Inicio Internacional Los enredos económicos de Alemania y la política exterior imperialista

Los enredos económicos de Alemania y la política exterior imperialista

70
0

13 de marzo de 2024 Arthur Gubar, Sozialistische Organization Solidarität SOL (CIT en Alemania)

Imagen: Soldados del ejército alemán (foto: Wikimedia Commons)

En la nueva situación mundial de profundas crisis capitalistas e intensificación de los conflictos interimperialistas, el imperialismo alemán enfrenta nuevos desafíos y divisiones dentro de la clase dominante sobre la cuestión de cómo fortalecer la posición del capital alemán en el mundo. Una expresión de este desarrollo es el “punto de inflexión” (Zeitenwende) proclamado por el gobierno alemán, que está acelerando una agitación política caracterizada por contradicciones en los niveles económico (especialmente en política energética), militar y de política exterior.

El capitalismo alemán hoy está integrado en un grado particularmente alto en el capitalismo global. Esto es particularmente evidente en su gran volumen de comercio exterior de larga data y su alta dependencia de las exportaciones de bienes, así como en su dependencia de las importaciones como país con pocas materias primas, especialmente en el sector energético.

Los crecientes conflictos imperialistas y el desarrollo de bloques rivales y competidores entre Estados Unidos y China representan, por lo tanto, un gran desafío para el capital alemán. Además, el fin del suministro de gas y petróleo rusos aparentemente confiables a la industria alemana, que duró medio siglo, es ahora, debido a la invasión rusa de Ucrania, una carga para la industria.

Además del encarecimiento de los precios de la energía para la industria alemana, está la debilidad general de la economía global, tasas de interés más altas para combatir la inflación y una competencia cada vez mayor en mercados clave de crecimiento, como China. Las empresas estatales chinas han podido ponerse al día tecnológicamente en los últimos años gracias a una inversión gubernamental masiva; La industria automovilística alemana, por ejemplo, se ve sometida a una presión cada vez mayor por parte de los fabricantes de automóviles chinos, especialmente en el mercado de vehículos eléctricos en rápido crecimiento.

Hasta ahora, hay pocas señales de que se pueda esperar que la economía alemana se recupere rápidamente: tanto las tasas de crecimiento actuales como las previstas a largo plazo son las más bajas de todas las naciones industrializadas. En tiempos de tensiones imperialistas y crisis capitalistas globales, la base anterior para el éxito del capitalismo alemán –la orientación exportadora y la fortaleza de la industria a través de suministros energéticos baratos– se está convirtiendo en un talón de Aquiles.

Ataques a la clase trabajadora en Alemania

Parte de la clase capitalista alemana está reaccionando cada vez más con la amenaza de recortes de empleo, incluidos el cierre de plantas y la subsiguiente reubicación de la producción a regiones con mano de obra más barata, como Europa del Este, medidas que han estado amenazadas desde hace varios años. Al mismo tiempo, los representantes de las organizaciones patronales y los medios de comunicación burgueses piden cada vez más el fortalecimiento de la competitividad internacional del capital con sede en Alemania.

Además de los llamados a recortes de impuestos o subsidios para las empresas alemanas, hay un debate demagógico contra el Bürgergeld (beneficio ciudadano), argumentando que la gente en Alemania ya no trabaja lo suficiente debido a los beneficios sociales “excesivos”. Este debate está vinculado a ataques adicionales planificados contra la clase trabajadora alemana, como un aumento tanto de las horas de trabajo semanales como de la edad de jubilación.

Sin embargo, la implementación de un programa de este tipo para mejorar la posición del capital alemán plantea peligros para la clase capitalista y el gobierno federal. El gobierno federal se enfrentó a una crisis presupuestaria a finales de 2023 provocada por una decisión del Tribunal Constitucional Federal que declaró inconstitucional el presupuesto anterior debido a trucos presupuestarios para eludir el “freno de la deuda”, decisión que puso en duda los subsidios previstos para la industria alemana.

