Inicio cultura y arte LUCIO, LUCIO URTUBIA, ANARQUISTA, ALBAÑIL…

LUCIO, LUCIO URTUBIA, ANARQUISTA, ALBAÑIL…

192
0
Compartir
Pepe GutiérrezÁlvarez, Estado Español

LUCIO, LUCIO URTUBIA, ANARQUISTA, ALBAÑIL…

Al que los cineastas vascos Aitor Arreguí y José María Goenaga dedicaron un hermoso documental a su nombre (España, 2007). Una película necesaria que narra la trayectoria de un anarquista abierto y legendario. Lucio creció en una posguerra durante la cual los jóvenes más avanzados pudieron comprobar como sus familiares y amigos eran destruidos.

El terror hizo que la inmensa mayoría se replegara hacia dentro, y el exilio interior fue casi como un cementerio. Pero hubo unas cuantas excepciones, y entre ellas, una de más singulares fue la de Lucio Urtubia, justamente comparado con el legendario Robin Hood, y sobre el que se hizo este imprescindible documental.

La prueba más evidente de la coherencia del personaje radica en un hecho capital: pudiendo hacerse millonario sin demasiados problemas, Lucio nunca dejó de ser un trabajador de la construcción. A pesar de su formación totalmente autodidacta. Junto con su carácter insobornable Lucio mostró unas dotes para la falsificación que rayan la genialidad, dotes que puso al servicio de la causa influenciado por los hombres de acción de la inmediata postguerra, sobre todo de “Quico” Sabaté que fue quien lo introdujo en un movimiento anarquista al que sirvió siempre a su manera.

Eran unos tiempos en los que según el propio Lucio “No había más cojones que asaltar bancos, que son los grandes ladrones”, contará Lucio Urtubia, quien, entre otras historias, propuso falsificar dólares en Cuba para desestabilizar la moneda americana, preparó secuestros, colaboró en fugas carcelarias, simpatizó con grupos revolucionarios, soportó órdenes internacionales de búsqueda y captura, estafó en cifras millonarias al First National Bank (Citibank) mediante la falsificación masiva de cheques de viaje, para luego invertir ese dinero en causas que él consideraba nobles, ganándose el respeto hasta de muchos sheriff de Nottingham. Y es que Lucio “no luchó contra molinos de viento sino contra gigantes de verdad”, como bien dijo el que fue Albert Boadella, y que en 1977, cuando estaba acusado de injuriar al Ejército patrio por el contenido de la obra La Torna que representaba con Els Joglars, protagonizó una espectacular fuga de la cárcel con la ayuda de Lucio sobre el que informa cumplidamente el documental así como la obra autobiográfica escrita con la ayuda de de Joxerra Bustillo: “La revolución por el tejado” (Txalaparta, Tafalla, Navarra, 2008).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.