la participación electoral fue del 84,87%.

Al principio dando cuenta del recuento de votos de las primeras mesas que cerraban los comunicadores de los canales de televisión subrayaron el resultado record de los votos nulos y blancos. Luego se notó la instrucción editorial de los canales y estos votos desaparecieron de las pantallas.

De acuerdo con el Servel con el 99,44% de los votos escrutados, los votos nulos llegaron a 16,98% de los sufragios, los blancos fueron 4,55% y entre ambos sumaron 2.673.525 preferencias, siendo el 21,53% del total. Hay que recordar que los votos con frases ofensivas y dibujos soeses, que claramente mostraban voluntad de anular el voto, en Chile son considerados votos blancos. Esta votación supera con creces la mayoría de los pactos de derecha y oficialistas. Así el Partido de la Gente se desinfló con 5,48%, Todo por Chile que agrupó al PPD, DC y PR alcanzó el 8,96% sufrió una estrepitosa derrota y la derecha tradicional de Chile Vamos rebautizado Chile Seguro obtuvo 21,07% y fue ampliamente superada por los proto fascistas Republicanos.

El ciclo destituyente no se ha cerrado, las multiples demandas de la población siguen pendientes

Algunos analisis obvian el caracter de voto de castigo que se ha producido al conjunto de la casta política institucional y al gobierno, y el voto de rechazo del grueso del padrón electoral, hemos escuchado opiniones francamente peregrinas de algunos comunidaores, expertos y académicos del área de las ciencias políticas diciendo que el voto nulo o blanco es de personas que no saben como votar, o de electores a los que da lo mismo el resultado. Esto no explica el aumento exponencial del voto nulo y blanco en absoluto.

Ante el tsunami de votos nulos que se anunciaba desde antes de la votaciones en la redes sociales y sondeos, hubo campañas desesperadas acusando al voto nulo de «hacer el juego a la derecha» desde activistas y operadores de partidos en el gobierno. Un esfuerzo totalmente fracasado. La amplia mayoría del voto nulo no fue un voto por ignorancia, al contrario fue un voto muy politizado.

Las coaliciones de gobierno han invitado a una derrota anunciada con este proceso costituyente fraudulento que impulsaron sin ninguna necesidad, salvo su deseo casi patologico de cerrar el ciclo destituyente que se abrió con el levantamiento popular de octubre de 2019 en adleante. El resultado sin duda es malo para el gobierno y sobretodo para los partidos del arco político de centro (DC, PR, PPD) que vuelven a sufrir una nueva derrota electoral ya que no han elegido a ninguno de sus candidatos, lo que no es menor porque son los partidos que fueron ejes de gobierno en las pasadas décadas. El conjunto del sistema de partidos políticos en Chile sufre una profunda crisis de descomposición y legitimidad.

El gobierno de Gabriel Boric está sufriendo una permanente erosión, con una situación social de inflación y malos salarios. El ejecutivo ha abandonado muchas de sus promesas de campaña, ha impulsado la aprobación del TPP, la militarización de la Araucania, la ley de gatillo fácil Nain Retamal como parte del olvido de su programa de refundación de la policia de Carabineros de Chile. La promesa de la ley de 40 horas tan celebrada desde el oficialismo quedó basicamente en el título de la ley para convertirse en una ley de flexibiidad laboral que hecho para atrás incluso algunas conquistas sociales como la prohibición de cortar la jornanda de trabajo diaria por muchas horas. El supuesto anuncio de nacionalización del litio, entusiamó a más personas fuera de Chile que dentro de nuestro país. Todos sabemos que fue un anunció vacio pues solo se trata de un anució sobre la licitación futura de licencias de explotación del recurso, que no tiene posibilidad der avanzar como nacionalización en el Congreso, y que garantiza las licencias de explotación ya otorgadas a SQM de Julio Ponce Lerou, y a la multinacional Albermale. No es extraño por tanto que excepto a los políticos que querían sacar partido de estas dos noticias no hubiera entusiasmo ni movilización popular mayor, y que no surtieran ningún efectosobre los resultados electorales.

Rechazar y levantar una nueva fuerza político social

Desde ya está claro que la nueva constitución que venía pre escrita con los «12 bordes» será una continuidad de la Carta Magna de la dictadura civico militar. Lo que nos mueve a rechazar desde ya el texto y organizar una nueva fuerza político social que represente las demandas de las y los trabajadores y el pueblo, y sirva para organizar la organización y la protesta masiva en la nueva alza inevitable de las protestas sociales dandole direccionalidad para evitar que el futuro levantamiento popular sea cooptado por la casta política institucional en favor del orden capitalista neo liberal como ocurrió después del estallido social.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.