En estas condiciones, hacer cumplir los intereses del capital debe ir de la mano con ataques intensificados contra la clase trabajadora en forma de recortes sociales y ataques a los derechos de los trabajadores. Esto puede llevar a que el alto nivel de descontento con el gobierno federal se exprese en forma de movimientos de masas contra los recortes.

Las recientes protestas de los agricultores contra la cancelación de los subsidios agrícolas y el apoyo a estas protestas por parte de la mayoría de la población son una señal de advertencia para la clase dominante de que tal desarrollo es una posibilidad realista en Alemania. Ya se están haciendo preparativos para tal situación de escalada de la lucha de clases, y los representantes del capital en los medios de comunicación piden restricciones al derecho de huelga debido al aumento de las huelgas y acciones industriales desde principios de 2023 debido a la inflación y las cargas de trabajo excesivas. La clase dominante quiere reducir la influencia de la clase trabajadora contra los ataques planificados.

Fuerza dominante dentro de la Unión Europea

Una ventaja para el capital alemán es su papel de liderazgo junto con Francia dentro de la Unión Europea. Este bloque representa tanto una alianza económica de estados nacionales capitalistas como un intento de construir un bloque de poder europeo imperialista unificado en un orden mundial cada vez más multipolar.

El “mercado único” común formado con el levantamiento de todas las restricciones comerciales dentro de la UE ha contribuido a la afirmación de la posición del capitalismo alemán, convirtiendo a Alemania en el socio comercial más importante de la mayoría de los estados europeos en la actualidad. La implementación de programas de austeridad neoliberales durante la crisis del euro posterior a 2009 en los países del sur de Europa bajo el liderazgo de Alemania ha llevado a una desindustrialización de gran alcance (de la que el capital alemán se benefició particularmente al crear nuevas oportunidades para la exportación de bienes y capital). Respecto a países como Grecia, se crearon dependencias económicas que son como las condiciones de explotación en el mundo neocolonial.

Aunque el capital alemán ha utilizado a la UE en el pasado como un vehículo en el que en general ha podido hacer valer sus propios intereses de capital nacional incluso frente a la resistencia de otros estados de la UE, la UE ha enfrentado repetidamente problemas para actuar como un país unificado. bloque de poder imperialista al mundo exterior desde su fundación. Esto se debe a su estructura contradictoria como asociación de estados nacionales capitalistas en competencia, cada uno con sus propios intereses de capital nacional. Esto quedó claro no sólo en la gestión de la invasión rusa de Ucrania, donde todavía no existe una línea unificada, sino también en crisis políticas pasadas, como la gestión de los refugiados y la crisis del euro.

Los planes anteriores para desarrollar una industria conjunta del ejército y la defensa en la UE bajo el liderazgo de Alemania y Francia también fracasaron debido a esta contradicción. Sin embargo, no se puede descartar la realización de tales planes, especialmente si Trump es reelegido. Incluso después de su primera elección, las clases dominantes de la UE percibían la política exterior de Trump como un aliado poco fiable, ya que su política económica proteccionista afectaba a la UE, así como a China. La reciente declaración de Trump de que no proporcionará apoyo militar a los aliados de la OTAN que no cumplan el objetivo del dos por ciento de gasto militar en caso de guerra, puede ayudar a forjar una mayor unidad política que ha faltado dentro de la UE para la creación de una Ejército europeo y una industria armamentista europeizada. Hasta qué punto y cuánto tiempo podría durar esa unidad es una cuestión abierta, dado el carácter multiestatal de la UE.

“Punto de inflexión” = militarización y rearme

Durante mucho tiempo, la estrategia principal del capitalismo alemán fue imponer los intereses imperialistas del capital alemán a través de relaciones de dependencia económica bajo el lema «cambio a través del comercio». Desde la reunificación alemana, en 1990, hemos visto una orientación militar más agresiva del imperialismo alemán bajo auspicios capitalistas. La participación en la guerra de la OTAN en Yugoslavia en 1999 –la primera guerra de agresión desde suelo alemán desde la Segunda Guerra Mundial–, así como las misiones de guerra en Kosovo y Afganistán, y la serie de misiones extranjeras en países como Mali recientemente, demuestran que El capitalismo alemán ya no rehuye el uso de medios militares para defender sus intereses capitalistas.

