Inicio internacional Ni Covid ni Macron

Ni Covid ni Macron

222
1
Compartir

Léon Crémieux 

Contretemps 6 de agosto de 2021

La negligencia del gobierno en materia de salud y sus métodos autoritarios están dando lugar a una creciente desconfianza y oposición frontal entre una parte cada vez mayor de la población. Esto se materializa en grandes manifestaciones contra el pase sanitario y las amenazas que supone para los trabajadores y los más precarios.

Contra el autoritarismo de estos métodos, este artículo de Léon Crémieux vuelve a plantear la necesidad de una vacunación generalizada y los medios para llevarla a cabo, al tiempo que subraya los vínculos entre el capitalismo y esta pandemia -como, por desgracia, los que están por venir-… La situación exige una política clara basada en la emancipación de la lógica de los intereses privados y del beneficio ilimitado.


Las manifestaciones desencadenadas por los diktats relativos al pase sanitario obligatorio y para denunciar los métodos policiales de Macron y Blanquer, el chantaje de los despidos o las suspensiones salariales, están justificadas. Pero los aspectos contradictorios de estas manifestaciones se imponen, evidentemente, para plantear una lógica global en cuanto a la acción que hay que llevar a cabo contra la pandemia.

Esto requiere dos preocupaciones complementarias:

  • la de una política de salud pública y de vacunación general de la población para combatir y proteger contra el Covid 19. Es la exigencia de una política sanitaria que no sólo pretende una “política sanitaria” que evite las hospitalizaciones y la saturación de las unidades de cuidados intensivos, sino una política de Covid cero que pretende erradicar la pandemia en Francia y en el mundo (como ha sido prácticamente el caso de otras pandemias). De ahí el vínculo con la campaña para el levantamiento de las patentes, mientras los países de Europa y Norteamérica han monopolizado la mayor parte de las dosis, al tiempo que protegen a los trusts de las Grandes Farmacéuticas, bloqueando el libre acceso a las vacunas para otros continentes
  • la de rechazar la política de Macron y el pase sanitario, de una vacunación hecha indirectamente obligatoria de forma hipócrita y culpabilizadora, para los trabajadores de la sanidad, los estudiantes de secundaria y en los lugares de ocio, con la amenaza de suspensión del contrato de trabajo y el despido de los empleados, mantenida en la práctica con la ley. Una política policial y criminalizadora que convierte el control por el pase sanitario en una cuestión de orden público y policial y que, además, da la espalda a una verdadera política de vacunación y salud pública que debe llegar a las poblaciones menos vacunadas y, a menudo, de mayor riesgo. Y lo que es peor, la política de la tarjeta sanitaria y la prueba de la PCR, por la que se cobra una tasa, crea una dinámica de evasión que lleva a algunos pacientes a ocultar su enfermedad, a otros a buscar tarjetas sanitarias falsas y a otros a dejar de acudir a las pruebas o al tratamiento, incluso de otras enfermedades.

Estas dos reivindicaciones son presentadas como simétricamente contradictorias por el gobierno y por los antivacunas, los partidarios de la vacunación general deben tomar partido por la obligación del pase sanitario, y los opositores al pase sanitario ignoran el imperativo de la vacunación en nombre de la “libertad individual”.

Debemos rechazar este esquema binario y adoptar una posición tanto

  • por la necesidad de organizar, por parte de los servicios de salud pública y protección social, una vacunación general contra el Covid (incluyendo a los más jóvenes)
  • y por el rechazo a los métodos policiales y autoritarios del gobierno que incrementan el sistema de seguridad y policial desarrollado por Macron y que sirven de sustituto a una campaña de vacunación organizada.

No podemos cultivar la vaguedad sobre una u otra de estas posiciones, tenemos que gestionarlas, incluso en las manifestaciones, al tiempo que intentamos dar una dinámica política progresista a las actuales reacciones y movilizaciones contra el pase sanitario y las medidas del gobierno, manifestaciones que seguirán presentes en las próximas semanas (a pesar del mes de agosto y de la entrada en vigor del pase), apoyándonos en particular en la convocatoria unitaria contra las medidas del gobierno.