Con el “punto de inflexión” proclamado por el gobierno alemán desde el comienzo de la guerra en Ucrania, estamos viendo un nivel cualitativamente nuevo de armamento de la Bundeswehr (militar alemán) y una militarización de la sociedad. La justificación para esto es que Alemania tiene que poder intervenir militarmente como potencia global (en interés de la clase dominante, por supuesto). Este punto de inflexión es parte de una tendencia global: aparte de un estancamiento temporal entre 2010 y 2015, el gasto militar ha aumentado de manera constante a nivel mundial y se ha duplicado de 1 billón a 2 billones de euros entre 2000 y 2020; La guerra en Ucrania está provocando nuevos récords en los presupuestos militares.

El cumplimiento excesivo del objetivo de gasto militar del 2 por ciento del PIB anunciado por el Canciller Federal Olaf Scholz a través de los cien mil millones en fondos especiales para la Bundeswehr hará que Alemania supere a Francia, el Reino Unido y Rusia, y en el futuro Alemania tendrá la mayor presupuesto de armamento en Europa. Y a pesar de la crisis presupuestaria, la acumulación de armas no tiene fin a la vista: varias fuerzas, incluido el ministro de Defensa, Boris Pistorius (SPD), exigen ahora que se necesiten 200 mil millones de euros más para que la Bundeswehr esté “preparada para la guerra”. ”. Un documento de estrategia del gobernante SPD (Partido Socialdemócrata), que controla el Ministerio de Defensa, pide literalmente «un papel militar líder» para Alemania en el mundo, apoyada por una «Europa geopolíticamente segura de sí misma» para sobrevivir en el bloque. confrontación con los “rivales del sistema” China y Rusia, en particular. Todavía se prefiere una alianza militar con los EE.UU. dentro de la OTAN, pero con la expectativa de que Alemania, junto con el bloque de la UE dentro de la OTAN, también asuman una posición más importante dentro de la alianza con su mayor contribución militar.

Una expresión de este nuevo reclamo global de poder es que la Bundeswehr quiere desarrollar una presencia militar a través de su marina en todos los océanos del mundo. El objetivo principal es proteger las rutas comerciales marítimas internacionales que son relevantes para las cadenas de suministro del capitalismo alemán. Esta es la razón central por la que la UE, con el apoyo de Alemania, ha decidido lanzar su propia operación militar en el Mar Rojo contra los hutíes en Yemen, y por la que ahora hay fragatas alemanas en el Mar Rojo para proteger a los buques mercantes de posibles ataques y secuestros. por las milicias hutíes. La marina alemana también está implementando iniciativas independientes. Desde 2021, la Bundeswehr lleva a cabo maniobras periódicas con unidades militares no sólo de Japón sino también de Corea del Sur con el objetivo de hacer retroceder la influencia de China en el Pacífico Occidental. El marco lo proporcionan los “cruceros Asia-Pacífico”, que ahora incluyen todo tipo de tropas.

“Punto de inflexión” = cambio en la política energética

Se puede observar un segundo punto de inflexión al final de medio siglo de cooperación en materia de política energética, primero con la Unión Soviética y luego con Rusia. La economía política del capitalismo alemán, con su entrelazamiento de los intereses del capital con la política exterior, es claramente visible aquí. Durante mucho tiempo, hubo un consenso entre las diversas facciones capitalistas en Alemania –incluso durante el apogeo de la Guerra Fría– de que esta cooperación económica redundaba en interés del capital alemán y que una ventaja en política energética estaba asegurada por una política “segura”. y suministro barato de energía. El estallido de la guerra en Ucrania provocó la abrupta interrupción del suministro de energía por parte de Rusia, lo que, en combinación con las sanciones de la UE impuestas a la economía rusa, ha tenido un impacto importante en la industria alemana.

Este giro en la política energética fue justificado por el gobierno alemán con la defensa de una política exterior “basada en valores”. Sin embargo, una mirada más cercana revela una continuidad, ya que la cooperación con otros regímenes capitalistas reaccionarios se está intensificando ahora para asegurar el suministro energético del capital alemán. Para asegurar los intereses de la clase capitalista, el gobierno alemán está dispuesto a cooperar con regímenes opresivos, lo que expone la defensa de los “valores” como un eslogan propagandístico vacío.

Uno de los nuevos socios energéticos más importantes es ahora Azerbaiyán, que cometió una limpieza étnica contra decenas de miles de armenios en Nagorno-Karabaj después de ganar la breve guerra en septiembre pasado. El gobierno alemán permaneció notoriamente silencioso durante estos crímenes, ya que se acordaron acuerdos de gas con el régimen de Azerbaiyán. También se acordaron acuerdos de gas para el suministro de gas natural licuado con Qatar, país conocido por su desoladora situación de derechos humanos y su explotación masiva de trabajadores en condiciones de esclavitud.

En cuanto a Marruecos, bajo el mandato del Ministro de Asuntos Exteriores Baerbock, vemos el apoyo oficial de Alemania al “Plan de Autonomía para el Sáhara Occidental” de la familia real marroquí que confirma la anexión de la zona por parte de Marruecos en 1975. Este apoyo oficial supuso una desviación de las directrices anteriores de la política exterior alemana. Los intereses del capital alemán también desempeñan en este caso un papel decisivo. Están previstas inversiones a gran escala en parques de energía solar para producir hidrógeno en Marruecos que se transportará a Alemania a través de terminales de GNL de nueva construcción. Con ello se pretende restablecer en el futuro un suministro energético “verde” y favorable para la industria alemana.

Contradicciones en la política china

En la línea de conflicto central de las disputas imperialistas entre las potencias mundiales, Estados Unidos y China, se puede observar un notable rumbo en zigzag en Alemania como aliado tradicional de Estados Unidos después de 1945 en relación con China. Esta es una expresión de la contradicción fundamental de que el capitalismo alemán es uno de los estados más ampliamente integrados en la economía global y que China es uno de sus socios comerciales más importantes. Al mismo tiempo, China, junto con Rusia, representa el principal competidor imperialista del capitalismo alemán.

Estas contradicciones se reflejan en las cambiantes decisiones políticas de los ministerios alemanes: por un lado, consideraciones de política de seguridad exigen prohibir las inversiones corporativas chinas en infraestructura crítica en Alemania, como las infraestructuras de comunicaciones y energía. Por otra parte, el Gobierno alemán ha concedido a la empresa estatal china Cosco una inversión de mil millones de euros en la terminal portuaria de Hamburgo, a pesar de la oposición de seis ministros federales.

Los crecientes conflictos imperialistas plantean una amenaza particular para el capitalismo alemán, ya que depende del funcionamiento de las cadenas de suministro internacionales. Esto se aplica particularmente a China y la importación de tecnologías y recursos importantes, como semiconductores, tierras raras y paneles solares. China también es un mercado de exportación vital para las principales corporaciones alemanas en las industrias automotriz, eléctrica y química. Desde hace ocho años, China es el socio comercial más importante de Alemania, con un valor de mercancías de casi 253.100 millones de euros (importaciones y exportaciones) en 2023, aunque este total fue un 15,5% menor en 2022.

La dependencia del capitalismo alemán de las importaciones y el acceso a los mercados chinos ahora es vista como un riesgo por el capital alemán. China considera el acceso al mercado chino como un arma que podría usarse contra sus intereses. En un discurso pronunciado en abril de 2020, el presidente Xi Jinping afirmó que el país quiere independizarse de países extranjeros en todos los ámbitos de producción relevantes para la seguridad. Al mismo tiempo, afirmó que es necesario “aumentar la dependencia de las cadenas de producción internacionales de China para construir una fuerte capacidad de disuasión y represalia contra los extranjeros”.