Para no andarnos con rodeos, debemos decir claramente que estamos a favor de poner en marcha una campaña sistemática de vacunación colectiva de toda la población contra el Covid (y, desde luego, a favor de ampliar esta campaña con las necesarias vacunas de refuerzo este otoño…), para que la contaminación sea lo más marginal posible. Esto implica una organización sistemática de la vacunación (mientras que hoy en día se basa esencialmente en un enfoque individual, en particular concertando una cita por Internet en Doctolib), mediante una política activa de los servicios de salud y de la Seguridad Social, dirigida a los no vacunados, a las poblaciones y a las generaciones que han permanecido más alejadas de la vacunación, organizando campañas, no de culpabilización y de amenaza, sino de transparencia, de información y de convicción necesaria. No se trata de vigilar o chantajear a la gente para que trabaje o se eduque. Una gran mayoría de la población está a favor de la vacunación, y el hecho de que Francia esté por detrás de la media de la UE en cuanto al número de personas vacunadas se debe más a la falta de organización y recursos que a la población reticente. No vale la pena repasar la historia de los errores del gobierno al tratar de ocultar constantemente la ausencia de mascarillas, pruebas, vacunas y la organización de la vacunación masiva utilizando falsos pretextos. Por ejemplo, sólo desde principios de abril se han abierto 35 grandes centros de vacunación (antes denunciados como “vaccinódromos” por el gobierno), desde el 16 de abril los menores de 70 años sin ningún factor de comorbilidad pueden pedir cita para vacunarse (!!!!), desde el 15 de junio los jóvenes de 12 a 17 años pueden vacunarse. Del mismo modo, recordamos la insistencia durante meses en que los jóvenes no corrían riesgos, justificando la ausencia de verdaderos protocolos sanitarios en los centros de enseñanza secundaria. A lo largo de los meses, el propio gobierno se ha mostrado complaciente con la reticencia de la población en general a vacunarse, en lugar de dejar claro que debe organizar una vacunación global para combatir el virus.

No somos agnósticos sobre el lugar de las vacunas en la política sanitaria. No se trata de una elección individual, una opinión que se deja a la libertad y elección de cada uno. Es una cuestión de salud pública. Siempre ha sido así (salvo que haya contraindicaciones médicas para la vacunación) y las vacunas infantiles sólo han recibido rechazos marginales (incluso la ampliación a 11 vacunas hace cuatro años, que se hizo de forma igualmente autoritaria con total complacencia para los trusts farmacéuticos y sin ninguna democracia sobre la utilidad de las nuevas vacunas y el uso de adyuvantes). Pero la pandemia de Covid desde hace 18 meses, los tratamientos y las vacunas han alimentado el escepticismo, sobre todo en Francia con el despiste de Macron, y han dado lugar a teorías conspirativas y antivacunas. Si estos salen de los círculos habituales, es porque las teorías conspirativas (muy presentes entre los asalariados, e incluso en nuestros círculos sindicales) se han visto reforzadas por todos los errores de comunicación del gobierno, y las declaraciones y decisiones contradictorias de Macron, Castex y compañía. Pero también es el efecto boomerang de la falta de transparencia y de asociación de la población para todo lo que concierne a Covid, de las políticas de lucro de los trusts farmacéuticos, a menudo en desprecio de la salud de los pacientes, de los escándalos creados por la comercialización o el mal uso de varios medicamentos, como Mediator, Levothyrox nueva fórmula, Distilbene, y la falta de acción de las autoridades públicas en estos casos. Lo mismo ocurre con el escándalo de la clordecona en las Antillas, que ha alimentado la reticencia de una parte de la población a vacunarse. Todo ello ha erosionado en gran medida la credibilidad de la comunicación gubernamental en el ámbito médico, ligada a la ausencia de transparencia y de una política realmente independiente de los trusts farmacéuticos. Por último, la cacofonía de la comunicación científica ha permitido que ciertas redes sociales y canales como CNews y BFM creen una niebla y una ausencia de puntos de referencia racionales para una parte de la población, sin que ninguna voz y ninguna información sea más creíble que otra. En general, la pérdida de credibilidad de los dirigentes políticos, la desorganización y la falta de recursos de los servicios sanitarios y de seguridad social, su creciente alejamiento físico de la población, unido a la debilidad de un movimiento social y laboral que tenga una voz audible, acentúan este fenómeno.

La hipocresía del gobierno consiste en ocultar la necesidad de una verdadera política de salud pública, con los medios necesarios, y de una vacunación generalizada, haciendo recaer la responsabilidad de frenar la cuarta ola sobre los hombros de los cuidadores y de los jóvenes, por lo que lleva a cabo una campaña de “emergencia”, para bajar las curvas, contra estas categorías de la población. Sin embargo, desde hace meses, la situación exige, no controles policiales, amenazas de multas, suspensiones salariales y despidos, sino la vacunación colectiva, en nuestro país y en todo el mundo, con una campaña de salud pública, especialmente entre los más precarios: Organizar rondas de personal sanitario y de servicios sociales en los barrios populares y entre las personas mayores para llevar la información y las vacunas a los que menos acceso tienen, utilizar los servicios de la Seguridad Social (con el personal y los recursos necesarios) y garantizar un sistema sanitario sostenible que proteja a la población de nuevas epidemias, con camas y personal en los hospitales y en todos los servicios de protección social.