En estas condiciones, “eliminar riesgos” es la nueva palabra de moda en la clase dominante, lo que se entiende como una reorientación estratégica de la política china. Esto significa que la cooperación económica con China no debe abandonarse debido a la dependencia del capitalismo alemán del mercado chino. Sin embargo, los riesgos que plantean los conflictos imperialistas en forma de problemas en la cadena de suministro deben minimizarse en áreas relevantes diversificando las cadenas de suministro y los proveedores de materias primas. Según un estudio del DZ Bank de diciembre de 2022, dos tercios de las empresas alemanas encuestadas planean diversificar y acortar sus cadenas de suministro, incluida una reorientación hacia una mayor producción en Europa del Este y el Sudeste Asiático, y más de la mitad de las empresas planean para ampliar sus capacidades de almacenamiento.

En general, el ejemplo del capitalismo alemán muestra que, contrariamente a lo que los comentaristas burgueses han afirmado a menudo en los últimos años, no se está produciendo una desglobalización simple. El volumen del comercio exterior se mantiene relativamente estable a nivel mundial a pesar de la pandemia de coronavirus y los conflictos imperialistas. Pero hay una tendencia hacia la transformación de los flujos comerciales a lo largo de bloques económicos –por ejemplo, en alianzas económicas transatlánticas o del sudeste asiático– que, sin embargo, son cada vez más inestables y cambiantes debido a las contradicciones interimperialistas entre potencias capitalistas regionales en competencia. Este desarrollo de un cambio en las interdependencias económicas a lo largo de las zonas de conflicto imperialista es, no menos importante, una expresión de la comprensión de que los conflictos interimperialistas (particularmente entre las potencias mundiales EE.UU. y China, especialmente en el Pacífico occidental alrededor de Taiwán) podrían llegar a un punto crítico. en los próximos años.

Conclusiones

El empeoramiento de las múltiples crisis del capitalismo con su aumento de los conflictos imperialistas significa que la clase trabajadora en Alemania y a nivel internacional debe prepararse para tiempos tormentosos. Esto se debe a que las políticas imperialistas de los estados capitalistas hacia el mundo exterior siempre van de la mano con una lucha de clases intensificada desde arriba en forma de ataques sociales contra la clase trabajadora. Para Alemania es obvio que la financiación de un gasto militar en aumento masivo en fases de recesión y de “freno de la deuda” debe ir de la mano de recortes masivos en áreas sociales.

Esta espiral de militarización y la lucha del capital alemán por “un lugar bajo el sol” en el mundo tiene una conexión sistemática con la profunda crisis capitalista que enfrentamos hoy. Como explicó Lenin sobre la conexión entre la crisis capitalista y el imperialismo, el capitalismo se encuentra en una fase imperialista en la que los mercados globales están divididos en gran medida entre bloques de poder capitalistas. El rearme y la confrontación militar entre los bloques de poder global es la consecuencia de la competencia capitalista por abrir nuevos mercados y por el acceso a recursos para las facciones del capital nacional por medios militares. Hoy en día, esta competencia toma principalmente la forma de conflictos imperialistas por poder, pero el peligro de confrontaciones directas entre bloques de poder imperialistas, especialmente entre China y Estados Unidos, está creciendo.

Si la clase trabajadora no quiere pagar el precio de esta profunda crisis del sistema capitalista, debe organizarse y construir movimientos de masas. Esto no es sólo para hacer retroceder los ataques sociales y el curso de guerra de la clase capitalista, sino también para liderar la lucha por una ruptura revolucionaria con el capitalismo y la construcción de la democracia socialista a nivel internacional.

Para más información ver: PERSPECTIVES FOR GERMANY | A New Era of Capitalist Barbarism and the Struggle for Socialism | (socialistworld.net) PERSPECTIVAS PARA ALEMANIA | Una nueva era de barbarie capitalista y la lucha por el socialismo | (mundosocialista.net)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.