La cuestión de la vacunación colectiva remite inmediatamente a los males generados o agravados por el sistema capitalista: la degradación de la cobertura hospitalaria con la falta de camas y de personal sanitario, la falta de personal de servicios sociales en las administraciones locales, la situación precaria de los EHPAD, la mitad de los cuales son de propiedad privada, el mantenimiento de la producción farmacéutica en el sector privado. En departamentos como Seine-Saint-Denis, la escasez de servicios sociales se manifiesta en la ausencia de recursos para facilitar el acceso a la vacunación de las poblaciones precarias. Por último, la cuestión del apoyo práctico y financiero al aislamiento sigue abierta. Las condiciones de alojamiento de una gran parte de las familias de la clase trabajadora hacen imposible su aislamiento en casa y no existe una ayuda económica global para el coste de los hoteles o las residencias específicas.

Macron ha decretado la vacunación obligatoria para “ciertas” profesiones, estigmatizando a los cuidadores “irresponsables” con gran efecto en la prensa e imponiendo la tarjeta sanitaria para las actividades de ocio (bares, restaurantes, viajes en tren/avión) y los centros comerciales, los clientes y los comerciantes. Los profesores, los policías, el personal militar, los agentes de la SNCF y de las compañías aéreas (excepto las azafatas y los auxiliares de vuelo) y los trabajadores de correos todavía no están afectados por la obligación de vacunación. Los sindicatos sanitarios han protestado, con razón, contra esta estigmatización, una medida que proviene de un gobierno que, hace unos meses, obligaba a los trabajadores sanitarios que daban positivo pero estaban asintomáticos a seguir acudiendo al trabajo. Del mismo modo, SUD Santé y la CGT, al tiempo que se niegan a estigmatizar a los trabajadores de la salud, multiplican sus reivindicaciones en favor de una política de salud pública capaz de luchar contra esta pandemia… ¡y otras zoonosis por venir!

Es evidente que en las próximas semanas debemos avanzar hacia la vacunación colectiva en Francia y garantizar la supresión de las patentes, así como la producción y la gratuidad de las vacunas para que todas las regiones del mundo que no tienen acceso a ellas puedan disponer de ellas rápidamente. Personal, camas y servicios suficientes. Una política de salud pública que revierta todos los recortes en los servicios sanitarios de las autoridades locales.

Luchar por la vacunación colectiva contra el Covid, como medida de salud pública y no como “libre elección individual”, no significa imponer hoy en día la vacunación obligatoria contra el Covid, que, al tomar un aspecto legal, ¡también tomaría un aspecto penal y represivo! Por lo tanto, debemos luchar contra la hipócrita vacunación obligatoria de Macron, que da la espalda a una campaña de vacunación colectiva.

No se puede eludir la cuestión de estar a favor o en contra de la vacunación colectiva contra el Covid como medida de salud pública para proteger a toda la población. Del mismo modo, en general, no se puede evitar posicionarse a favor o en contra de las vacunas infantiles tal y como existen hoy en día (aunque se pueda debatir la utilidad de las famosas 11 vacunas obligatorias), entendiendo que la vacunación contra el Covid probablemente se convertirá también en un imperativo mundial en los próximos años, lo que exigirá además la gratuidad de las vacunas y el levantamiento de las patentes.

Es evidente que el método hipócrita y coercitivo utilizado para conseguir la vacunación (el pase obligatorio) está provocando un gran enfado que otras vacunaciones obligatorias nunca han generado. El desabastecimiento hospitalario, la opacidad de los controles sobre los grandes grupos industriales farmacéuticos, las sucesivas mentiras e incidencias del gobierno, las frecuentes mentiras y la política de beneficios de los trusts farmacéuticos, los métodos autocráticos y autoritarios del gobierno llevan, para algunos, a un rechazo desordenado de la vacunación y del pase sanitario, con un gran descontento y manifestaciones populares que recuerdan el inicio de las movilizaciones de los chalecos amarillos. Pero están motivados esencialmente por la obligación de la implantación inmediata de la tarjeta sanitaria y la vacunación obligatoria bajo pena de despido o suspensión de sueldo. El apoyo a este movimiento no debe impedirnos luchar contra las ambigüedades o, peor aún, contra las posiciones de los antivacunas sobre la necesidad misma de la vacunación.

*

Léon Crémieux es un técnico aeronáutico jubilado de Air France y sindicalista de Sud Aérien.

Ilustración: Daniel Capilla

1 Comentario

  1. Es un interesante articulo pero falto aclarar que la sustancia que están inoculando NO ES UNA VACUNA y que además se encuentra autorizada de “FORMA EXPERIMENTAL”. Ya llevamos más de un año de pandemia y los hechos están demostando que la inoculación de estás “supuestas vacunas” son ineficiente ante el avance del virus y además hay que sumarle que un porcentaje de la poblacion inoculada ha presentado efecetos secundarios en su salud. La tasa de mortalidad del virus (desde un inicio) es inferior al 2% y eso descarta de facto, desde el punto de vista medico, una INOCULACION MASIVA con una SUSTANCIA EXPERIMENTAL y que además no sabemos las consecuencias que esto puede generar a largo plazo a la salud pública mundial.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.